Lina Leal

Bogota

Pintores, Artistas Visuales (Instalaciones)

Abstracto

 

Lina Leal, artista


 Lina Leal 

http://www.linaleal.com/ 

pintora, artista visual

 
A ColArte

 

 
 
 

Nació en Bogotá, Colombia en 1972

Con una impecable consecuencia, Lina Leal ha abordado la pérdida y la ausencia como los asuntos principales de su obra. Una perspectiva personal, íntima y sincera, reflejada a través de su pintura y dibujos, fueron el punto de partida de la artista para expresar la pérdida como causa del dolor humano, que en su estado permanente fecunda la ausencia y el sentimiento de incapacidad.

Una vez explorado su interior a partir de la pintura y el dibujo, la búsqueda de Leal se extendió hacia su obra plástica y su trabajo con las comunidades bajo el eje temático de las “Pérdidas y Ausencias”. Tanto sus instalaciones como sus talleres son ámbitos que componen una misma labor artística encaminada hacia quienes han vivido estos sentimientos de forma más cercana. Leal busca, por medio de la misma, conocer estos espacios, afectos y objetos, a fin de exorcizar los sentimientos provenientes de dichas experiencias y buscar una reconstrucción y reivindicación frente al dolor. 

EXPOSICIONES INDIVIDUALES

Alonso Garces Galeria/ AGUA. Bogotá, 2009
Casa LAMM/ +Memorias, Mexico, D.F. 2008
Arte Consultores/ Recorridos. Bogota, 2007
Galeria La Cometa. Los Otros. Bogota, 2006
Galeria Entrearte. Los Otros. Bogota, 2005;
Convenio Andres Bello, Los Otros. Bogotá, 2004. 

EXPOSICIONES COLECTIVAS

Sala de Exposición Camara de Comercio de Bogotá/ Medidas, Bogotá, 2009
FIA, Feria de Arte de Caracas/ Galeria La Cometa. Descensos. Caracas, 2009
Nohra Haime Gallery/ Tejidos. Nueva York, 2009; Art Chicago. Nohra Haime Gallery/Chicago, 2009; Pinta. The Modern Contemporary Latin American Art Fair/ Galeria La Cometa, Nueva York, 2008
FIA – Feria Internacional de Arte de Caracas/ Galeria La Cometa, Venezuela, 2008
Salon de Arte Joven / Club El Nogal, Bogota, 2007
La Otra. Feria de Arte Contemporaneo/ Galeria La Cometa, Enjoy the Landscape, Bogota, 2007
Galeria La Cometa/ El Dibujo Colombiano en el Siglo XX,  Bogota, 2007;
Artbo. Feria de Arte de Bogota/ Galería Entrearte, 2006; Artbo. Feria de Arte de Bogota/
Galería Entrearte, 2005; Galería Entrearte/ Los otros, Bogota, 2005.
Galería Club El Nogal / Pequeño Formato, Bogotá, 2004;
Galería La Cometa / Nueva Pintura Colombiana, Bogotá, 2004.
Proyecto La Perdida y La Ausencia/ Talleres de reparacion y perdon. Apoyado por la Organización de Estados Americanos OEA, 2007/08.

- Vea más ent: http://www.galerialacometa.com/artista/83/Lina+Leal#sthash.SleEkuba.dpuf  

horizontal rule

   
   
 


 Exposición con el agua como hilo conductor

Lo primero que hay que hacer al entrar a la exposición Agua, de Lina Leal, es no dejarse llevar por las apariencias. La advertencia no sobra porque en medio de tantas obras que hacen referencia a la guerra, los desaparecidos y otros desmanes, ver cómo caen cuerpos, cómo el agua bańa pequeńos muńecos de plomo (algunos de ellos soldados) y escuchar el sonido de una corriente de agua junto a otras figuritas de gente en miniatura puede hacer pensar que esta muestra habla de esos temas.

Por eso, Leal aclara de una vez: "La obra no trata de un conflicto específico. Habla del poder y del dejar pasar". Obviado el tema, sumergirse en las seis instalaciones que propone en la galería Alonso Garcés, en Bogotá, resulta fácil. Las salas están casi a oscuras, así que al aguzar los sentidos se escucha el agua que corre en un cuarto, mientras, al frente, una proyección muestra sobre una persiana vertical las imágenes de la lluvia que corre en una ventana.

