Sierra Nevada Region

Area Natural

Paisaje

 

 Sierra Nevada de Santa Marta

Parque Nacional Natural

A ColArte
   

Vea otras imágenes de la Sierra Nevada de Santa Marta en ColArte

   
 

PROVINCIA DEL CARIBE
Y DEL MACIZO DE SANTA MARTA

En términos generales, la Provincia del Caribe hace parte del llamado Cinturón Arido Pericaribeño, que corresponde a la planicie costera del mismo nombre a incluye los departamentos de la Guajira, el Magdalena, el Atlántico, el Cesar, Bolívar, Córdoba y Sucre.

Además de la planicie que cubre la mayor extensión en esta provincia, en el nordeste de la Guajira se hallan las Serranías de Cojoro, Macuira, Jarara, Carpintera y Cocinas, así como el Cerro de la Teta. En el Atlántico y extremo norte de Bolívar está ubicado otro conjunto de lomas, dentro de las cuales sobresalen la de Piojó, a 960 metros sobre el nivel del mar, y al sur del Canal del Dique, en Sucre, los Montes de María o Serranía de San Jacinto.

Los principales ríos de esta provincia geográfica son, de este a oeste: el Ranchería, Calancala o de la Hacha, el Magdalena, cuyo principal tributario es el Cesar, y el Sinú. El Magdalena, el bajo Cesar y el bajo Sinú forman planicies inundables con conjuntos de ciénagas; en el bajo Magdalena se observa un complejo deltaico estuarino del cual hacen parte tanto la Ciénaga Grande de Santa Marta como el Canal del Dique.

La vegetación varía desde matorrales xerofíticos hasta bosques subxerofíticos, sabanas naturales, bosques higrotropofíticos, bosques de transición hacia condiciones subhigrofíticas y bosques riparios exhuberantes y manglares y comunidades halófitas en el litoral. El clima es cálido, con régimen bimodal de lluvias, y presenta déficit de humedad para las plantas durante períodos que oscilan entre los 3 y los 11 meses al año, según el sitio. Dentro de esta provincia hay un área de características excepcionales, la Serranía de Macuira en la alta Guajira, que constituye un oasis en medio del desierto. Tanto la fauna como la flora muestran estrechas afinidades con el litoral árido de Venezuela.

La provincia del Macizo de Santa Marta se caracteriza por tener representados todos los pisos térmicos existentes en Colombia. Su clima es húmedo,con distribución bimodal de lluvias y presencia de selvas nubladas, páramo y nieves perpetuas. Su biota muestra pronunciadas afinidades con los Andes, particularmente con la Cordillera Oriental de Colombia y con las de Mérida y de la Costa en Venezuela y presenta un alto grado de endemismos o especies únicas de flora y fauna. El Macizo de la Sierra Nevada de Santa Marta, aparte de sus singulares valores biológicos y ecológicos, reviste especial importancia puesto que en él nacen numerosos ríos que alimentan y riegan las planicies adyacentes y alberga una reserva indígena y arqueológica de primer orden.

Tomado del libro Colombia, Parques Nacionales, Inderena, 1986



 
La Sierra Nevada de Santa Marta es una cadena montañosa ubicada en la costa norte de Colombia. Elevándose abruptamente desde las costas del Mar Caribe y en tan sólo 42 kilómetros alcanza una altura de 5.775 metros en sus picos nevados, con una superficie aproximada de 17.000 km², es la montaña más grande de Colombia, y la formación montañosa litoral más alta del mundo, y esta aislada de la cordillera de los andes por zonas llanas y semiáridas. Sus picos más altos son, Pico Simón Bolívar y el Pico Cristóbal Colón, cabe destacar que la Sierra Nevada de Santa Marta es la montaña costera más alta del mundo.

La Sierra Nevada de Santa Marta hace parte del Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta el cual es administrado por el Ministerio del Medio Ambiente, Y esta ubicada entre los departamentos del Magdalena, La Guajira y el Cesar.

