Sebastian Martinez

Medellin, Antioquia

Actores

Personaje

 


Sebastián Martínez

actor

   
 

Vea otras imágenes de Sebastian Martínez en ColArte

   
 
 

Actor - filmografía
  1. "Encerrada" (2014 - pelicula colombo estadounidense)
  2. "El Estilista" (TVN -2014)
  3. "Allá te espero (2013 - telenovela) ...Alex
  4. "El penúltimo beso" (2009)
  5. "Juegos prohibidos" (2005) TV series .... Igancio "Nacho" Bueno
  6. "Sin retorno" .... Marcelo (1 episode, 2008)
        - Tacones (2008) TV episode .... Marcelo
  7. "Cabaret" (musical) (2006) .... Maestro de ceremonias
  8. "Hospital Central" (2 episodios, 2005-2006)
        - Si amanece por fin (2006) TV Episode
        - Amor de reina (2005) TV Episode
  9. "Mujeres" (1 episode, 2006)
        - Episode #1.3 (2006) TV Episode Juegos prohibidos" (2005) TV Series .... Igancio "Nacho" Bueno
  10. "Viuda de la mafia, La" (2004) TV Series .... Elkin Montes
  11. "Ángel de la guarda, mi dulce compañía" (2003) TV Series .... Kenny
    ... aka Mi dulce compañia (Colombia: short title)
  12. "Padres e hijos" (1992) TV Series .... Santiago Gallego Sánchez (2000-)
  13. "De pies a cabeza"
     

Personal - filmografía

  1. Bailando por un sueño (reality) (2006)
  2. Compañía musical de Misi

Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 

 
 
Antioquia, 1981

Sebastián Martínez es un paisa de 19 años que ha actuado en teatro y televisión. Trabajó con Misi, estuvo en De pies a cabeza y ahora participa en Padres e
hijos.

Dice que quiere ser el mejor y que puede representar cualquier tipo de personaje. Aponte le vaticina futuro por su formación actoral y por la mística con la que trabaja.

Tomado inicialmente de la Revista TV y Novelas, No.333, julio 7 de 2002, editado


 
 


Elkin Montes es un verdadero narcotraficante. Esto, gracias a Sebastián Martínez, que lo interpreta en La viuda de la mafia. Y por ese trabajo, con Kathy Sáenz, protagonizará Juegos Prohibidos, telenovela que estrenará el Canal RCN próximamente. A los 11 años, Martínez comenzó a estudiar actuación en la Casa del Teatro Nacional y en el Teatro Libre de Chapinero). Durante tres años, formó parte de Padres e hijos.

Tomado del periódico El Tiempo, 29 de octubre de 2005


 
 


El personaje del año 2005

A penas tiene 22 años de edad y está disparado. Este paisa; radicado en Bogotá, es el ídolo de jóvenes y adultos. Despierta emociones; pasiones, múltiples sensaciones Tanto en La viuda de la mafia, donde interpretó a Elkin Montes, como en Juegos prohibidos; donde encarna a Ignacio, el protagonista, no deja dudas de su talento y; de que 2005 fue su año.

"La vida me sonríe. Este año ha sido el mejor en mi carrera profesíonal, he tenido grandes satisfacciones".

Como galán o como personaje secundario, donde lo pongan, se sale con la suya, y todo gracias a su versatilidad, a su formación actoral, a su vocación manifiesta, que hace que no se pierda en la trampa de la imagen y la cosmética. Su gran desempeño, y pese a su juventud, es resultado de muchos años concentrado en la actuación. "El éxito no me ha caído del cielo, esto es consecuencia de mucha disciplina y dedicación".

Desde niño, Sebastián ha estado en escena: hizo parte del grupo de Teatro Musical Missi, estudió en la Academia Charlot, en Bogotá, pasó por De pies a cabeza, Ilegó a Padres a hijos y de ahí dio el salto a la telenovela Ángel de la guarda, mi dulce compañía.

A donde va Sebastián, sus fans to persiguen. Especialmente las mujeres, quienes suspiran al verlo y sueñan con estar cerca de él. Sin embargo, su corazón pertenece a la actriz Johana Bahamón, con quien sostiene un romance hace seis meses. "Estoy muy feliz con mi novia".

Según sus mejores amigos, el actor Lucas Velásquez y la modelo Carolina Betancourt, es un hombre serio, poco rumbero, apasionado por las motos y nada picaflor. Le gusta la estabilidad y cuando se enamora, se entrega por completo a su pareja.

