Catalina Sandino

Bogota

Actores (Cine)

Personaje

 


Catalina Sandino

actriz

 
 

 

   
 
Bogotá, 1982

Actriz - filmografía
(In Production) (2000s)
  1. La reencarnación (2016)
  2. Falling Skyes
  3. American Gothic
  4. The Affair
  5. La cristiada (Mexico, 2010)
  6. Eclipse (2009)
  7. Che (2008) ... Aleida March
  8. El argentino (2007)
  9. Guerrilla (2007)
  10. El corazón de la tierra (2007)
  11. Love in the Time of Cholera (2007) (pre-produccion) .... Hildebranda Sanchez
  12. The Heart of the Earth (2007)   .... Blanca Bosco
  13. The Hottest State (2007)   .... Sarah
  14. Fast Food Nation (2006) .... Sylvia
  15. Paris, je taime (2006) .... Ana - segment Loin du 16ème
  16. Journey to the End of the Night (2006) .... Angie
  17. Maria Full of Grace (2004) .... María Álvarez
     

Personal - filmografía

  1. Rumbo a Premios Juventud 2005 (2005) (TV) ....
  2. The 77th Annual Academy Awards (2005) (TV) ....  - Nominada: Mejor actriz protagónica
  3. The 20th IFP Independent Spirit Awards (2005) (TV) ....
  4. 11th Annual Screen Actors Guild Awards (2005) (TV) ....- Nominada
  5.  "The Late Late Show with Craig Kilborn"
    ... aka The Late Late Show (USA: short title)
        - Episode dated 20 August 2004 (2004) TV Episode .... 
  6. "¡Despierta América!"
        - Episode dated 15 July 2004 (2004) TV Episode ....
     
 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


CATALINA SANDINO

Por Olga Lucía Lozano, editora de Conexión Colombia

No llegó al cine respaldada por una extensa hoja de vida. De hecho, su experiencia como actriz cuando el director Joshua Marston la vio por primera vez en una audición era bastante reducida. Sin embargo, Catalina Sandino logró lo que pocas superstars consiguen después de varios años de trabajo: protagonizar una película, ser reconocida por la crítica internacional, ganarse el Oso de Plata a la mejor actriz en Berlín, ser nominada como mejor actriz a los premios del Gremio de Actores de Cine (SAG) de Estados Unidos, a los premios Independent Spirit, dedicados al cine norteamericano independiente, y al premio Oscar.

Así, sin previo aviso. Sin que la prensa colombiana la presentara en sociedad, sin que alguien dijera en televisión que era la nueva promesa de las artes escénicas. Esta bogotana, nacida en 1981, dejó de ser, en cuestión de meses, una desconocida y se transformó en la actriz con mayor proyección internacional de un país que pocas veces soñó con que el Oscar fuera siquiera posible.

Si bien su aparición en María llena eres de gracia se convirtió en tema de reseñas periodísticas, fueron sus nominaciones las que la transformaron en un fenómeno de medios. De pronto Colombia entera empezó a opinar sobre ella, sobre su calidad interpretativa, sobre su vida familiar, sobre sus limitados estudios en una academia local y, por supuesto, sobre si la nominación al Oscar era sólo resultado de un golpe de suerte. Además, y como suele ocurrir con las figuras públicas, de manera indirecta Sandino empezó a recibir instrucciones sobre lo que debía lucir, sobre lo que el país esperaba que dijera y sobre su comportamiento como representante de la colombianidad.

Sin embargo, en ambos casos (comentarios e indicaciones) fue y es difícil atinar con ella. Imposible saber a estas alturas si llegó al Oscar simplemente porque los astros se alineraron para que así fuera. Como imposible evaluar su carrera actoral a partir de un único trabajo. Habría que decir entonces que lo maravilloso de Sandino es ser una actriz principiante, con la presencia escénica suficiente para atraer la atención de los espectadores, y no una insulsa diva en formación.