El agua funciona aquí como una metáfora de lo que corre, de lo que sí pasa, de lo que es imposible detener, a no ser que sea el agua misma.

"Cuando guardas cosas, las congelas, pierden su valor, pero las mantienes ahí", dice.

En realidad, las cubetas contienen resina, que parece hielo. La penumbra, el sonido, los materiales (resina, plástico, metal) producen un ambiente que permite que la exposición tenga mucho de sensorial.

Es como si fuera más para sentir que para pensar o para pensar a través de las sensaciones.

Tomado del periódico El Tiempo, 25 de agosto de 2009

horizontal rule

 


Exposición AGUA, en Alonso Garcés Galería 2009

Lina Leal ha trabajado artísticamente hace mucho tiempo sobre los conceptos de "pérdida" y "ausencia", pero creo que nunca antes, como ahora, ha logrado hacer tan visualmente concretos sus pensamientos:

Los seres que llueven como el agua y que corno el agua, desaparecen vertiginosamente... los objetos encapsulados en cubos de hielo que pueden derretirse...

Los recuerdos bordados en pańuelos que se puede llevare! viento...

Son elementos que conducen al observador, no solo a preguntarse por su significado, sino a introspecciones sobre su propia vida, sobre lo que ha retenido pero se ha ido, lo que se ha ido pero ha vuelto y lo que espera que llegue y permanezca...

Eduardo Serrano

"Las instalaciones de Lina, son una obra muy interesante porque muestran a una artista inteligente que está pensando primero en comunicar algo que es bello pero que al mismo tiempo tiene un fondo importante que va mas a allá de la pura decoración, ese transfondo es para que nosotros los observadores lo averigüemos. Básicamente me parece que es una obra que se comunica muy bien con el espectador y es novedosa por la utilización de las nuevas tecnologías que en otras épocas no estaban a la disposición de los artistas."

Santiago Cárdenas

Corno observador del arte, la obra que Una Lea! nos presenta en esta exposición, tiene como planteamiento escultórico la transparencia, tema acertadamente resuelto y que a mi manera de ver, no va inducido por el título de la muestra: AGUA

En esta oportunidad, como pretexto, Leal ha usado unas estructuras, bien en metal o en cualquiera otra materia orgánica para lograr su objetivo: la transparencia. Es de advertir que no recurrió a un elemento plástico o pictórico para conseguirlo. Esto se observa claramente en la obra "Descensos": esas caídas están logradas de tal manera que uno se olvida del uso que estas estructuras tienen en la cotidianidad.

En verdad, queda uno atrapado en la obra en el buen sentido de la palabra, y este es el motivo que nos induce a tocarla, palparla, en fin, acariciarla porque quiere estar inmerso en ella.

Leal, sin pretender complacer en su muestra, no recurre al rechazo o al absurdo de! planteamiento para llamar nuestra atención; por el contrario, lo que se desarrolla en uno es el deseo de ir al encuentro de la obra y hacerla suya.

No tengo dudas que esta muestra no será indiferente al espectador, llamará su atención, los juicios serán encontrados y será, justamente esto, lo que enriquecerá la crítica de la obra.

Pedro Rendan Oropeza Curador-Venezuela

Es un trabajo que evoca la memoria, no del país sino de los temas que uno quisiera que se olvidaran, de los temas que uno quisiera que el agua se llevara o transformara, que limpiara; como si fuera necesaria una transfusión. Veo el agua en el trabajo de Lina como una transfusión de la sangre del colombiano que tiene que limpiarse. Todos los cuerpos que están cayendo en la ducha con ese efecto tridimensional, con movimientos hermosísimos están evocando esas malas memorias que tenemos todos los colombianos y que nos cuesta mucho trabajo limpiar, borrar, decantar, superar; lo mismo en los cubos son momentos atrapados, instantes atrapados que uno quisiera desaparecer y disolver lentamente con un buen vaso de whisky en una buena conversación pero digerirlos y hacer la digestión de todos esos eventos, episodios, objetos que acaban con la nuestra vida y que no ha dejado que esta sociedad evolucione tranquilamente. Yo creo que es un trabajo que tiene y provoca muchas reflexiones importantes para cambiar la memoria del colombiano y el ser del colombiano.

