Julian Burgos

Pereira, Risaralda

Pintores

Figura Humana, Figura

 


 Julián Burgos 

http://www.julianburgos.com/

pintor

A ColArte

 

   

El artista

Nació en Pereira, pero desde los 14 anos se fue de Colombia. Residió en Estados Unidos, Canadá, Italia y Francia, en este último país vive desde hace 10 años.

Ha realizado estudios de artes plásticas, escultura e historia del arte en varias instituciones de París y Montpellier, en Francia; además en la Academia de Bellas Artes de Bologna, Italia.

Logró exponer una de sus obras en los Campos Elíseos, sitio en el que solo un colombiano había realizado una muestra: Femando Botero.

Su obra también abarca el videoarte, y consiguió que la famosa banda U2 usara uno de sus videos para un concierto en el festival de Glastonbury, Inglaterra.

Julián Burgos asegura que le asusta pintar siempre lo mismo, y por eso busca estar en una permanente renovación de su estilo y lenguaje.

horizontal rule

Julián Burgos cataloga su obra como expresionista. Dice que en él han influido artistas como Goya, Velasquez, Bacon, además de expresionistas como Munch, y artistas contemporáneos como Ludan Freud.

Las cosas cambian lentamente, y ningún cambio en la naturaleza ocurre de un momento para otro. "Natura non facit saltus; la naturaleza no procede por saltos, así lo pensaban los griegos, hasta qué llego la física moderna y dijo que en la naturaleza las cosas sí pueden cambiar de un momento a otro, sorpresivamente, sin explicación. "Natura facit saltus"; *la naturaleza procede a saltos".

Y esa es la idea sobre la que se basa la exposición que el artista colombiano Julián Burgos presentará desde mañana en la galería Color y Forma; ‘Natura facit saltus, la primera que realiza en Medellín.

"En estas pinturas hay una desfiguración de la figura, y la deformo porque quiero revelar realidades que no se ven. Cuando se toma una fotografía no se pueden ver muchas de las realidades de las personas, sus ideas, cómo influyen en ellas las cosas que la rodean, esos cambios. Mis figuras están moviéndose, desfiguradas, porque sobre ellas está pasando el tiempo, pero en un solo instante, explica el artista.

Así, por medio de esta muestra, el artista trata de reflejar esas realidades imperceptibles para el ojo. "Estamos mirando a través de un aparato que nos permite espiar los momentos trascendentales de! alma. Nos recuerda que todo es movimiento, muerte y renacimiento, se lee en uno de los textos curatoriales de la muestra, realizados por la crítica de arte Murielle Rigaux.

Según el artista, su interés por desfigurar la imagen es inconsciente, "pero yo logro hacer una lectura de eso, y creo que es porque allí hay un trabajo existencialista, que está relacionado con la intimidad humana, con ver sus partes. Mi pintura es filosofía pintada, me encanta Nietzsche, leo filosofía, sociología, psicología, todo eso se ve allí, aunque no lo hago de una forma consciente’, finaliza Burgos.

Tomado de http://www.elmundo.com/portal/resultados/detalles/?idx=198781 , 2012 

horizontal rule

   
 

 
Triunfa en París

Sólo dos artistas colombianos han expuesto su obra en los Campos Elíseos, uno de los lugares emblemáticos de París: el maestro Fernando Botero y Julián Burgos, pereirano radicado hace una década en la capital gala. Hace tres años participó en VachArt, una exposición de 150 esculturas de vacas de tamaño real intervenidas por diferentes artistas, que organizó el Ministerio de Cultura de Francia para promocionar el arte contemporáneo. Flamenka, la creación del colombiano inspirada en la tauromaquia y el flamenco, fue una de las que más llamó la atención del público.

"La primera noche le robaron los cuernos, los niños se montaban encima, los borrachos se la llevaban arrastrada a veces hasta un par de cuadras y amanecía coronada de flores. Yo iba cada dos días a curarle los guayabos y retocarle las heridas dejadas por las caricias", le contó Julián a CARAS durante su paso por el país, al que vino para la apertura de una exhibición de 29 de sus obras en el Museo de Arte de Pereira. La muestra estará abierta al público hasta el próximo 17 de enero de 2010.

Como los abusos contra Flamenka no pararon, los organizadores de VachArt la montaron en un pedestal para que la gente pudiera verla pero no tocarla. Cuando la exposición terminó, la escultura fue subastada por la casa Drouot en 25 mil euros y quedó en manos de un gabinete de abogados de la Ciudad Luz. Esta no fue la única obra importante que vendió Burgos en 2006.

Ese mismo año conoció al fundador del Circo del Sol, el canadiense Guy Laliberté, quien le compró algunas pinturas. "Él adquirió dos cuadros de gran formato sobre el tema del circo callejero, tipo culebrero paisa, o la mujer  más gorda del mundo o el niño cara de mico. En 2008, de la misma serie temática, Laliberté compró una maleta de mago que contenía tres cuadernos de dibujo en forma de acordeón y también un libro hecho en cueros secos de cordero, del que cada doble página es una pintura que representa el desarrollo de una historia. Estas son como fabulillas perversas. Hay una que narra cómo un mercenario rapta a la amante del rey", dice el artista, que ha hecho toda su carrera en París.

En 2009 el pereirano participó en dos exhibiciones: Sous les draps, en la Galerie Geoffroy de la Taille, en la Ciudad Luz, y The Fools Red Shoes, que se realizó en el Chateau Saint-Amé, en Saint-Tropez, sur de Francia. Y el mes pasado su obra El beso, que forma parte de su serie sobre tauromaquia, fue subastada por la casa francesa Artcurial en 1148 euros.

Burgos comenzó a pintar en Idaho, Estados Unidos, donde vivió un tiempo en su juventud en una comunidad mormona. Como cuando llegó no sabía inglés, comenzó a expresar lo que pensaba por medio de dibujos y pinturas. Pero ya en Francia decidió estudiar artes plásticas y se dedicó a observar las pinturas de los que considera sus maestros, artistas como Rafael, El Bosco o Peter Brueghel. Estos han sido los que más han influenciado el trabajo del colombiano. Este utiliza en sus creaciones las composiciones clásicas de los renacentistas, la narración estética de los barrocos —que se basa en cuadrículas— o la no perspectiva, que es reemplazada por una minuciosidad en el detalle, tal y como se puede apreciar en El jardín de las delicias, de El Bosco. También recurre a las figuras humanas como las que realizó Miguel Ángel, pero a diferencia de este, no pinta personajes de la mitología o de la Biblia, sino gente del común en escenarios divertidos.

Este pintor no hace paraísos o purgatorios como los maestros de antaño sino paradas de circo protagonizadas por hombres perro, jóvenes felices con los servicios que les ofrecen mujeres de vida alegre, toreros rescatando doncellas a punto de sufrir un surmenage o superhéroes de la ficción, como Superman o La Mujer Maravilla, que lo impactaron en su niñez. "Estoy contento con una pintura cuando me sorprende. Cuando comienzo una obra, parto de una idea, pero algo inesperado sucede. Entonces la obra me revela algo, por lo general se da a través del humor, también de la convergencia entre el dibujo clásico, la deformación caricaturesca y la descomposición", dice Burgos, quien utiliza materiales como acrílico, acuarela, marcadores, lápiz, carboncillo y plastilina. El año entrante expondrá de nuevo en Saint Tropez y está en negociaciones para exhibir sus creaciones en algún museo de Bogotá,

Tomado de la Revista Caras, 19 de diciembre de 2009 

horizontal rule