Andres Sierra Siegert

Medellin, Antioquia

Fotografos

Figura Humana, Desnudo

 
Andrés Sierra

Andrés Sierra Siegert

fotógrafo

SieAfz09.jpg (42144 bytes)
   

Es el ganador del Gran Premio 7ª Bienal 2010. Medellín

 

 

Fotógrafo profesional en el área comercial y publicitaria, de reconocida trayectoria en el campo artístico, donde ha obtenido numerosos premios y distinciones, en el país y el exterior. Ha realizado varias exposiciones individuales y estuvo invitado como expositor a Fotofest, Houston, USA en 2008 y a Fotográfica Bogotá en 2009. Ha sido docente de fotografía en varias instituciones y su obra se ha publicado en numerosos libros. Ha merecido el Primer Premio en varias oportunidades en el Salón Colombiano de Fotografía. Es el ganador del Gran Premio 7ª Bienal 2010. Medellín

Tomado de http://www.clubfotograficomedellin.org/Bienal/2010/Catalogo%20CF%207%20Bienal.pdf

 

   


Para mí la fotografía está por encima de todo de TODO!

Además de ser uno de los más importantes fotógrafos de moda del país, Andrés Sierra es un verdadero artista detrás del lente de una cámara. Tiene un sentido de la estética, de la figura humana y la composición de la luz y las sombras muy particular y característica en su trabajo. Se graduó como psicólogo y trabajó como coterapeuta de Walter Riso durante un año, pero su obsesión por la fotografía tuvo más peso que el diploma. Llegó a la fotografía por accidente, durante un paseo en el colegio hace ya unos 25 años. Desde entonces, la cámara ha sido su amante más fiel. Como muchos otros genios del mundo artístico, Sierra ha sido mayoritariamente autodidacta. Aprendió a revelar por medio de ensayo y error, luego, su amigo William Arango de Yuruparí, le regaló un curso en la materia, guiaron y hoy en día es capaz de ver un negativo y saber exactamente qué foto sacar sin necesidad siquiera de una hoja de contacto. Y es que cualquiera que lo conozca se da cuenta instantáneamente de su talento y del amor que siente por su arte. De la misma forma, él trata de devolver un poco de sí a aquellos que lo rodean. Cree firmemente en hacer escuela y ser generoso con la enseñanza del oficio.

Viene de una familia donde la creatividad y la genialidad en la plástica se llevan en la sangre. Su bisabuelo fue el reconocido fotógrafo histórico Melitón Rodríguez. Su abuelo, John Sierra, fue cineasta y fotógrafo y su padre es publicista y quien le regaló su primera cámara, una Pentax Camil. Recuerda esta cámara con cariño, lo acompañó durante todos sus primeros años. La compara con un Renault 4, No era la mejor ni la más bonita, pero hacía su trabajo.

De sus primeros años como fotógrafo recuerda que le gustaban mucho los concursos, los salones, las bienales y cualquier otro tipo de evento fotográfico en el que pudiera participar. Le iba muy bien y casi siempre ocupaba los puestos más importantes, pero llegó un momento en que le fue perdiendo el amor a concursar y se empezó a interesar más por sus proyectos. Tomaba temas específicos y trataba de desarrollarlos en su trabajo. Primero se interesó mucho por la naturaleza y hasta el día de hoy se considera un ecologista empedernido. Actualmente le gusta más trabajar con la figura humana, por lo general desnudos.

Cuando trabaja con publicidad y moda, usa cámaras e impresión digitales a color. Pero para sus proyectos artísticos siempre usa película y revela él mismo, a blanco y negro en el cuarto útil de su apartamento, el cual adaptó para convertirlo no sólo en un laboratorio, sino en su búnker, donde él mismo dice que vive sus emociones más fuertes. Andrés cuenta cómo disfruta haciendo campañas publicitarias, pero también confiesa que esto, más que nada, es un medio de financiación para su verdadera pasión, la fotografía como arte.

Tomado de http://www.zoomenlinea.com/gente-zoom/46/106-andres-sierra.html 

horizontal rule

   

La cruda realidad en escena

por Liliana López Sorzano

Sin razón aparente, al fotógrafo antioqueño Andrés Sierra se le apareció una imagen y supo inmediatamente que quería hacer un trabajo fotográfico con la gente de la calle, con personas que además de convivir con dificultades y penurias, fueran discapacitadas y tuvieran limitaciones físicas. Con un manejo de luz impecable y en blanco y negro, Sierra no sólo retrató a estas personas sino que las despojó de la ropa y las puso en situación de intimidad para mostrar cómo viven el amor y el sexo. Su trabajo es impactante, a veces chocante, pero para él es una manera de visibilizar a esa gente que vive en los semáforos y que tiene como casa el asfalto, invisible para los ojos de muchos. “Nadie se alcanza a imaginar lo que es para estas personas convivir a diario con estos impedimentos y el efecto que generan en su autoestima. Esta exposición es un homenaje profundo y respetuoso para todos aquellos que enfrentan esta situación”.

No es fácil salir ileso después de verlas. Hay gente que se acerca inocentemente y las rechazan retirando la mirada. “Odiarlas es parte del impacto que pueden generar. El curador del Station Museum de Houston las definió en tres palabras que me gustaron mucho: surrealistas, tristes y hermosas”, confiesa Sierra.

Con una serie de 30 fotografías hechas con técnica análoga, tomadas en rollos y reveladas en el cuarto oscuro, Sierra, ganador en dos oportunidades de la Bienal de Fotografía de Medellín, llama a su muestra Karmasutra, uniendo dos palabras de origen sánscrito: karma y kama sutra.

Tomado del periódico El Espectador, 11 de diciembre de 2012 

horizontal rule