Tomado con enlaces de http://es.wikipedia.org/wiki/Sierra_Nevada_de_Santa_Marta   (recomendado)



 


La Sierra Nevada de Santa Marta

por Germán Santamaría

Lo enviaron a lo más profundo de la montaña para que escuchara los sonidos del bosque. Cuando regresó, al cabo de varias noches, contó que había oído los rugidos del jaguar y del puma. Lo devolvieron de nuevo a la profunda floresta para que escuchara mejor. De vuelta contó que había oído el croar de las ranas y el aleteo de las aves nocturnas. Tampoco fue suficiente. Hasta que por fin regresó y narró que había escuchado el rumor de las voces de las plantas y la caída de las gotas del rocío. De esta manera los antiguos monarcas preparaban a sus hijos para que gobernaran a sus pueblos, y sólo estaban preparados para ello cuando eran capaces de escuchar lo inaudible o ver lo imperceptible. De cierta manera, como en la antigua China-, así ha sucedido durante un tiempo, siglos o milenios, en la Sierra Nevada de Santa Marta. Es toda una infinita capacidad de conocimiento natural heredada de generación en generación, a tal punto que el Poder y el liderazgo lo tiene quien alcanza un mayor capital de sabiduría. Por ello en la actualidad el Mamo Kuncha es el líder más importante dentro de los casi sesenta mil indígenas que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Es la fuerza serena que se expresa casi en silencio, sin gestos innecesarios. La mirada altiva pero sin arrogancia que proyecta un halo de autoridad. Las palabras exactas y las meditaciones profundas. Nada torvo, ni una voz ni una actitud.

Por fuera, una paz absoluta. Por dentro, en el alma, una tranquilidad oceánica. Y allí una inmensa capacidad de reconciliación.

Algo que va más allá del perdón cristiano: la indiferencia absoluta hacia los agresores. Son ellos, los victimarios, los que cargarán en esta vida con la culpa y sus hijos los que la heredarán hasta llegar la expiación necesaria.

Son los únicos auténticos hombres de paz de Colombia. Indiferentes ante todos los agentes del conflicto, así en esta guerra fratricida hayan caído cerca de 400 indígenas. Sin conocer el odio, tampoco se dejaron alinear por las fuerzas de violencia contra el Estado o la población civil. Practican la verdadera resistencia pacífica, como alguna vez la impuso el gran Mahatma Gandhi ante el poder colonial. Y a su alrededor, la naturaleza. La Sierra Nevada de Santa Marta. La montaña que se empina desde el mar y que se encumbra hasta los casi seis mil metros de altura. Los ríos que bajan a fundirse con el mar o a bañar los valles agrícolas. La Sierra Nevada de Santa Marta, la más hermosa creación de la naturaleza en Colombia. Hace cien años un capitán de barco, en viaje hacia los mares del sur, observó desde las calurosas aguas del Caribe aquella cumbre nevada que centelleaba arriba, como una masa polar que se levantaba en plenos vientres del trópico. El capitán se llamaba Joseph Conrad y era polaco y se convirtió en el más importante escritor en lengua inglesa en el último siglo. Entonces nunca olvidó aquella visión y la utilizó como telón de fondo para escribir su monumental obra Nostramo. Esa es la Sierra Nevada y esos son sus habitantes, que están amenazados. Salvarla es un deber de cada colombiano.

Tomado de la Revista Diners No.475, octubre de 2009


   

Sierra Nevada de Santa Marta

La Sierra Nevada de Santa Marta es la montaña litoral más alta del mundo. Los geólogos han encontrado en ella 6 tipos de formaciones. La mayor parte, según Notestein, se levantó con las mismas fuerzas que levantaron la Sierra de Perijá, durante el paleozoico medio. Otros geólogos consideran que la Sierra es una continuación estructural de la Cordillera Oriental. En todo caso, es en la Sierra en donde se han encontrado las rocas más antiguas conocidas hasta hoy en Colombia (1.350 millones de años): constituyeron un bloque que sobresale hacia la costa del Caribe y que está cubierto por depósitos que interceptó el periodo terciario.

