Angie Cepeda

Cartagena, Bolivar

Actores

Personaje

 


Angie Cepeda
Angélica María Cepeda Jiménez

actriz, modelo
 

 
 

Ver otras  Imagenes de Angie Cepeda en ColArte

NuestraColombia 
 

   
 

http://www.telenovely.net/archivtel/luzmaria/angie-foto.htm 

http://gallery.latin.cz/thumbnails.php?album=283

 

Actriz - filmografía
(2000s) (1990s)

  1. El elefante desaparecido (2015 - pelicula)
  2. La semilla del silencio (2015 - pelicula)
  3. El elefante desaparecido (2014)
  4. A night in old Mexico (2012) 
  5. Pablo Escobar, El Patrón del Mal (2012)
  6. Con amor y sin amor  (2011)
  7. Los protegidos (2010)
  8. El mal ajeno (2010)
  9. "Una hora más en Canarias" (2009)
  10. "El amor en los tiempos del cólera" (2007) ... la Viuda de Nazareth
  11. "Gaby" (2007)
  12. Federal (2006)
  13. "Caiga quien caiga" (2005)
        - Episode dated 2 December 2005 TV Episode
  14. "Vientos de agua" (2005) TV Series .... Mara
  15. Oculto (2005) .... Natalia
  16. Love for Rent (2005) .... Sofia, una colombiana que alquila su vientre
    ... aka Amor en alquiler (USA: Spanish title)
  17. Muerto, El (2005) .... Maria
  18. "Il Paradiso all´improvisso" (2003) , protagonista, pelicula italiana
  19. Samy y yo (2002) .... Mary
    ... aka Sammy and Me (2002) (International: English title)
  20. Leyenda de fuego (2001) .... Cecilia
    ... aka Segmento de oro (2001)
  21. "Pobre diabla" (2000) TV Series .... Fiorella Morelli
  22. "El destino" (2000)
  23. Pantaleón y las visitadoras (1999) .... Olga Arellano La colombiana
  24. "Leyenda de fuego" (1999)
    ... aka Captain Pantoja and the Special Services (2002) (USA)
  25. "Luz Maria" (1998) TV Series .... Luz María Camejo Lucecita
  26. "Juanas, Las" (1997) TV Series .... Juana Valentina
  27. "Candela" (1996) TV Series .... Candelaria Daza
  28. Ilona llega con la lluvia (1996) .... Zulema
    ... aka Ilona Arrives with the Rain (1996)
    ... aka Ilona arriva con la pioggia (1996) (Italy)
  29. "Solo una mujer" (1995) TV Series .... Carolina Altamirano
  30. "Maldición del paraíso, La" (1993) TV Series ... Laura
  31. Cronicas de una generacion tragica ... Merceditas

 

 
 
Información cortesía The Internet Movie Database. Con permiso


 

 
  Dicen que sus labios carnosos incitan al pecado... Que sus rizos rebeldes provocan malos pensamientos... Que si se la mira de frente, sin ninguna reserva, sus encantos doblegan irremediablemente y que así le ocurrió a Pantaleón con la visitadora en la versión filmica de la novela de Vargas Llosa que ella misma representó. Así también lo testimonia el cantautor argentino Diego Torres, su compañero desde hace 5 años.

Angie, actriz de talla internacional, es sencilla, desparpajada y luminosa. Lo confirman cineastas y televidentes del Perú, Argentina, Estados Unidos, España y de muchos otros países para quienes la joven de 25 años resulta una verdadera tentación.

Tomado de la Revista Alo, No.327, Abril 6 de 2001


Angélica Cepeda nació el 2 de agosto de 1974, en Cartagena. Y allí vivió hasta los diez años. Siempre jugaba a ser la reina de los concursos que organizaba con sus amigas, y siempre soñaba con desfilar en una pasarela. Angie, como la llamaban sus hermanos, fue la alegría de su casa desde niña. Si no cantaba, bailaba. Y si no inventaba historias, actuaba.

En Cartagena, estudió en el Carmelo. Luego, a los 10 años, cuando se fue a vivir a Barranquilla, la matricularon en Nuestra Señora del Buen Consejo. Por eso, entre la doctrina de las monjas agustinas del colegio y la educación de sus padres, se acostumbró a ser una niña responsable, recatada y obediente, aunque alguna vez hubiera salido con un amigo a escondidas.

Y aunque alguna vez, como cualquier adolescente, se hubiera imaginado en un bar con Luis Miguel o con Rick Martin, sus amores platónicos. Cuentan Lorna e Ivette, sus dos hermanas mayores, que hace un año, cuando Luis Miguel se presentó en Barranquilla, ella fue a recibirlo al aeropuerto. Y que lo persiguió hasta el hotel, y que no estuvo contenta hasta que le dio un beso.