No importa si se rebela contra las indicaciones, si se resiste a vestir trajes de diseñadores nacionales y si no saca el pasaporte colombiano cada vez que la entrevistan. No importa si se opone a dejar de ser ella. En últimas, esa es precisamente una de sus grandes virtudes, eso es lo que le permite estar más preocupada por seguir sus estudios de arte dramático en Nueva York, que por hacer el curso completo de superestrella. Eso es lo que le permite sorprenderse con la misma intensidad ante cada escena de una película que ante la noticia de una nominación al Oscar.

Hasta cuando Sandino apareció con nombre y apellido en María llena eres de gracia, ni ella ni el país creían que una colombiana pudiera estar al mismo nivel de Imelda Staunton, Kate Winslet, Hilary Swank y Annete Benning. Pero lo estuvo. Hasta cuando ella llegó a ese mundo esquivo para la mayoría de los latinos, nadie se imaginaba que una mujer que se parece más a las amigas de la cuadra de cualquier adolescente colombiana, que a Angelina Jolie, iba darse el lujo de votar para elegir a los nuevos nominados y ganadores de la estatuilla que ella logró acariciar.

Tomado de la Revista Semana, Edición No. 1224, 17 de octubre de 2005


 

 


La desempleada que triunfó en Berlín

por Freddy Pachón N.

La decisión estaba tomada. Catalina Sandíno no presentaría un casting más. Luego de varios intentos, en los cuales siempre con disimulo, el rechazo disfrazado era: "Quedaste de semifinalista, te llamaremos...". Pero su teléfono jamás resonó. Haciéndole trampa a sus juramentos, llegó con largas horas de entrenamiento, ansiosa y con el corazón en la mano, a quedarse con el papel de `Miranda en la telenovela El Inútil. Era el año 2000. "¿Qué haces aquí, si tú no sabes actuar?", le dijo el jefe de ese castíng, y con ello, las ilusiones de Catalina se fueron al carajo. ¿Por qué diablos tengo que pasar por esto? Fue cuando le dijo adiós al sueño de actriz.

Esa despedida o, mejor, la anécdota, le rondó en la cabeza el pasado 14 de febrero cuando alcanzó el más alto galardón que ha recibido un actor o actriz colombiana en toda la historia del cine nacional: el Oso de Plata a la mejor actuación femenina del Festival internacional de Cine de Berlín (Alemania, el evento más importante del séptimo arte de Europa, luego de Cannes. En enero, ya había obtenido y el galardón del público en la meca del cien independiente, el Festival de Sundance, en Estados Unidos.

La interpretación es la de María Álvarez en María, llena era de gracia, la cinta del director estadounidense Joshua Marston, que narra la historia de una muchacha colombiana embarazada, de 17 años, cultivadora de rosas que se hace "mula", y descubre el infierno en Nueva York.

Un personaje para el que Catalina, de 22 años, la niña del barrio Nicolás de Federmán, la estudiante bilingüe del San Jorge de Inglaterra, la alumna aplicada de la academia de actuación de Rubén Di Prieto, la debutante de Comunicación social en la Javeriana, y la hija de un par de médicos veterinarios que se la han jugado toda por ella, se internó por semanas en una plantación de flores de Tabío, donde conoció de cerca el trabajo y vida de estas jóvenes, buena parte de ellas llegadas de barrios del sur de Bogotá.

Su primer papel profesional, al que su dedicación y el esmero con el que director la guió paso a paso durante las grabaciones en Ecuador, le valieron la estatuilla que han obtenido consagradas de Hollywood o la misma Charlize Theron, triunfadora del Globo de Oro, firme candidata para alzarse este año el Oscar, con quien la bogotana compartió Oso de Plata.