Ramón Jimeno

"La obra de Lina me parece paradójica. Por un lado esta relacionándose con el agua pero ella al agua le quita la fluidez, la fija, y al mismo tiempo se refiere a la memoria. El agua es capaz de guardar la memoria, de guardar la información que pasa a través de ella, me parece que Lina se refiere a eso, a como el agua es capaz de guardar la memoria y fijándola tenemos la posibilidad de recuperarla. Me parece también pertinente con lo que esta pasando en este país donde hemos perdido la memoria, en donde no sabemos de donde venimos, ni para donde vamos y esa memoria nos ayudara a descubrir quienes somos porque no lo sabemos, de pronto así podríamos transformar este país."

Gustavo Vejarano

parece interesante la manera como ella confronta quizás el hombre y el agua, el elemento vital. En algunas partes el agua es sólida y en otras el agua se esta escurriendo, talvez nos hace reflexionar sobre la fragilidad del hombre y del agua, pero al mismo tiempo creo que es una exposición en la que cada cual tiene que buscar su camino entre los laberintos y los personajes que se deslizan para encontrar su propia interpretación."

Mauricio Gómez

Tomado del folleto AGUA, exposicion en Alonso Garcés Galería, 2009

horizontal rule

 

 

Arte en estado líquido

por Carlos Felipe Angulo

Lina Leal nos recibe en su taller. El lugar es limpio y disciplinado, da la impresión de que todo objeto y herramienta ha encontrado su puesto luego de la cautelosa ponderación de su dueńa.

Lina Leal, artistaTal vez esa sea la razón por la cual se parece tanto a ella, una mujer que imprime en su interlocutor la imagen de una persona seria, inteligente y cordial, que procede con cautela cuando de hablar se trata, pero lo hace sin afectaciones y sin parecer distante. Tiene, además de talento, una cualidad muy exigente: es bella;

Cuando vivía en San Andrés, con apenas 7 ańos, participó en un concurso de pintura del que la descalificaron porque sospecharon que su dibujo había sido hecho por una persona mayor.

Su desconsuelo no fue atenuado hasta que su madre le hizo saber que, en ese caso, el agravio del que había sido objeto era en realidad un elogio. No obstante, esta joven artista bogotana no siguió su vocación. Preocupada por su bienestar económico, comenzó su vida laboral en una agencia de publicidad. En ella tuvo la fortuna de hallar un jefe lo suficientemente sensato y generoso para comprender que a la incipiente publicista sencillamente no le gustaba tanto la publicidad como el arte. Con su apoyo inició estudios en la Facultad de Artes de una destacada universidad de Bogotá, pero se retiró antes de finalizar su formación académica. Sin embargo, no menosprecia la instrucción formal que brinda la academia porque le abre nuevas perspectivas al artista plástico y ofrece las herramientas para desenvolverse con soltura entre las distintas técnicas del mundo artístico. Aun así, Lina tiene claro que en su oficio la única acreditación relevante son las obras.

Hoy en día, casi diez ańos después de su primera exposición, puede preciarse de tener una robusta obra pictórica, además de las sugerentes instalaciones enmarcadas dentro de la serie Agua; de haber expuesto en unas de las mejores galerías y ferias en Colombia, Venezuela y en los Estados Unidos, y de haber sido invitada por la OEA a participar en talleres con victimas y victimarios del conflicto armado en Colombia. Esta experiencia le permitió acercarse a la dimensión más humana de una guerra sobre la que muchos de sus compatriotas solamente tienen noticias gracias a las imágenes asépticas que ofrece la televisión.

Tanto en la serie Memorias, que comprende dibujos, fotografías y pinturas sobre distintos soportes, así como en Agua, la oposición entre dos elementos da solidez a su propuesta artística. La pérdida y la ausencia, el amarre de la memoria o la pretensión de detenernos en nuestros hábitos... siempre hay dos términos contrapuestos y paradójicos que delimitan y seńalan el espacio donde finalmente todo se resuelve: żla vida?, żel presente? Pero lo más inquietante de su obra, tan íntima y personal que al apreciarla se siente como si nos susurraran un secreto, es que no hay ningún drama que se despliegue en ella, sino un ejercicio de reflexión al que somos invitados mediante una estética delicada y translúcida que nos recuerda que en el arte plástico contemporáneo la belleza y el contenido no son incompatibles.

