Claudia Szerer

Bogota

Diseñadores de modas

Modas

 

Claudia Szerer 

http://www.claudiaszerer.com/ 

Diseñadora de modas

La versátil personalidad de Claudia Szerer se manifiesta con su máximo esplendor en el universo de la moda, pero a lo largo de su vida ha estado en contacto con otras disciplinas.  Debido a sus múltiples aptitudes y a su mente inquisitiva, se interesó primero por la ingeniería de sistemas, luego por el arte y más tarde por la historia.  Sólo una persona con un espectro cultural tan amplio podía concebir modelos tan armoniosos como los suyos. Justamente cuando estudiaba historia del arte y diseño de vestuario teatral en la Universidad de Brandeis, en Boston, advirtió, junto a su facilidad para el dibujo, la especial capacidad plástica que tenía de imaginar los atuendos más bellos y apropiados para un cuerpo. «Un día descubrí mi verdadera vocación al darme cuenta de que lo importante en mis bocetos era la ropa con que vestía a las figuras».  En ese estadio de su formación académica, se le presentó la oportunidad de viajar a París.  Allí aceptó una pasantía en la casa de moda de Jean Patou y trabajó al lado del diseñador Christian Lacroix. «Con él me sentí muy a gusto porque tenía mucho para enseñarme como curador de un museo en Lyon y como creador de vestuario para la Comedie Francaise».  Así, entre el Louvre y el Centro Pompidou, Claudia Szerer pasó un año bajo la tutela de Lacroix. «mucho después, al montar un taller propio en Bogotá, seguía sintiendo su benéfico influjo tanto a la hora de crear mis modelos como en el manejo y la organización de mis labores». Otra presencia importante en sus años de aprendizaje fue la de Gene Ewing, a cuya firma se vinculó en Nueva York como coordinadora de modas y relaciones públicas. «Junto a ella descubrí las técnicas para preparar y dar a conocer un producto al público.  Cuando mi padre me propuso, en 1991, que montásemos nuestra propia empresa de ropa femenina, aunque me sorprendió y asustó un poco al principio, entendí que era la oportunidad de aplicar todos los conocimientos que había adquirido».   A partir de entonces la carrera de Claudia Szerer ha sido rauda y exitosa.  No debió esperar mucho tiempo para ser escogida como Mujer del Año en la Moda y obtener el Premio a la Mejor Diseñadora de Ropa Formal en el evento  Tiempos de Oro.  Ello ocurrió en 1991.  Actualmente, sus colecciones de    pret-a-porter  y alta costura, que exhibe en su propia boutique en Bogotá, disfrutan de un bien ganado renombre y una amplia acogida tanto dentro del mercado nacional como en el exterior.  La demanda de sus modelos exclusivos se ha multiplicado con rapidez en varios países de América Latina, entre ellos Venezuela, Perú y Panamá, y su cobertura tiende a expandirse. «De hecho, he dedicado los dos últimos años a sondear el mercado de Norteamérica, vendiendo mis colecciones en varias ciudades de Estados Unidos.  Mi meta es definir una manera eficaz y real de penetrarlo.  Se trata de un proyecto serio, no de un esfuerzo aislado y en pequeña escala».  Tal vez la clave del éxito de Claudia Szerer se encuentra en el feliz equilibrio entre lo vanguardista y lo clásico que se aprecia en sus creaciones.  Ello se debe a que Szerer conjuga la mirada hacia el pasado con la observación directa de las tendencias y los gustos de hoy, lo cual le permite anticiparse al futuro y lanzar sus propuestas sin titubeos.  Gracias a su honda sensibilidad y a su sostenido interés por la historia del vestido, Claudia Szerer ha logrado darle un vuelco al diseño de modas en Colombia.  

Tomado del libro: La Moda en Colombia, Ediciones Alfred Wild, 1994

horizontal rule

 

 


En París: "Quiero hacer ver a la mujer como en su mejor momento"

por Asbel López

En París, la capital de Chanel, Yves Saint Laurent y Dior, hasta la residencia de un embajador puede convertirse en pasarela. Para ello no basta, sin embargo, correr sillas, contratar modelos y enviar invitaciones. La capital mundial de la elegancia exige auténticos diseñadores, no meros artesanos.