Con tanto pergamino, en teoría, Catalina está en el cielo. Sin embargo, desde la otra línea del teléfono en Nueva York, su tono de voz es firme, se nota una joven `aterrizada, como para no creerse los cuentos de hadas, no dejarse deslumbrar por alfombras rojas ni por vestidos de diseñadores afamados ni muchos menos posar de la nueva diva del cine colombiano cuando sabe que apenas arranca. Luego de la fiesta en cuestión de dos días, ya estaba en su mundo de nuevo: un pequeño apartamento de Nueva York, ciudad en la que se grabó la última parte de la película, y en la que decidió quedarse. Allí entre cuatro paredes, donde meditó tantas decepcíones de los canales de televisión colombianos, y en el que por primera vez le tocó meterse a preparar un arroz en una cocina; allí escucha Aterciopelados y a Carlos Vives, y se refugia estudiando las lecciones del Instituto Lee Strasberg, la academia de actuación a la que actualmente asiste, y por la que han pasado estrellas como Al Pacíno y Jane Fonda. Donde su teléfono no descansa desde que descargó las maletas de Berlín. Una lluvia de mánagers de toda clase que desean representarla, libretos de toda índole que quieren que lea y ofrecimientos para convertirse la nueva diva del melodrama en América Latina.

Catalina no tiene afanes. Luego de un premio como el de Berlín, Colombia, cineastas y cinéfilos estarán pendiente de su nuevo rol. Probablemente ya no tendrá que hacer tantas audiciones, las que en el pasado asimilaba a rechazos y fracasos. Excepto cuando le tocó la de María, llena eres de gracia, a 1a que llegó por accidente, forzada, escéptica, y más por un cumplido a su madre Marta Moreno. Una patóloga que, sin darse cuenta, condujo a su hija a la actuación, el día que la inscribió en la academia Charlot para que venciera la timidez. Allí no se amañó, pero en la de Rubén Di Prieto no sólo dejó la `pena de presentarse en público, de ir a la tienda de la esquina o hacer amigos y divertirse como las de su edad, sino que a través de esas clases encontró gran gusto por arropar su personalidad, con tantas vestimentas ajenas a la suya. Allí hizo varios montajes de teatro, pero, sobre todo, fue donde se comvenció de que lo suyo realmente sería la actuación.  

Con las lecciones de su maestro Di Prieto, quien hoy grita a voz en cuello que el premio de su alumna es una enseñanza para un país, en el que "pululan actrices y actores de silicona y músculos; y es un galardón que no fue ganado en la cama de ningún director o personaje de la pantalla, fue que llegó a Tucán Producciones, de Jaime Osorio -el coproductor colombiano de la película-, a convencer que podría ser la que Marston tanto buscaba. No sabía Catalína que se descabezaron 800 jóvenes antes que ella llegara. Eran los últimos intentos de Marston porque el filme iba a ser postergado al no encontrar a esa niña corajuda y con gracia. Para Marston, luego de varios cortos, `María era su primer largometraje. Su opera prima. Durante meses para escribir el guión investigó en Colombia, visitó cultivos de flores, conversó con "mulas" en las cárceles del país y del exterior, se hospedó con familias humildes, buscó agentes de inmigración, aprendió cómo se empaca la cocaína y heroína en pepas de látex -del tamaño de un dedo- que luego se tragan los transportadores de la droga, asistió a centros de adolescentes embarazadas y hasta conversó con cirujanos y abogados que han atendido casos de mulas... Y fue en Tucán Producciones donde un día reunió a todo el equipo y, de repente, abrazo a Catalina: "Wellcome, eres María". La búsqueda había concluido. El ensañamiento no era gratuito: es ella María Álvarez, quien lleva el peso de la película, y está presente en la mayoría de las escenas.

Con la tranquilidad de un Ecuador, donde se grabó gran parte de la película por cuestiones de seguridad, sin la presencia de extraños, con un director obsesivo en el detalle, y el foco de la cámara todo el tiempo sobre `María, se grabó durante tres meses antes de llegar a la Nueva York, donde se finalizó. Cuando concluyeron las grabaciones, Catalina de inmediato llamó a Bogotá: "Mami, lo he decidido: no me reserves más la uníversidad, definitivamen te no seguiré Comunicacióri.

Recientemente hizo su debut en los escenarios de Nueva York en la Compañía de Teatro Frog & Peach con una producción de Shakespeare, El Rey John. De la mano de la gente del canal HBO (patrocinador de la película), de sus profesores del Strasberg, y del mismo Marston, Catalina dice que por ahora quiere continuar en las tablas.