Sus últimas obras están llenas de simbolismos. Descensos, asi se llaman las instalaciones en las que objetos comunes como una ducha, un sifón, pequeńas figuritas de soldados de plomo, sillas, monedas, entre otros, se disponen para crear la ilusión del agua corriendo. Una alegoría apacible que evoca la superflua tarea de querer retener cosas cuya naturaleza es, como la nuestra, puramente transitoria.

En este momento Lina se ve segura y, aunque hace algunos ańos vaciló al suponer que no podría subsistir con este oficio, en este momento prepara las obras que serán subastadas en Christie?s de Nueva York. Fue invitada por una representante de esta casa que vio su obra expuesta en la Galería La Cometa, de Bogotá, durante una visita de trabajo.

Teniendo en cuenta su experiencia en los talleres a los que fue invitada por la OEA, żqueda algún tipo de contenido político en su obra?

En mi obra el único tema político que toco es el poder, y no necesariamente el poder político. Cuando nos queremos apegar a algo esa es una manifestación del poder. Sin embargo, creo que uno como artista tiene la responsabilidad de ser un canal para la gente. Dentro de mi experiencia en los talleres con los desplazados hallé una forma de decirle a la gente: "ĄMire! Aquí están pasando este tipo de cosas". El conflicto lo abordamos de una forma general y abstracta y resulta que es mucho más profundo. En el conflicto cada persona es una historia, cada individuo vive una problemática complicadísima. La ayuda del Estado no puede ser únicamente económica, también hay que ayudar desde otros aspectos un poco más importantes como el afecto. En este país el problema del afecto es tan grande que las personas tienen más discapacidades para integrarse a la sociedad por haber sido maltratadas, rechazadas y abandonadas. żQué amor puede dar alguien que siempre ha vivido en esas circunstancias? Como dije, es imposible no tocar el tema político, pero no es central en mi obra.

Ahora que está explorando nuevas técnicas expresivas, żsigue pintando?

Sí, sigo pintando, pero no como lo hacía antes, ya no pinto cuadros como tal. Hoy en día, si en las instalaciones necesito un dibujo, lo incluyo dentro de la obra. Ahora estoy experimentando con el tejido, que tiene que ver con la sanación, con la posibilidad de enmendar. Me gusta explorar, no me gusta quedarme en una sola cosa y siempre estoy buscando diferentes medios en mis obras; ahora, por ejemplo, estoy haciendo un video, es decir, estoy en el proceso de investigación de ese medio. También estoy haciendo una obra con movimiento, pero todo eso está en proceso. A mí me gusta mucho el tema de los fluidos, nosotros somos agua, somos un fluido. Eso tiene mucho que ver con el concepto de retener y soltar.

żCómo se produjo esa transición de la pintura a las instalaciones y a estas nuevas técnicas?

En realidad son cosas espontáneas. Siempre tuve proyectos distintos, lo que sucede es que cuando uno se siente más sólido en el proceso creativo ya puede dar el siguiente paso.  Esa transición es espontánea.

Su obra no es muy colorida. żPor qué no hay colores fuertes en ella?

En realidad los tonos blancos y grises que uso son el color. M i obra es muy blanca. żPor qué?, probablemente porque yo soy así, de hecho me visto con esos mismos colores. Pero a mí eso no me parece tan importante, lo realmente importante es el concepto de la obra, lo que ella dice.

żCuáles son los artistas más influyentes en su carrera?

Me gusta mucho Louise Bourgeois. Ella tiene una obra que se llama La destrucción del padre, de ahí saco muchas cosas para el taller que hice con los desmovilizados. Ella es un punto de referencia que está presente. Otra artista que admiro es Sophie Calle, en ella los objetos son una parte importantísima en la estructura de la obra. De los colombianos: Oscar Muńoz, Miguel Angel Rojas, José Alejandro Restrepo, entre otros. También me gusta mucho Doris Salcedo, porque, además de la admiración que siento por su obra, por su simplicidad y coherencia, le tengo un gran respeto por haber enfrentado la critica desfavorable en Colombia y haber tenido el valor de irse. Además, porque ser artista y ser mujer es muy duro.

Tomado de la Revista Summus No. 18, agosto de 2012 

horizontal rule