Tairona Precolombino

Magdalena

Precolombino

Figura

 
Enlace a Página Principal de Arte Precolombino, de ColArte

Arte Precolombino

Tairona

VISITE: Enlace a Orfebreria Tairona, del Museo del Oro Antr13207.jpg (11702 bytes) SanJ13216.jpg (18132 bytes)

Museo del Oro

Museo de
Antropologia

Marques de
San Jorge

 

CULTURA TAIRONA

En la Sierra Nevada de Santa Marta. en la zona comprendida entre los 6.000 mts. de altura, descendiendo hasta el nivel del mar, habitó la nación Tairona.

Una compleja organización sociopolítica, y un avanzado conocimiento de la ingeniería y la arquitectura se refleja en los restos de grandes obras líticas, plantas de habitación, caminos, muros de contención, escaleras y puentes.

En la zona Tairona aparecen tres tipos de cerámica: la cerámica roja, trabajada con técnica de espiral, de forma globular, subglobular y cilíndrica, decoración de caras humanas y representaciones biomorfas.

La cerámica negra con desgrasante de arena fina y mica, recubierta con un engobe rico en hierro. Característicos de este grupo son vasijas globulares, vasos de cuello alto, jarras con asa central y vertedera, alcarrazas, platos, recipientes tetrápodes y ocarinas antropomorfas y zoomorfas.

La cerámica crema decorada con finas líneas incisas formando rejillas; aparecen copas de pata alta, recipientes tetrápodes, vasos cilíndricos, jarras con vertedera y asa central.

Son frecuentes los rodillos y pintaderas que reproducen improntas de aspecto mítico, con diseños geométricos posiblemente aplicados a un industria textil.

Tomado del Folleto: Cerámica Precolombina 
Colección Fondo Cultural Cafetero - 1979

horizontal rule

 

 


CHIMILA 

La cerámica que se asocia comúnmente como perteneciente a la cultura Chimila es conveniente clasificarla teniendo en cuenta el Complejo de la Mesa, sitio que fue excavado por Reichel-Dolmatoff (1959). El la considera como Estilo Tairona Asociado y la ubica en la parte suroriental de la Sierra Nevada de Santa Marta cerca a Valledupar. Las urnas de entierro secundario son la característica principal. Las tapas, generalmente, son la cabeza del personaje, con el rostro modelado; la parte inferior de la vasija representa el cuerpo de éste. Presentan además como adornos grandes aretes, collares y pulseras. 

The pottery that is usually associated to the Chimila culture is better classified as belonging to La Mesa Complex, a site on the southern slopes of the Sierra Nevada de Santa Marta near Valledupar that was investigated by Reichel-Dolmatoff (1959) and that he considers related to the Tairona Culture. The main characteristic of the funerary urna are the lids with the modeled head of a personage, with the test of the urn representing his body; the figures are usually richly decorated with earrings, necklaces and bracelets.

Tomado del folleto Arte de la Tierra - Colombia
Fondo de Promoción de la Cultura, 1994

horizontal rule

 

 

TAIRONA 

El área Tahona ofrece un escenario espectacular; las faldas norte y noroccidente de la Sierra Nevada de Santa Marta, descienden del macizo que se eleva unos 5.775 m.s.n.m. a escasos 40 km de la Costa del Caribe. Las varias mediciones de radiocarbono efectuadas en Buritaca indican que hacia el 1100 d. de J.C. la cultura Tahona estaba instalada en extensas áreas de la Sierra y le pertenecían poblaciones mayores en el litoral como "Cinto" (Bahía Concha), Taganga y Gaira. Sitios como El Pueblito y "Ciudad Perdida", cuentan con más de doscientos emplazamientos reconocibles por el muro o pared de contención que rodea la base circular de las viviendas. (Bischof:1991$13). La cerámica que se conoce como tipica Tairona procede de una época tardía que persiste hasta el siglo XVI.