Esta semana estará sentada en primera fila durante la apertura del Festival Internacional de Cine de Carta gena, y será el tiempo el que indique si la niña que algún día fue tímida, catalogada de perversa actriz y de sempleada en Colombia al no convencer a ningún director de casting, logró traspasar la impresionante osadía que hizo en Berlín.

Tomado de la Revista Cromos No.4488, 23 de febrero de 2004


 


Catalina: pícara con suerte

Catalina Sandino, la que a punta de rechazos en las cadenas televisivas locales había estado a punto de abandonar sus sueños de actriz, ahora es famosa. "La revelación del año", aseguran los medios especializados. Antes de su año triunfal, ganó seis premios, incluidos un India Catalina en Cartagena, revelación en el Festival de Sundance y un Oso de Plata en Berlín. La que alguna vez dijo que quería ser publicista, ahora vive en Nueva York (pero ya no trabaja de mesera, no llora en las noches de frío y soledad y no hay ninguna posibilidad de que se regrese a Colombia a algo más que a vacacionar), tiene propuestas para hacer tres películas y se ha convertido en la única colombiana en la historia en ser nominada a un premio Oscar como mejor actriz, por su papel en María llena eres de gracia, honor que compartió con Annette Bening, Hilary Swank y Kate Winslet. Se pasea por la alfombra roja de las luminarias del cine y aparece en los listados de los medios estadounidenses de las latinas más bellas, junto con Jennifer López y Salma Hayek.

Tiene talento (claro), pero también suerte: Audicionó, la eligieron, filmó, enloqueció a los críticos (aunque algunos, que hoy bajan la cabeza, acusaron su actuación de plana cuando se presentó en Berlín) y se ganó un Oso (iempatada con Charlize Theron!). Hoy en Hollywood preguntan por esa mujer de cabello largo y negro. ¿Quién es? ¿De dónde salió? ("¿Alguien sabe dónde queda Colombia?"). Ella sigue cumpliendo sus sueños, los que siempre había acariciado, como viajar a la Gran Manzana para prepararse como actriz, conocer a Merryl Streep (quien incluso la felicitó por su actuación) y conversar con Al Pacino. La etapa de la televisión ya se la saltó (y no le interesa para nada). Hoy le da gracias a la vida por aquellos que alguna vez le dijeron que no (hoy en día podría estar de figurante en alguna telenovela nacional). Sigue considerando las propuestas adecuadas (no le interesa una carrera de bomba sexy latina) y asegura no estar preocupada por lo que le depare su carrera. Bueno, con una nominación al Oscar en su primera aparición frente a una cámara, el futuro no parece ser un gran problema.

Tomado de la Revista Cromos No.4583, 26 de diciembre de 2005


 


MÁS QUE SUERTE

El año pasado, cuando Catalina Sandino recibió el Oso de Plata y una nominación a los premios Oscar por su papel en María llena eres de gracia, más de uno, en medio de la sorpresa de ver una colombiana en la alfombra roja de Hollywood, aseguró que había sido cuestión de suerte, que ella era así, que no había tenido que actuar, que no iba a hacer nada más en mucho tiempo.

Este año, Sandino les demostró a sus detractores que tenía suerte, sí, pero también talento. En poco menos de un año la colombiana filmó Paris, je taime, dirigida por Walter Salles (Diarios de motocicleta); FastFood Nation, al lado de Patricia Arquette y Bruce Willis; The Hottest State, con Ethan Hawke como director; Journey to the end of the night, con Brendan Fraser; El corazón de la tierra, dirigida por el español Antonio Cuadri, y El amor en los tiempos del cólera, de Mike Newell (Harry Potter). Para redondear, se casó, supuestamente para toda la vida, en una gran fiesta en Cartagena, con el luminotécnico David Michael Elwell. Tiene estrella.

Tomado de la Revista Cromos No. 4634, 25 de diciembre de 2006


 


Catalina en filme del Che

La actriz colombiana Catalina Sandino Moreno, nominadta al Oscar por María, llena eres de gracia, se sumó al elenco de las dos películas sobre el revolucionario cubano-argentino Ernesto Che Guevara, que dirigirá Steven Soderbergh. Así lo informó ayer la prensa especializada de Hollywood.