Claudia Szerer es una de esas creadoras de lujo. Así lo demostró la bogotana a principios de junio, en un desfile en la residencia del embajador de Colombia, Fernando Cepeda, una bella casa de finales del siglo XIX ubicada en la rué Constantin, en una esquina de Los Inválidos.

Nueve modelos, 45 vestidos, cerca de 300 asistentes y una tarde soleada de junio enmarcaron la presentación de su colección 2009-2010. Y CROMOS estuvo allí para constatarlo.

Entre los asistentes se destacaban embajadores latinoamericanos, el diseñador de Ungaro, el colombiano Esteban Cortázar, varios periodistas de medios de la moda como Vogue así como varios miembros de la nobleza local, entre otras la condesa Jean de la Rochefoucauld y la vizcondesa Henri de Talhouét.

Un público conquistado por los vestidos de Claudia Szerer. Las modelos -que habían llegado horas antes en jeans y camisetas- se transformaron en la personificación de la elegancia. Eso que todos quieren experimentar: sentirse más atractivos y ligeros, sin necesidad de perder un solo kilo. Mujer y vestido formaron un todo, un conjunto armonioso cuyos detalles resaltaron a pesar de la sobriedad, como los cristales de 200 años y los jades de 300; o las rocas de esmeralda y plata. Acabados impecables, telas francesas e italianas extraordinarias, vestidos pintados a mano espectaculares. Un instante único de elegancia en París que reposaba sobre los hombros de una colombiana cuyas principales armas son el papel y el lápiz para trazar sus propuestas exclusivas sin complejos, a la sombra de los grandes nombres.

"La mujer que yo visto no quiere sentirse uniformada -explicó a CROMOS-. Quiere un vestido único, adaptado a su cuerpo. Quiero hacer ver a cada mujer como en su mejor momento".

Nicolás Topiol, presidente de Christian Lacroix, casa de alta costura emblemática de Francia, se hallaba entre los asistentes al desfile. "Es fantástico ver a Claudia desfilar en París con una colección tan bella. Sobre todo porque ella empezó su aprendizaje con nosotros, cuando Christian Lacroix era diseñador para la casa de alta costura Jean Patou. Fue una escuela extraordinaria para ella. Claudia tiene hoy su propio estilo. En la construcción de los vestidos se nota que aprendió el oficio en una casa de alta costura".

Pocos modelos, clientas exclusivas

Radicada en Panamá desde.1995, Szerer produce al año dos colecciones de unos 40 vestidos cada una. De sus dos talleres (uno en Panamá y otro en Colombia), donde trabajan en total 25 personas, no salen más de tres vestidos de un modelo I

asistentes al desfile. "Es fantástico ver a Claudia desfilar en París con una colección tan bella. Sobre todo porque ella empezó su aprendizaje con nosotros, cuando Christian Lacroix era diseñador para la casa de alta costura Jean Patou. Fue una escuela extraordinaria para ella. Claudia tiene hoy su propio estilo. En la construcción de los vestidos se nota que aprendió el oficio en una casa de alta costura".

Pocos modelos, dientas exclusivas

Radicada en Panamá desde.1995, Szerer produce al año dos colecciones de unos 40 vestidos cada una. De sus dos talleres (uno en Panamá y otro en Colombia), donde trabajan en total 25 personas, no salen más de tres vestidos de un modelo y nunca se venden en la misma ciudad. Un vestido con piedras de jade vendido recientemente, por ejemplo, quedó en manos de clientas en Inglaterra, Brasil y Estados Unidos.

No estamos, pues, en las ligas mayores de la moda. Claudia Szerer no ha desfilado en las más célebres pasarelas internacionales y tampoco aspira a convertirse en una Chanel latina. Su nicho de mercado es otro, exclusivo y lejano a la masificación actual.

Ella se está haciendo un nombre dentro de un movimiento paralelo a los imperios del lujo: los pequeños talleres (ateliers en francés) de alta costura. Al frente de esas casas modestas y a escala humana se encuentran diseñadores talentosos con acabados y telas de primerísima calidad, pero sin una marca legendaria que pueda resumirse en tres letras como YSL.