También lo hace con su profesión y con sus seguidores. De ahí que haya arrasado en la votación de los lectores de la revista con motivo de la Entrega de los Premios TV y Novelas de este año. En su categoría, Actor revelación, obtuvo el 70.18 por ciento de las preferencias, el más alto puntaje de los últimos años.

Para Herney Luna, director de Juegos prohibidos y codirector de La viuda de la rnafia, Sebastián es el galán que le hacia falta a este país: "Responde al físico y al talento de un protagonista. Es instruido, tiene peso, ángel y buena energía".

Tomado de la Revista TV y Novelas No.446, 19 de diciembre de 2005


 
 

Sebastián, un tipo con estrella

por María Paulina Ortiz

Es el rostro del momento. Gana premios, como el de Mejor papel protagónico (por la novela Juegos prohibidos); se luce en el primer puesto de Bailando por un sueño; firma un contrato de exclusividad con Teleset (productora que nutre a RCN); lo eligen para Cabaret (que se anuncia como la obra más grande que se ha ya visto en el país); y hasta cumple con lo que parece una constante inevitable en las figuras mediáticas: ha estado envuelto en un chisme, con la historia del supuesto romance con la actriz Katty Sáenz, de quien, en la ficción de una telenovela, él se enamora.

Y todo esto con 23 años. Sebastián llegó, a Bogotá cuando tenía 5. Sus padres, Francisco Martínez y Adriana Naranjo, habían salido de su Medellin natal en busca de oportunidades. Primero fueron a Cartagena, con Sebastián de 2 años. Trabajaban como vendedores de ropa y dejaban al niño en una guardería del Bienestar Familiar. La cosa estaba complicada. Viajaron a Bogotá.

-Fue el momento más difícil de mi vida -dice Sebastián-. "Era un niño, pero se acuerda de todo", agrega su mamá.

Aquellos primeros años en la capital los pasaba en casa. Sus padres le jugaban con lo único que tenían: una cámara de video. Lo grababan mientras le decían "aquí está el mejor actor de la televisión", "aquí viene el famoso cantante". Así empezó a hacerse amigo de las cámaras, que ahora lo adoran. "Vivíamos en un apartamento estrato dos, en condiciones desfavorables. Pero Sebastián entendía eso", dice su papá. Así como entendió, aunque fue duro para él, cuando debió retirarse del colegio José Joaquín Castro, en grado 10, y terminar su bachillerato en un colegio distrital porque no alcanzaba la plata.

A los 9 años sus padres lo llevaron a un casting para un programa de la Fundación Social. Y no sólo fue escogido: se quedó con el protagónico para el que habían seleccionado ya a otro niño. Ese fue el primer paso de una carrera que ha ido como una flecha. Luego de ese programa entró en la Compañía Musical de Misi, que él reconoce como su gran escuela. Diez años pasó allí, sin que le cobraran por las clases. "Le di una beca por sus problemas económicos. Además, su talento era evidente -dice Maria Isabel Murillo, Misi-. Sebastián no se rinde ante nada. Más que buen actor o bien plantado, es un ser humano con un alma muy grande".

De aprendiz

Después vinieron cuatro años en Padres a hijos, un papel secundario en La lectora y el comienzo de lo mejor con sus actuaciones en El ángel de mi guarda, La viuda de la mafia y Juegos prohibidos. En estos proyeotos se ha dedicado a aprender de los que más saben, en especial de Enrique Carriazo, a quien define como maestro (y a quien venció como Mejor Protagonista en los premios TV y Novelas, en el que los dos eran candidatos).

Sebastián está más en la actitud de aprendiz que en la de sobradito. Y acepta cuando le dicen que no. De hecho uno de sus deseos, llegar a trabajar en cine, todavía no se le ha cumplido. Se presentó para el casting de Paraíso Travel, pero fue rechazado. Esto no lo deprime. Tiene optimismo y se concentra en lo que está haciendo. Basta verlo en un en sayo de Bailando por un sueño para confirmar que se mete a fondo en todo: termina con bolsas de agua en sus piernas y vendas en sus brazos.

Está aprendiendo también a moverse por su propia cuenta en el medio artístico. Dos experiencias negativas con antiguos managers lo llevaron a pensar que es mejor ir por su cuenta. Ahora las decisiones de trabajo las toma solo. "A nosotros nos comenta, pero él define", dice su padre.

Tomado del periódico El Tiempo, 9 de julio de 2006