Las películas, que comenzarán a rodarse el 25 de julio en España y que se llamarán EL argentino y Guerrilla, tendrán como protagonista al puertorriqueño Benicio del Toro como el Che, en una historia completamente hablada en español y cuyo presupuesto ronda los 70 millones de dólares, adelantó la publicación Variety, la `Biblia de la industria hollywoodense.

Catalina, desde su estelar aparición como candidata al Oscar a mejor actriz por su papel protagónico en María llena eres de gracia, no ha abandonado la senda del celuloide. Por ejemplo, actuó en El amor en los tiempos de cólera, filmada en Cartagena. Además de Catalina Sandino Moreno, cuyo papel no fue divulgado, también se subió al alenco Julia Ormond, la alemana Franka Potente (Corre Lola corre)y el cubano Jorge Perugorria (Fresa y chocolate), además de los actores españoles Jordi Molla, Oscar Jaenada, Eduard Fernandez y Rubén Ochandiano. La cinta, bajo el lente de Soderbergh,será coproducida por las empresas españolas Telecinco Cinema y Morena Films.

Los socios españoles en este proyecto contribuirán con un 25 por ciento del presupuesto total, indicó el presidente de Telecinco Cinema Alvaro Augustin, citado por Variety, precisando que el rodaje se llevará a cabo en la región de Castilla La Mancha, Madrid y Andalucía, durante nueve semanas.

Tras haber participado en el financiamiento de proyectos que alcazaron éxito internacional como Alatriste, de Agustín Díaz Yanes, y la premiada El Laberinto del Fauno, del mexicano Guillermo del Toro, Telecinco mantiene intacto su interés para contribuir en la coproducción de películas con miras a ganar el mercado internacional. "Siempre hemos querido que se rueden grandes proyectos en España, y esta es una oportunidad excelente", recalcó a la misma fuente Augustin.

Tomado del periódico El Tiempo, 20 de julio de 2007


 


La estrella

Cuando era niña. su temperamento tímido le impedía socializar con facilidad. Su madre, con la única intención de que venciera su defecto, decidió inscribirla en la academia de actuación Charlot. Allí duró poco y luego fue matriculada en la escuela de teatro de Rubén Di Prieto. en la que permaneció un largo período, hasta que se convenció de que la actuación era lo que realmente le apasionaba. Decidida a descollar, presentó varias audiciones para la televisión, pero nunca fue aceptada.

Para 2002 presentó la audición de la película María llena eres de gracia. Compitió con 900 actrices y fue escogida para el papel protagónico de Maria Ramírez. Dos años más tarde, en abril de 2004, se estrenó en Colombia, pero la película no fue exitosa y la cinta fue retirada de cartelera. Pocos intuyeron que la opera prima del estadounidense Joshua Marston se llevara el premio del público de Sundance, fuera nominada en el Festival de Berlín como mejor película y Catalina Sandino ganara ahí el premio a rnejor actriz. compartido con CharlizeTheron (por Monster). Actrices con trayectoria tuvieron que ver cómo una joven con una corta hoja de vida se ganaba el protagonismo.

Con 30 premios y 22 nominaciones adicionales, la cinta catapultó a la joven bogotana, hoy con 27 años, a la nominación al premio Oscar. Su nombre, desconocido hasta entonces, apareció en todos los diarios del mundo. Sandino se radicó en Nueva York para complementar la actuación en la academia Lee Strasberg, y ha trabajado desde entonces con directores como Richard Linklater en Fast Food Nation, Walter Salles en Paris, je taime, Mike Newell en El amor en los tiempos del cólera y el visionario Steven Soderbergh en Guerrilla y El argentino, de próximo estreno.

Tomado de la Revista Semana, Edición No.1382, 27 de octubre de 2008


 

 
La actriz colombiana, Catalina Sandino, participa en la saga más taquillera de los últimos años Interpretando a María, una vampiro que comienza un nuevo ejército la nominada al Oscar entra en el cine taquillero de Hollywood 

Catalina Sandino, ganadora en 2004 del Oso de Plata del Festival de Berlín y nominada a Mejor Actriz en los Oscar del mismo año por su papel en la co producción colombiana María llena eres de gracia, participa en Eclipse, la tercera entrega de la saga Crepúsculo. La segunda entrega de la saga, Luna nueva, se convirtió en el éxito más taquillero de 2009 y es el tercero en la historia del cine estadounidense, después de Batman, el caballero de la noche y El hombre araña 3.