En su apartamento, el 1401 del Edificio Las Torres de Salem, los discos de Luis Miguel son casi un adorno más. Hay uno colocado en el tocadiscos y otros dos en la parte de abajo. Ella dice que ya no le gusta tanto, ero casi todas las tardes enciende el equipo y deja sonar La incondicional, Inolvidable o Cuando calienta el sol.

SU TIMIDEZ

Como modelo, empezó porque su hermana Lorna la llevaba a donde iba. Si a Lorna la pedían para este comercial, ella la acompañaba. Si Lorna tenía una entrevista, ella la perseguía. Así comenzó, y hoy, después de dos años de trabajo, Angie Cepeda ya modeló para Sprite, Suam, el Hotel Decamerón y Cerveza Aguila.

El de cerveza fue el último comercial que realizó y por el que más la han reconocido. Por donde anda, la gente la señala y le canta "Me lo contaron por ahí". Y ella se ríe. Ya se acostumbró a reírse de tantas bromas en la calle. A veces, incluso, hasta se anima a bailar como lo hace todas las noches y a toda hora en la televisión.

Entonces, se detiene de repente y baja la mirada. "¿Sabes? Es que a pesar de lo que parece, ella es bastante tímida. Le dan pena los escotes, las faldas muy subidas y los tonos demasiado escandalosos", dice su hermana Ivette. Será por eso que más de una vez, para las fotos de CROMOS, se negó a salir con un traje atrevido. Y más de una vez, también, se ruborizó.

Fernando Araujo Velez
Tomado de la Revista Cromos No.3879,  junio 1 de 1992


 

Adiós a los culebrones

por Freddy Pachón

Leonardo Pieraccione nunca la había oído mencionar. Se tropezó con ella, de frente, en la pantalla, cuando la vio en Pantaleón y la visitadoras, la película peruana, basada en el libro de Mario Vargas Llosa donde Angie Cepeda es una seductora en medio de la selva.

El director de cine italiano no lo pensó demasiado. Había encontrado a la protagonista de su próximo filme: Il paradíso allimprovisso. No sabía de dónde era, ni siquiera imaginó que tendría la misma nacionalidad de la prostituta que encarna en Pantaleón... colombiana. Más que por ínfulas de estrella, de aquellas que se dan el lujo de hacer exigencias y rechazar guiones, la cartagenera lo meditó. En ese instante su mamá, la abogada Yadíra Jiménez, se aferraba a la vida batallando contra un cáncer que se la llevó en cuestión de meses. Sumado a esto, su romance de ocho años con Diego Torres rodaba de boca en boca, de país en país, por la infidelidad del cantante con Mónica Cruz, hermana de Penélope Cruz, cuñada de Tom Cruise.  Pese a la crisis del romance, confirma que aún continúan, aunque "atravesamos un momento especial que sólo los dos entendemos".

"No conocía a Pieraccione, pero cuando me llegó la propuesta decidí ver su película II Cíclope, otra película de Pieraccione, que en 1996 protagonizó la colombiana Lorena Fortezza, y pensé que era el filme justo en ese momento para mí". Además, su mamá la empujó para que aceptara la propuesta. Mientras rodaba en Italia tenía la cabeza en el trabajo pero el corazón en Colombia, fueron meses muy, muy duros. Pieraccione de nuevo se salió con la suya y Il paradiso allímprovísso (El paraiso imprevisto), se convirtió en la película más vista de la pasada Navidad en Italia, y Angie en toda una celebridad del cine en Italia, a tal punto que llegaron a compararla por su belleza con la más grande vedette de ese país: Sofía Loren.

Angie sonríe ante el éxito, pero es notable que de la extrovertida costeña, que en 1993 debutó como actriz en La maldición del paraíso, poco queda. No pierde su alegría caribe, pero una dé cada sin parar, con las maletas siempre listas para el próximo viaje, cinco novelas (dos en Perú y siete películas grabadas en Latinoamérica, España e Italia; y el año pasado, el adiós a su mamá y las infidelidades públicas de su novio, más que madurar le han hecho mirar la vida diferente. `Atravieso una etapa extraña. No soy infeliz, pero no me siento igual que antes. Estoy más pesada... hoy no siento el cuerpo liviano como antes".