Entre el mar Caribe y los 5.400 mts., hay apenas 40 Kms de distancia en línea recta. La Sierra crea en la línea costera una alternación de promontorios rocosos y bahías contorneadas por acantilados. En la zona del Parque Tayrona concluye el descenso "El Espolón" o "cuchillo de San Lorenzo" que se inicia en los altos picos de la Sierra Nevada. La costa, en la zona Palomino, Dibulla y Riohacha se amplía. La ladera septentrional se eleva en colinas, promontorios y valles antes de elevarse bruscamente. La Sierra Nevada es un Sistema montañoso escarpado. Su lado norte está cortado en tajos casi verticales. El río San Diego nace cerca al file Ralué. De allí se eleva una mole (La Cuchilla Nuanaisí) a más de 4.000 mts. de altura. Luego viene el pico Menders (4.800 mts.) y luego el Simons (5.560 mts.), cerca de los picos Bolívar y Colón (5.775 mts.) que forman " La Horqueta". Hacia el sureste de "La Horqueta" se encuentran varias lagunas glaciales: Naboba, Achocuareba, Yibambiro que dan nacimiento a varios ríos de la región. Al sureste del pico Simons se encuentra el pico Guardián, en donde nace el río Donachuí. En una región muy erosionada y rota por los glaciales, nace el río Mamancanaca y un poco más abajo el Siuanaruque.

En el costado nororiental están las cuchillas "La Ciaga", "Alungueuelde" y "Nulieyibuney" que forman el valle el río Palomino. En estas zonas son importantes las alturas de Pico Codazzi (5.050 mts.), el cerro Griere (4.550 mts.) y el Yosocuicaba (3.520 mts.), donde pequeñas lagunas dan nacimiento a los ríos que corren hacia la parte nororiental de la Sierra.

Las cuchillas y espolones del noreste corresponden a los llamados Cerros de San Lorenzo en donde nacen el río Manzanares y su afluente el Mamatoco. Por allí también el río Gaira se precipita en bellísimas cascadas.

La ladera sur es topográficamente distinta. Las señales de glaciales son escasas. Entre los pequeños valles transcurren los ríos Cataca y Donachuí. Sobre las cabeceras del valle que lleva este nombre, se levanta el pico La Reina (5.535 mts.). En esta zona están los lagos Domariba y Eisicuribe.

Cadena principal

El viajero describe y sintetiza el paisaje de los dos grandes grupos de altos picos: "Es un paisaje más lunar que terrestre". Allí no hay vegetación, ni vestigios de vida animal. Ni siquiera hay sonido.

La ladera occidental es menos escarpada, más suave. Por allí corren numerosos ríos, por valles incisos y quebrados. Algunos corren hacia la Ciénaga Grande de Santa Marta o al río Ariguaní.

La Ladera Occidental

La Sierra desde esta zona se levanta tan abruptamente que desde las tierras llanas no es posible ver las nieves. Los vecinos del Cesar, adonde llega el río Ariguaní que nace en esas escarpaduras, no pueden ver desde su tierra los picos cubiertos de nieve, no sólo por la forma como se levanta el terreno sino por convexidad de las laderas inferiores.

La Costa

De Santa Marta hasta la zona de Arrecifes en donde desemboca el río Piedras, forma una línea de costa que tiene la apariencia de una mano cuyos dedos los forman pequeños sistemas montañosos. Allí están las Bahías de Concha, Chengue, Gairaca, Neguaje, Playa Brava, Arrecifes, etc.

Tomado del Suplemento Asi es Colombia, de El Espectador, No. 87, 1987


   

Sierra Nevada de Santa Marta

El sistema que conforma el Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta es visto como un coloso que, además de ser la montaña costera más alta del mundo, cubre parte de los departamentos de La Guajira, Magdalena y Cesar. Su imagen ofrece la visión de un pico montañoso de forma triangular que alcanza los 5.777 metros de altura, mientras en su base, a escasos 30 kilómetros de distancia, se encuentran las playas coralinas del Caribe colombiano.