Reichel- Dolmatoff (1954-1955) con base en sus investigaciones en Pueblito identifica este periodo reciente como Tairona Il y determina su posición cronológica por sitios de contacto, en los cuales se encontraron objetos indígenas asociados con objetos de origen europeo. (Groot :1991-16-17). Se destacan en esta zona tres grupos cerámicos básicos que se distinguen por el color la textura y las formas.

The Tairona cultural area offers a spectacular landscape; the northern and northwestern slopes of the Sierra Nevada de Santa Marta, which rises to an elevation of about 5775 meters above the sea level is located only 40 km from the Caribbean Coast. The radiocarbon dates that have been obtained in the Buritaca region indícate that the Tairona culture occupied extensive areas of the Sierra, even though there were important settlements on the coast, like Cinto (Bahía Concha) and, as today, Taganga and Gaira. In settlements like Pueblito and "Ciudad Perdida" there are more than 200 hundreds rounded house basements made with stones (Bischof 1991: 8-13). The ceramic that is known as typically Tairona belongs to a late occupation and was in use during the 16th century. Reichel Dolmatoff (1954-1955) based on his research in Pueblito identifies this period as Tairona II (Recent) which chronological position is established mainly on the basis of association with objects of European origin (Groot 1991: 16-17). There are three well defined ceramic complexes in the region, with forms that include cups with high pedestals, rattles, cooking pots, pitchers and urns.

Tomado del folleto Arte de la Tierra - Colombia
Fondo de Promoción de la Cultura, 1994

horizontal rule

 

 

TAIRONA

por Alvaro Chaves Mendoza

Cultura TayronaHabitaron la Sierra Nevada de Santa Marta guerreros y artistas, desde las cálidas faldas hasta las cumbres paramunas. Durante casi un siglo se opusieron al dominio español, y de su cultura —que alcanzó un alto desarrollo en urbanismo, orfebrería, arte plumario, lapidaria y alfarería— nos quedan hoy las urnas de ciudades con plazas, escaleras y caminos enlosados; con teatros al aire libre, de inmensas graderías logradas por el aterrazamiento de las laderas de la montaña; con acueductos formados por piletas y desagües tallados en la piedra.

Descollaron en arquitectura. Sus pueblos comenzaban a ser ciudades, pues ya sus construcciones denotaban una diferenciación en el tamaño de las viviendas —bohíos de paredes de bahareque y techos cónicos de paja— al lado de las casas ceremoniales, más amplias, más altas, mejor acabadas y situadas en las esquinas de plazas triangulares, como puntos focales del trazado regular de las calles. Toda la Sierra estaba llena de poblaciones y los caminos empedrados se convertían en largas escaleras para ascender y descender, uniéndolas.

Agricultores del maíz, grano que fue en América y en Colombia —al lado del fríjol y la calabaza— la base del sustento, cultivaban también el algodón para hilar y tejer mantas policromadas con colorantes vegetales, el tabaco para obtener del cocimiento de sus hojas una pasta medicinal, el cacao para la bebida estimulante y las distintas hierbas para la curación de los males del cuerpo y del espíritu.

El cronista Juan de Castellanos describe a los taironas como "embijados, conpuestos y lozanos": embijados por la pintura facial trazada con el colorante anaranjado que se saca de la semilla de la bija o achiote, y compuestos por llevar

de largas plumas las cabezas llenas,
diademas de oro por las frentes,
en el pecho chagualas y cadenas.

Castellanos alaba también su valentía al decir que "la gente natural desta frontera, /ninguna para guerra fue más dura".

A su vez, fray Pedro de Aguado los elogia como "gente muy crescida y lucida", y Antonio de Herrera cuenta que "los indios de la Provincia de Santa Marta son dispuestos y de buen entendimiento, aunque malos y soberbios".

Los rostros que nos muestra la cerámica fueron realizados mediante la estilización de los rasgos faciales, destacando en líneas geométricas la expresión arrogante de los caciques, engalanados con collares, narigueras y adornos labiales. En algunos casos el alfarero buscó la acentuación de la curva para redondear nariz y labios e imprimir al rostro de la vasija la placidez del hombre que se solaza en el descanso

Tomado de la Revista Lámpara No. 81, marzo de 1981

horizontal rule