Su tono de voz deja escapar melancolía. Está al otro lado de la línea telefónica en Los Ángeles (Estados Unidos. Allá llegó hace dos años a `rehacer su vida y logró lo que hace rato buscaba: una pausa. No quería un avión más y ansiaba tomar clases de actuación. Llegó en busca de Eric Morrís, un profesor con más de 50 años de experiencia, no detrás del sueño hollywoodense, pues mejor que nadie no cree en `golpes de suerte. "En esta profesión la clave es ir con calma. La paciencia y la determinación.

Tantos años bajo el foco de un reflector y atenta a la orden de un director que grita: `grabando, le han dejado un sustento económico para vivir decorosamente en Los Ángeles, donde la soledad es su mejor compañía. Cocina, hace deporte, y se confronta a sí misma sus pensamientos. En este momento repasa un guión para una película españo la, a la que ya está decidida a decir que sí. A raíz de la escena en Pantaleón..., donde deja ver sus encantos, cuenta que durante un rato sólo le ofrecían papeles de sex símbol, contra lo que peleó. Esperó mejores propuestas. Y llegaron.

Angie habla como una actriz curtida en mil escenarios. Tiene claro que le debe mucho a los culebrones, pero también que no volverá hacer telenovelas. Ahora únicamente piensa en cine. En ese de historias que la emocionen, la atrapen, y tengan un buen elenco y un buen director. "Es mucho lo que he caminado para medírmele a cualquier proyecto". No se le escucha con arrogancia sino con ánimo de perfección: "Con mis clases de técnicas he avanzado muchisímo, ya no soy la misma actriz intuitiva, ahora tengo muchos elementos para defenderme en una escena. Ahora tengo claro que los actores somos como las prostitutas, que vendemos nuestro sentimiento, nos pagan para eso, para sentir el personaje".

En agosto cumplirá 30 años. Con sus 1,68 de estatura que disimula muy bien en la pantalla grande, sus labios carnosos, su melena castaña que le gusta llevar de forma desordenada y, sobre todo, tener un norte claro y mucha disciplina, la ha llevado lejos.

Es mentira que Pieraccione nunca la hubiera escuchado mencionar. La verdad, la primera vez que oyó de Angie, fue de la pluma del afamado crítico cinematográfico italiano Tulio Kezich, quien se refirió a ella como la mujer más bella que hoy se ve en el cine en mucho tiempo. Al leer esto, de un salto el director italiano fue a buscar Pantaleón y las visítadoras: "Es cierto, más que para protagonizar mi romántica comedia, es toda una mujer como para proponerle matrimonio". Angie volvió a sonreír, aunque su tristeza es evidente.

Tomado de la Revista Cromos No.4492, marzo 22 de 2004


 

 

CON EL DIABLO EN EL CUERPO

Por óscar Collazos 

ES MUY FAMOSA EN LOS PAÍSES DEL CONO SUR, DONDE INCLUSO ESTA COLOMBIANA ES TODO UN TOP SYMBOL.Y TAMBIÉN ESTÁ INCURSIONANDO EN HOLLYWOOD, CON PAPELES CADA VEZ MÁS PROTAGÓNICOS. ANGIE CEPEDA ES UNA CARTAGENERA FUERA DE LO COMÚN Y SU META Y SU DESTINO ES TRIUNFAR.
MÁS ALLÁ DE LA POÉTICA HUMANA.

Si no se tiene la feliz oportunidad de mirarla de cerca, de compartir con ella una cena en la penumbra de un restaurante, en la Costanera de Buenos Aires o en la T de Bogotá; si la deseada por muchos ha alcanzado cimas de popularidad que vuelven quimérica a una mujer deseable, entonces, ay, entonces no queda más remedio que imaginarla. Quien la haya visto en las pantallas grande y pequeña a lo largo de trece o catorce años, la edad de su vida pública, puede reconstruirla a incluso imaginarla viva y cercana al precio de padecer alteraciones del sistema nervioso.

Tal vez ni siquiera sepa, con esa mezcla de perversidad natural y sencillez cultivada que la han hecho famosa, que es el "oscuro objeto del deseo" de hombres que tiemblan al pedirle un autógrafo. Pero como todo acto de la imaginación amorosa es una exaltación del deseo, me quedo con la recompensa de construirla y reconstruirla a mi antojo en el acto privado de la escritura, guerra del amor por otros medios.

Me ha bastado un largo paseo por las 388.000 entradas de Google, donde su nombre aparece al lado de grandes divas de la canción, la televisión y el cine, para darme cuenta de que esta muchacha nacida hace 31 años en Cartagena de Indias se ha convertido en uno de los más exultantes fetiches eróticos que circulan por la web. Uno se olvida de que es hija de don José y doña Yadhira, padres separados, y hermana menor de Lorna e Yvette.