De ese grupo, conocido también como "pequeños modistos de alta costura", forman parte los franceses Dominique Sirop y Stéphane Rolland, así como el italiano Maurizio Galante, entre otros.

horizontal rule

SZERER EN BOCA DE LOS EXPERTOS

Françoise Guitard, Vogue Italia:

"Bajo el sol de París acabamos de ver una bella colección. Hay una búsqueda en los colores: los cafés, los taupes, los grises, que a mi me gustaron particularmente; en cambio me gustaron menos los impresos. Los cortes son elegantes y las modelos se veían muy cómodas y bellas portando los trajes. Era un placer verlas. Una mujer que porte un vestido de Claudia causaría, sin duda, un gran impacto en una reunión de gala europea. Su elegancia es auténtica".

NICOLAS TOPIOL, presidente de la casa de alta costura Christian Lacroix

"La calidad de la colección es extraordinaria. Está bien construida, es bella y muy fuerte. Tal vez hubiera preferido que los vestidos impresos tuvieran colores más fuertes, sobre todo teniendo en cuenta el universo de donde procede Claudia. Pero me parece que el equilibrio entre la sobriedad de las colecciones y los colores, sobre todo al comienzo del desfile, era muy fuerte y muy bello. Hermosa proporción también de los cortes, que era un placer mirar".

RICHARD CATALANO, ejecutivo de la moda en Estados Unidos.

"Los trajes de Claudia son un reflejo de su personalidad: tranquila y elegante, pero fuerte. Su look es universal. Sus colecciones son apropiadas para que las mujeres las porten en cualquier parte del mundo".

ISABELLE CHALENÇON, periodista francesa de moda

"Me gustó la manera en que logra adaptar la pureza de las líneas al cuerpo. Me parece muy interesante su búsqueda en los detalles y la materia, en particular su Idea de utilizar joyas antiguas como las rocas de esmeraldas colombianas, el jade, el cristal antiguo. Aprecio también el lado sexy de su colección: hombros desnudos, lindos descotes, faldas bien ceñidas al cuerpo. Me encanta su estilo decidido y femenino. Los cortes y acabados son refinados; conoce muy bien el trabajo de alta costura".

ABRAHAM DE AMÉZAGA, Vogue México

"Lo que vimos hoy en el desfile de Claudia es arte. Hay una auténtica fuerza creativa. Yo pude tener en mis manos los vestidos y puedo decir que son reversibles: estaban tan perfectos por dentro como por fuera. Eso es alta costura. Los tejidos son de una gran calidad y riqueza. Hay una atención extrema en los detalles; los encajes son maravillosos; los cinturones, fantásticos. Es un trabajo muy cuidadoso y femenino. Eso es el lujo; el lujo no es ostentoso, sino sobrio. Aquí no estamos hablando de una marca ni de un creador con decenas de boutiques, sino de ropa bien hecha que tiene un enorme trabajo de elaboración. Es una labor con mucho mérito que se lleva a cabo en América Latina".

RITA GOLEBIOWSKA, revista Fashion (Polonia)

"Es una colección muy elegante con bellos acabados. Los colores son más bien neutros, sobre todo beige y negro. Pero yo me esperaba algo más fulgurante, más acorde con los colores alegres y el sol de la cultura suramericana".

Tomado de la Revista Cromos No.4757, 13 de junio de 2009

horizontal rule

 

Una colombiana en Vogue

"Una de las mejores embajadoras de Colombia en la moda", así reseñó la revista Vogue Latinoamérica en su edición de octubre, a la bogotana Claudia Szerer, con motivo del lanzamiento de su nueva Colección Primavera-Verano 2010, en la Embajada de Colombia en París. "Fue muy especial presentar mis diseños por primera vez en esta ciudad, que es reconocida mundialmente como la capital de la alta costura, además, aquí fue donde empecé a ejercer mi profesión en 1986 en la firma Patou", dice Claudia. Allí aprendió, al lado de su gran maestro Christian Lacroix, la importancia de la perfección en los detalles. Esta colección está compuesta por 45 vestidos que incluyen joyas como esmeraldas, jades y cristales. Desde el comienzo, las telas son diseñadas por Szerer y la pintura es hecha a mano por artistas en Francia siguiendo técnicas tradicionales. Claudia, quien estudió Historia del Arte en la Universidad Brandéis en Boston, dice que sus diseños son como obras de arte exclusivas, hechas a la medida y gusto de cada cliente.