Sierra Nevada de Santa Marta - Foto: Carlos CastañoEn la Sierra Nevada de Santa Marta es posible apreciar todos los ecosistemas propios del trópico. Allí están la selva húmeda ecuatorial, la selva subandina y la andina, pero también el páramo, el super-páramo e incluso la nieve. El resultado de esta combinación es una riqueza natural que la convierte en un lugar único en el mundo.

Recorrer la Sierra Nevada de Santa Marta es una oportunidad única de descubrir la rica biodiversidad de la zona. En ella se cuentan por lo menos ocho ríos de aguas claras que, como el Buritaca, el Cuices y el Don Diego, nacen en las cumbres nevadas y descienden por la montaña para ir a desembocar al mar. En su camino encuentran un paisaje conformado por 126 especies de plantas, entre las que sobresalen árboles gigantes como el mastre, el caracoli y la tagua, esta última popularizada por su uso en trabajos artesanales.

Junto con la variada vegetación, la fauna es otra de las grandes riquezas de la sierra. Animales exóticos como el jaguar, la danta, el venado y el cóndor hacen parte de las especies presentes en este territorio, declarado por la Unesco en 1979 como Reserva de la Biosfera, del Hombre y de la Humanidad.

Como parte del Plan de Manejo del parque se han definido y señalizado senderos que conducen al visitante por algunos de sus sitios más destacados. Es necesario recordar que no se permite el acceso a algunos espacios habitados por los grupos indígenas ni a los lugares sagrados. Por consiguiente, esta decisión debe ser respetada por los viajeros.

Sendero a la Laguna: Es un recorrido de tres horas de duración y un grado medio de dificultad que conduce hasta Nukwlindwe, una de las lagunas sagradas de la sierra. Durante el trayecto se observan variadas especies del bosque subandino y desde los miradores se tiene una vista panorámica sobre la ciudad de Santa Marta y los picos nevados Colón y Bolívar.

Sendero a la quebrada de San Lorenzo: El viajero puede realizar este trayecto en hora y media, atravesando zonas con vegetación de bosque subandino hasta llegar finalmente a una cascada de quince metros de altura.

Sendero a la cascada del nacimiento del río Gaira: Este sendero lleva hasta la cascada de 30 metros de altura que da origen al río Caira. La caminata requiere de cinco horas aproximadamente y el nivel de dificultad es alto.

Escalada en los picos Colón y Bolívar: Con autorización previa de los indígenas que habitan este territorio y de la Oficina de Parques Nacionales Naturales, el visitante tiene la posibilidad de escalar hasta las nieves perpetuas de los dos picos más altos de la Sierra Nevada de Santa Marta. Esta es una actividad recomendada sólo para escaladores y montañistas expertos.

Tomado del folleto ViveColombia, 2011


   

Templo natural

En la costa Caribe colombiana, a escasos 42 kilómetros del calor de las playas, se elevan los 5775 metros de la Sierra Nevada de Santa Marta. Este complejo montañoso alberga los dos puntos más altos del país: el Pico Cristóbal Colón y el Pico Simón Bolívar, y es también la montaña a orillas del mar más alta del mundo. Gracias a su imponente altura, la Sierra cuenta con todos los pisos térmicos, lo que la convierte en un lugar Ideal tanto para el desarrollo de los diferentes tipos de cultivos, como para la proliferación de varias especies animales y vegetales que habitan en la zona.

Debido a su cercanía con el mar, esta montaña atrapa la humedad que traen los vientos del noroeste; una característica que ha dado origen a los glaciares que coronan las crestas de la sierra y a las múltiples lagunas y riachuelos que pueden encontrarse en todo el territorio. El deshielo de los glaciares y las lluvias dan origen a los ríos Cesar, Ranchería y Aracataca, así como a otras fuentes hídricas de gran importancia para la reglón. Este significativo rendimiento fluvial hace que la zona sea un importante centro hidrográfico para el país.