El nombre de Angélica María Cepeda Jiménez, nacida el 2 de agosto de 1974 bajo el signo de Leo, no diría nada si los nombres de pilas no se abreviaran en el de una Angie Cepeda que los colombianos empezamos a ver en La maldición del paraíso (1993), telenovela que la reveló en la belleza turbadora y cast agreste que los años no han hecho más que pulir. Todavía era muy joven para cultivar la conciencia de su belleza, para pasar de la realidad al símbolo que es hoy.

Candela (1996) y Las Juanas (1997) la instalaron definitivamente en el estrellato doméstico. Angie tenía y exhibía los raros ingredientes de la belleza joven, inconsciente tai vez del furor y fulgor que emanaba de su cuerpo. Apareció en el cine en llona llega con la lluvia (1995), la película de Sergio Cabrera basada en la novela de Álvaro Mutis. Podía haberse quedado en Bogotá ganando mucho dinero y dilapidando su fama, pero bastó verla en Pantaleón y las visitadoras (1998), la película del peruano Francisco J. Lombardi, para que la revelación joven de la televisión colombiana diera un nuevo salto hacia la fama.

Angie Cepeda se reveló nuevamente, en una película que le ha dado la vuelta al mundo, como una actriz de endiablada belleza, como un fetiche erótico que, guardado en el álbum donde conservamos otros fetiches, contrasta con la descripción que sus relacionistas públicos hacen de ella. "Una chica cariñosa, amable, de carácter extrovertido, muy sencilla y muy independiente respecto de su vida", nos dicen.

Se dice que disfruta de su soledad, que pasea a su perra Luna, que le gusta escuchar música, leer y cocinar, que prefiere el cine francés y el italiano sobre el norteamericano. En fin, vista desde esta perspectiva, hay dos Angie que viven en esa personalidad tildada de "fuerte".

Se dice también que es apasionada, que cuando se enamora lo hace de verdad y que jamás abandonaría su carrera por un hombre. Todo lo que se diga de ella no hace más que adornar el retrato que nos vamos haciendo cuando recorremos las imágenes de Pantalón y las visitadoras. Los desnudos de la prostituta de cuarteles en la selva peruana adornan el otro retrato.

¿Sabe acaso Angie lo que provoca? ¿Es consciente del alboroto que causa entre quienes, sabiendo que era el tesoro mejor protegido en el corazón del cantautor Diego Torres, se dejan llevar por el delirio que inspira esta mujer en el esplendor de sus años? ¿No será más atractiva y sabia cuando llegue a los cuarenta?

En uno de los sitios de la web encontré la confesión de amor de Francisco Ortega. No sé quién es Ortega. ¿Confesión de amor? Eso es poco. Me topé con el elogio exaltado que el escritor hace de Angie Cepeda. "Es un puro pecado, sexo del más exquisito en su más natural y peligroso esplendor [...] Angie Ce peda deprime, erecta y baja", dice este amante virtual. ¿No decía lo mismo un personaje de Macbeth refiriéndose a los efectos del alcohol? Si es así, Angie sería una bebida embriagante que exalta y deprime... donde ustedes ya saben. Ortega dice más pero lo omito, amparado en el pudor de los lectores. No puedo dejar de decir que he pensado a imaginado lo mismo (¿qué?), que he sentido idénticos movimientos de serpiente (¿dónde?), que muchas veces (¿cuántas), desde que Diners me encargó escribir este artículo, celebré haberla incluido hace diez años entre mis "bellas" al lado de no recuerdo cuál bestia del circo político nacional. La memorable era ella.

De la mano de Lombarda, Angie pasó a la de Eduardo Milewicz en la película argentina Samy y yo (2002), después de haber actuado bajo la dirección de Roberto Lázaro en Leyenda de fuego (España, 1999). En 2003, siempre en el cine, Angie actuó en El destino no tiene favoritas, dirigida por el peruano Álvaro Velarde de la Rosa, y en Paraíso de improviso, del italiano Leonardo Pieraccioni. Hasta donde se sabe, siguió acompañando a Diego Torres.

No quiero imaginarla doméstica ni dócil, ni siquiera bondadosa y familiar, como dicen de ella. Rubia de cabellos rizados y alborotados, así la prefiero. Las fotos de diferentes épocas la muestran también con cabellera oscura y lacia. No, esa no es. Tiene que seguir siendo una fiera a punto de saltar sobre la presa. Rugiente y al mismo tiempo querendona, como "la fierecilla domada" de Shakespeare. Tempera mental, voluble, altanera. ¿Llorosa? Sí, debe de llorar: ¿en qué circunstancias y por qué? No quiero decir lo que imagino cuando la veo en ese trance, pues la pornografía anula el misterio del deseo.