Tomado de la Revista Jet-Set, Edición No.179, 4 de noviembre de 2009

horizontal rule

 


La Diseñadora colombiana estará en la Semana de Alta Costura de París

REDACCIÓN VIDA DE HOY

Por segundo año consecutivo, la diseñadora colombiana Claudia Szerer mostrará sus diseños en París, en la cuna de la moda mundial a la que no muchos compatriotas han llegado.

La diseñadora, radicada en Panamá y muy conocida en los mercados de Nueva York y Miami (Estados Unidos), fue aceptada por los organizadores de la Semana de la Alta Costura en París para presentar allí su colección primavera-verano 2011, en un desfile individual que tendrá lugar el próximo 8 de julio. El año pasado, Szerer fue invitada por la embajada colombiana en Francia, como representante de una generación de modistos colombianos que se han establecido en el exterior y que han triunfado en otros países.

Desde entonces, ha aparecido en importantes publicaciones de moda como Vogue que, en su edición de julio llevará un editorial de moda con la colombiana.

En el mismo evento, en el que estará la colombiana se verán las creaciones de nombres tan importantes como Valentino, Elie Saab, John Galiano y Zuhair Murad, del 5 al 8 de julio, en París.

Szerer se especializa en la creación de vestidos de noche que imagina en su taller de Panamá, donde vive con su familia. Sin embargo, buena parte de la costura de sus piezas se hacen en otro taller que mantiene en Bogotá.

"Estoy muy feliz con la posibilidad de que los diseños colombianos se vean en París. Es una oportunidad maravillosa", dijo Szerer que el próximo 25 de junio de 2010 viaja a Francia.

Tomado del periódico El Tiempo, 29 de mayo de 2010

horizontal rule

   

Claudia Szerer vuelve a robarse los aplausos en París, la capital de Chanel, Yves Saint Laurent y Dior. La diseñadora colombiana de Alta Costura fue invitada por el prestigioso Hotel Le Bristol para presentar su Colección Otoño-Invierno 2011, denominada ‘Estudio al taupe’. "El taupe es un color similar al gris pardo. Es el perfecto sustituto del negro. Es muy elegante", dice Szerer. Los vestidos de esta muestra combinaron encajes, bordados, satén de seda, esmeraldas colombianas y cristales antiguos.

Pero no es la primera vez que esta bogotana de origen judío llega a las faldas de la Torre Eiffel. En el 2009 mostró sus creaciones por invitación de la Embajada de Colombia en la capital francesa y un año después su pasarela se robó el show en la Semana de la Alta Costura de La Ciudad Luz, una de las más importantes del mundo, en la que participaron reconocidos diseñadores como Valentino, John Galiano y Zuhair Murad. Desde entonces, es común ver su nombre seguido de buenas críticas en importantes publicaciones de moda como Marie Claire, Elle, Glamour, Harper’s Bazaar y Vogue, quien la definió como "una de las mejores embajadoras de Colombia en la moda". Ella atribuye todos los elogios a su paso por la casa de Alta Costura Jean Patou, donde, a mediados de los 80, tuvo el privilegio de trabajar con el modisto francés Christian Lacroix. Claudia, radicada en Panamá desde hace 16 años, está concentrada en sacar adelante su próxima colección que presentará en enero del 2012 en la Semana de la Alta Costura en París, de la que ya dio un abrebocas en Le Bristol. "Será una colección más geométrica, un estudio de los reflejos y los movimientos del círculo y las espirales".

Tomado de la Revista Jet-Set No.218, 20 de julio de 2011 

horizontal rule

   

En las alturas

por Laura Samper

Claudia Szerer es la única diseñadora colombiana que ha participado por dos años consecutivos en la Semana de la Alta Costura de París. Su colección Primavera-Verano 2012 fue aplaudida por los críticos especializados del mundo.