Eclipse está programada para estrenarse en junio de 2010, es protagonizada por Ashley Greene, Robert Pattinson, Kristen Stewart y Jackson Rathbone. La película se desarrolla en Seattle, ciudad que es asolada por una serie de misteriosos asesinatos y un vampiro malicioso sigue en búsqueda de venganza, en ese ambiente, Bella, una vez más, se encuentra rodeada de peligro. “En medio de todo, Bella Swan (Kristen Stewart) se ve obligada a elegir entre su amor por Edward Cullen (Robert Pattinson) y su amistad con Jacob Black (Taylor Lautner) a sabiendas de que su decisión tiene el potencial de encender la eterna lucha entre el vampiro y el lobo. Con su graduación acercándose rápidamente, Bella tiene una decisión más que tomar: la vida o la muerte. ¿Pero cuál es cuál?”, reza el avance de la trama que ha suministrado Summit Entertainment a los medios. En Eclipse, Sandino interpreta a María, una vampiro que inicia un nuevo ejército. Ella cambió a Jasper Whitlock, que ahora es Jasper Hale, y lo puso en su ejército. Él se quedó con ella e hizo crecer su ejército, pero cuando él decidió dejar el ejército, estaba débil. Su personaje juega un rol vital en Eclipse, porque Jasper no sería parte del clan de los Cullen, sin ella.

Catalina Sandino también ha ganado 10 premios más y otras cinco nominaciones en importantes festivales alrededor del mundo, entre los que se destacan el de Mejor Promesa del Festival de la Asociación de Críticos de Chicago y Mejor Actriz Protagónica de los Independent Spirit Awards. El año pasado participó, junto a Benicio del Toro, en las dos películas sobre el “Che” Guevara de Steven Soderbergh. También ha hecho parte del elenco de El amor en los tiempos del cólera (2007) de Mike Newell, El corazón de la tierra (2007) de Blanca Bosco, The hottest state (2006) de Ethan Hawke, fue protagonista de Fast food nation (2006) de Richard Linklater y de uno de los segmentos de París, je t’aime (2006) dirigido por Walter Salles.

Tomado de http://www.locationcolombia.com/secciones/boletin/noticia.php?tipo=noticia&id=30


 
 


Vampiresa latina en Eclipse

Es Maria, vampiresa en EclipseDe manera discreta, sin bombos ni platillos, la actriz colombiana ha conquistado terreno poco a poco en Hollywood. Al contrario de tantas, que convierten cualquier llamado a los sets de la Meca del cine en un suceso mediático, ella se ha concentrado en su carrera, de espaldas al ojo de la prensa y convencida a lo mejor de que la modestia siempre se impone. Quizá por eso, es que ha pasado casi inadvertida en el país su participación en la taquillera película Eclipse, tercera secuela de la saga Twilight, donde interpreta un papel breve, pero con un inequívoco significado: la colombiana ya está eh el gran mercado del cine mundial.

Su estremecedor papel en María llena eres de gracia, por el cual estuvo a punto de ganarse el Premio Osear en el 2005, ciertamente le valió el derecho a luchar por un espacio en el cine internacional, en principio en películas de corte independiente, de distribución reducida o de lo que se ha dado en llamar cine arte. Así, los roles de su naciente carrera fuera de Colombia estuvieron muy en la misma línea de María llena eres de gracia, ambientados en la dureza de la ciudad, la marginalidad o los bajos fondos.

Pero no se trató para nada de oportunidades insignificantes. En Viaje al fin de la noche, por ejemplo, actuó junto a Brendan Fraser, en el 2006. Ese mismo año, compartió reparto con figuras de renombre como Bruce Willis, Ethan Hawke, Patricia Arquette, Wilmer Valderrama y Avril Lavigne, en Fast Food Nation. Hawke quedó tan complacido con el trabajo de la colombiana, que ese mismo año la reclutó en el elenco de The Hottest State, cinta que dirigió, basada en su propia novela, del mismo nombre.