Tomado de la Revista Diners No.427, octubre de 2005


 

 

Angie Cepeda: diva latina

Comenzó el año en España, de presentadora de los Goya, los premios de la Academia del cine ibérico y, ahora, en Argentina la están viendo en Vientos de agua, la serie de tele visión de Juan José Campanella, el director de la película El hijo de la novia, nominada en 2002 al Oscar. Su primera cinta en inglés, rodada en Los Ángeles, la comedia Amor en alquiler (Love for Rent) acaba de estrenarse en Perú, gracias al arrastre de la buena taquilla lograda en Ecuador; mientras tanto, en México ya están esperando El muerto. Angie Cepeda en cinco meses ha campeado por el circuito fílmico iberoamericano con sus papeles protagónicos, mientras en Colombia la descubrimos en Oculto, una película que en menos de una hora descifra cómo un par de mujeres acaban convirtiendo los sueños de amor en pesadilla y manipulación sicológica de la más baja calaña.

Tomado de la Revista Fucsia No.71, mayor de 2006


 

 

l

ANGIE EN CINTA

Love for Rent (Amor de alquiler, del director Shane Edelman), El muerto (del estadounidense Brian Cox) y Oculto (del ganador de tres Goya Antonio Hernández, por En la ciudad sin límites-2002) son las películas que filmó el año pasado y que ahora están rotándose o por estrenarse. La primera se rodó en Estados Unidos, ya se vio en Centroamérica, en Miami, en Cartagena, se está exhibiendo en Ecuador y la compraron Perú y la cadena gringa HBO: "Es la historia de Sofía; una inmigrante en E.U, que quiere ser abogada y que para salir de sus problemas económicos alquila su vientre a una pareja que no puede tener hijos".

En El muerto, que se estrena a mediados de este año, basada en un comic mexicano y sobre un personaje que no está ni vivo ni muerto, comparte cartel con Wiimer Valderrama (el latino de la comedia That 70s Show). "Es una historia de amor bien dark (oscura). Interpreto a María, una mujer criada por curas, con la que el protagonista tiene un romance".

Y Oculto (con Laia Marul), Leonardo Sbaraglia y Geraldine Chaplin), una de las que más expectativas le despierta a Angie, la muestra como Natalia, una ejecutiva que trabaja en una empresa de moda y a la que los sueños prernonitorios se le empiezan a convertir en pesadillas. Por esta película es que justamente volverá a Colombia el mes próximo, para asistir al estreno.

Tomado de la Revista Alo, Edición No.449, 17 de febrero de 2006

   
 
La colombiana Angie Cepeda comenzó su carrera actoral en comerciales de televisión y en telenovelas, consolidándose en Las Juanas (1997), la serie del Canal RCN en la que interpretó el papel de Juana Valentina. Su actuación en esta producción le permitió conseguir el papel protagónico, junto a Christian Meier, en la telenovela peruana Luz María (1998), así como el Premio India Catalina a Mejor Actriz de Telenovela. Su incursión en el cine la realizó en Ilona llega con la lluvia de Sergio Cabrera (1996) y alcanzó la fama internacional con el papel de una prostituta llamada "La Colombiana" en la película Pantaleón y las visitadoras, donde compartió escena con Salvador del Solar. La película fue un éxito convirtiéndose en un ícono del cine latinoamericano y por la cual Cepeda recibió muy buenas críticas.

La carrera cinematográfica de Angie Cepeda la ha llevado a trabajar en países como Argentina, Brasil, Estados Unidos, Italia y España, en producciones como
Un tipo corriente donde comparte escena con Ricardo Darín; Il paradiso all´improvviso (2003) de Leonardo Pieraccioni; Love for Rent (2005) de Shane Edelman; El amor en los tiempos del cólera (2007) de Mike Newell; El mal ajeno (2010) de Oskar Santos donde comparte escena con el español Eduardo Noriega bajo la producción de Alejandro Amenábar; Con amor y sin amor – Una hora más en Canarias (2011) de David Serrano; Heleno (2012) de José Enrique Fonseca; entre otras.

Sobre
EL ELEFANTE DESAPARECIDO, Cepeda afirma: "Me cautivó la historia. Me pareció especial y diferente, quería ser parte del mundo que se inventó Javier, quería trabajar con él. Me gustó Contracorriente y lo tenía fichado, estaba en mi lista de deseos".

Texto suministrado por Black Velvet, 2015

   
   

 

     
 

     
 

 

http://galeon.com/angie-cepeda1/Portadas.html 

http://galeon.com/angie-cepeda1/Portadas.html 

 

  http://www.efrenisaza.com (recomendado)