El prestigioso Hotel Plaza

Athenne en la Avenue Montaigne sirvió como escenario para que la colombiana Claudia Szerer presentara su coIección Primavera-Verano  2012, en la última versión de la Semana de Alta Costura de París. Participar en uno de los eventos más importantes de la moda en el mundo no es nuevo para ella. Es la cuarta vez que sus diseños llegan a Francia, un privilegio que comparte con pocos diseñadores latinoamericanos.

La primera vez de Szerer fue en 2009. La residencia del embajador de Colombia en París, una casa del siglo XIX muy cerca de Les Invalides, se convirtió entonces en una pasarela para apoyar a un grupo de colombianos reconocidos por sus creaciones. Entre ellos estaba Claudia, cuyo show constó de nueve modelos y 45 vestidos. Al evento asistieron embajadores, prensa especializada de la talla de Vogue y diseñadores de importantes casas como Ungaro. Quizá uno de los asistentes más conmovidos fue Nicolás Topiol, presidente de Chrsitian Lacroix. "Ella empezó su aprendizaje con nosotros, cuando Lacroix era diseñador para la casa Jean Patou.

Fue una escuda extraordinaria para ella. Se nota que aprendió el oficio en una casa de alta costura", dijo Topoli a los medios colombianos en esa oportunidad.

Para 2010 el nombre de Claudia ya era reconocido en el mundo de la Haute Couture. Su experiencia previa la calidad de sus trabajos anteriores, hicieron que los organizadores de la Semana de Alta Costura de París la invitaran a presentar su colección Otoño- Invierno 2011, en un desfile individual, un privilegio que solo tienen 30 diseñadores, de los cuales ocho son nuevos talentos.

Para ella fue una mezcla de emoción y responsabilidad, ya que era la primera vez que participaba en este evento. En el desfile -que se llevó a rabo en Ia Maison de I’Amerique Latine, Claudia mostró su pasión por la historia del arte, carrera que estudió junto a diseño de vestuario para teatro, en la Universidad de Brandéis en Boston, Estados Unidos. Su colección, inspirada en los glaciares de Sudamérica, llamó la atención por los colores y por la ausencia de accesorios.

La revista Vogue Latinoamérica la catalogó como "un paradigma de la elegancia latinoamericana" y, un año más tarde, el hotel Le Bristol de París la invitó a presentar esa misma colección y un avance de la Primavera-verano 2012. En esa oportunidad, el chef patissier Laurent Jeannin creó un postre inspirado en sus prendas.

Como diseñador que se respete, a Claudia le gusta innovar. Por eso, en su segunda participación en la Semana de la Alta Costura, a comienzos de este año. la colección de Szerer no fue un desfile sino una exposición. La idea se la dio la editora de la revista de moda L Offiáel, quien pensó que, dados los detalles y la delicadeza de cada prenda, valía la pena exhibirlas como en un museo. Así, las puertas del Hotel Plaza Athenee estuvieron abiertas todo el día para los invitados a esta particular puesta en escena. "De esta forma se tiene el tiempo de compartir y poder contestar directamente a las preguntas de los periodistas y las clientas. Fue un día muy agradable", dice Claudia.

Para esta última colección se inspiró en la arquitectura, en los espirales, en las líneas y en los arcos. "Se trabajó la organza de seda a mano. Tomamos el arco arquitectónico en sus diferentes facetas. Lo partimos, lo unimos y luego bordamos", cuenta, y añade que solo el vestido de novia de esta colección tomó 300 horas de trabajo manual.

Ella, que define sus diseños como elegantes y atemporales, hace vestidos por pedido en su atelier de Panamá, ciudad donde pasa la mayor parte del tiempo. También tiene producción en Bogotá y vende en algunas boutiques de París. Mientras sabe si volverá a participar en la próxima Semana de la Alta Costura, Claudia tiene planeados varios "trunk shows" en Panamá, Miami, París, Nueva York y Los Angeles, a la vez que estudia invitaciones a desfiles en Estados Unidos y Europa. Sin duda serán meses movidos para esta colombiana que empezó el año con mucha altura.

Tomado de la Revista Avianca No.84, marzo de 2012