En una siguiente etapa de su carrera, el talento de Catalina cobró una mayor preeminencia en El amor en los tiempos del cólera, que le dio la oportunidad de volver a rodar en su patria, esta vez como Hildebranda Sánchez y al lado de Javier Bardem, también merecedor del Osear; Benjamín Bratt y Liev Schreiber, bajo la dirección de Mike Newell, el mismo de La sonrisa de Mona Lisa y Harry Potter y el globo de fuego. Luego, protagonizó las dos partes de Che, la serie sobre la vida del Che Guevara, en donde interpretó nada menos que a Aleida March de Guevara, la esposa del famoso revolucionario, encarnado por otro ganador del Osear, Benicio del Toro. La segunda parte de esta producción estuvo hasta hace poco en Colombia, pero su participación fue prácticamente inadvertida, pese a encabezar el reparto.

En fin, Catalina sólo se codea con grandes directores y actores ganadores del Osear, mas le hacía falta el toque del cine de calidad, pero con ambiciones comerciales millonarias. Y eso fue justamente lo que consiguió con su paso por Eclipse, que lleva varias semanas en los primeros lugares en la taquilla, con la que ha recaudado más de 470 millones de dólares. Como se recuerda, la saga Twilight es el fenómeno del momento, no sólo por su éxito en dinero, sino por su penetración en el gran público, especialmente el de los jóvenes, que experimentan una inusitada obsesión por el mito de los vampiros. Ha sido además el semillero de nuevas estrellas de Hollywood como Robert Pattinson, Taylor Lautner y Kristen Stewart.

En Eclipse, Catalina interpreta a una vampiresa mexicana, María, que aparece en los recuerdos de Jasper Hale, interpretado por Jac-kson Rathbone, en las guerras de vampiros acaecidas en el sur de Estados Unidos en el siglo XIX. Es perversa, ardiente y maquiavélica, y como líder de una banda de vampiros neonatos, transformó a Jasper en uno de ellos. En el presente de la película, transformado ya en un ser bueno, él aplica las lecciones bélicas que aprendió con ella en favor del clan Cullen, al cual pertenece junto al protagonista, Edward Cullen, interpretado por Pattinson.

"Me lo ofrecieron y, chévere, porque nunca había hecho un papel de mala; siempre he hecho personas muy, muy reales", dijo hace poco en una entrevista, en una clara muestra, de paso, de que no ha perdido la jerga colombiana luego de seis años de ausencia del país. También dijo sentirse "fabulosa" de estar presente en el cine de gran cartel, donde la prensa estadounidense la incluye dentro de una nueva generación de actores latinos que pisan fuerte en el cine taquillera. "Es una presencia interesante, así se trate de pequeños roles. Los latinos les pueden dar a las películas un tono diferente al que ustedes (los estadounidenses) siempre ven", dijo la colombiana, cuya incursión en las grandes ligas no se detiene: actualmente filma en México la cinta Cristiada, ambientada en la Guerra de los Cristeros de los años 20, al lado de un reparto de lujo, muy impactado precisamente por esa nueva fiebre latina en Hollywood: Andy García, Eva Longoria, Rubén Bla-des, y la leyenda del cine, Peter OToole. «







Catalina Sandino
fue la primera actriz colombiana en ser nominada al Premio Oscar a Mejor Actriz por su papel en María llena eres de gracia, el cual le valió el Oso de Plata a Mejor Actriz en el Festival de Cine de Berlín de 2005. Ha participado en varias cintas reconocidas como El amor en los tiempos del cólera y Paris je t'aime. En los últimos años ha trabajado en numerosas series de televisión estadounidenses entre las que destacan Falling Skyes, American Gothic y The Affair.

Imagen y texto suministrados por Cine Colombia, 2017

 


 
  http://www.revistadonjuan.com/revista.php?edicion=10-2006   (recomendado)