La gran actividad hídrica y su gran variedad de suelos, han transformado a la Sierra Nevada de Santa Marta en un templo natural para la vida silvestre de la región. La montaña cuenta con varios ambientes que permiten el crecimiento de flora andina y tropical que enriquecen el intrincado panorama natural de la zona. Los diversos ecosistemas presentes aportan las condiciones idóneas para que una gran cantidad de especies animales se adapten a los diferentes ambientes del lugar. Esto, en conjunto con el aislamiento de las cordilleras, ha contribuido a la proliferación de especies endémicas de flora y fauna. Esta es la razón por la cual este Parque Nacional Natural es uno de los principales centros ecológicos de Colombia y el hogar de más de 600 variedades de aves, 100 mamíferos, 140 anfibios y varias clases de peces e insectos.

La Sierra también aloja a varias comunidades indígenas del norte del país. En ella habitan una gran cantidad de nativos de diferentes pueblos, entre los que sobresale la cultura tayrona, una de las más importantes de Colombia. Desde el descubrimiento de Ciudad Perdida, en 1973, el área ha sido considerada como uno de los centros culturales más importantes del país y fue declarada zona negra, denominación que ordena la protección de los lugares sagrados indígenas. Por ello, esta región es una de las más significativas para el estudio antropológico y arqueológico del país.

Las importancia de la Sierra Nevada de Santa Marta para la vida natural de los territorios circundantes es incalculable. De hecho, no es solo el habitat de cientos de especies animales y vegetales y el hogar de varias comunidades Indígenas del Caribe colombiano; la región también es un templo a la naturaleza y a la biodiversidad.

En los últimos años, estos célebres picos han hecho frente a varios retos que amenazan este frágil ecosistema. Los glaciares que engalanan las cumbres se han reducido de 105 km2 en 1957, a menos de 35 km2 en la actualidad. El narcotráfico también ha atacado los diferentes entornos, ya que la proliferación de cultivos ilícitos ha alterado el equilibrio natural, lo cual, sumado a las fumigaciones del gobierno, ha puesto en peligro al que es, sin duda, uno de los ecosistemas más ricos del continente.

La conservación de esta biosfera es necesaria, ya que de ella dependen cientos de especies que residen en sus alrededores. Si bien es cierto que se han tomado medidas para preservar el equilibrio de este ecosistema, la realidad es que estas no son suficientes y aún queda mucho por hacer.

FLORA Y FAUNA DE LA SIERRA NEVADA

Entre las más de 800 especies animales que habitan en la Sierra Nevada de Santa Marta, se destacan el águila de montaña, el cóndor andino, pumas, jaguares, ardillas enanas, bagres, nutrias, tángaras y varias especies de pájaros carpinteros. Los diferentes biomas dan lugar a un gran número de clases de plantas como el frailejón, la palma de cera, la palmera de niebla, las bromelias y los bejucos.

DATOS DE LA SIERRA

  • En 1979 la Unesco declaró a la Sierra como Reserva de la Biosfera, del Hombre y de la Humanidad.

  • Los departamentos de Magdalena, La Guajira y Cesar comparten las más de 383.000 hectáreas que conforman el Parque Nacional Natural Sierra Nevada de Santa Marta.

  • La Sierra cuenta con todos los pisos térmicos. Esto hace que sus suelos sean aptos para toda clase de cultivos

  • Más de 30.000 indígenas koguis, arahuacos, kankuamos y wiwas habitan este territorio. 

  • En 1973 se descubrió la Ciudad Perdida, uno de los más importantes hallazgos de la cultura tayrona.

Tomado de la Revista Entorno 01, 2011

   
   
 

  http://www.colombialink.com/01_INDEX/index_turismo/destinos/santamarta.html  (Recomendado)