Gloria Valencia de Castaño

Ibague, Tolima

Presentadores

Figura Humana

 


Gloria Valencia de Castaño

presentadora, locutora, animadora
La Dama de la Televisión colombiana

   
 

Vea otras imágenes de Gloria Valencia de Castaño en ColArte

   
 
Conductora de programas en TV - trayectoria:
  • El lápiz mágico
  • Por los caminos de la patria
  • Cumpleaños Ramo
  • Carrusel
  • Carta de Colombia
  • Correo cultural
  • Gloria 7:30
  • Esta noche sí
  • Conozca los autores
  • $13.000 por sus respuestas
  • El precio es correcto
  • Naturalia
  • El modo de la moda *
  • La moda en Bogotá *
  • Uno es de ley *
  • La llamada Sears *
  • Cosas de mujeres
  • Viaje alrededor del arte
  • Por los caminos de la patria
  • Programa de Avianca *
  • Temas de ayer y hoy *
  • Sección Adelante con la moda *
  • Seis mil pesos por sus respuestas *
  • Vanidades femeninas *
  • El pais de las maravillas *
  • Mi terruño *
  • El modo y la moda
  • Estudio uno *
  • Los tres a las seis *
  • Martes con Gloria

Locutora habitual de programas culturales en la emisora HJCK El mundo en Bogota


 
   * Datos suministrados por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005
 
 


Unica e irrepetible

por Néstor Panader

Cuando el 13 de junio de 1954 se efectuó la primera transmisión de televisión en Colombia, Gloria Valencia ya llevaba cuatro años enriqueciendo la cultura de los colombianos.  Había iniciado esa difícil labor junto con su esposo Álvaro Castaño Castillo en la emisora de frecuencia modulada, HJCK, fundada en 1950.

Desde un principio cautivó a la selecta audiencia de esa estación con su claro timbre de voz y cálida personalidad, que complementaba eficazmente con una gran fluidez verbal y amplia cultura. Cuando algunos años más tarde, en 1960, entró a la televisión, ese carácter la hizo célebre y rápidamente le ganó el cariño de los colombianos, quienes no se perdían ninguno de sus programas y quienes le otorgaron el merecido título de Primera Dama de la Televisión Colombiana. 

La vida de doña Gloria ha estado llena de aciertos, pero por lo menos dos han sido fundamentales para explicar su éxito profesional: el primero fue enlazar con sabiduría los dos medios que han ocupado por más de medio siglo sus horas de trabajo y sobre los que ha vertido todo su talento: la radio y la televisión. Porque utilizó el incomparable acervo de la HJCK no solo para nutrirse intelectualmente e informarse, sino como germen de muchos de sus programas de la pantalla chica, medio que debió hacerla muy feliz porque con él podía enseñar a más personas y porque contaba con el didáctico recurso de la imagen y tiempo después con el atractivo del color. 

El segundo acierto de Gloria Valencia es un don natural, el que la ha hecho única, irrepetible, imperecedera, siempre contemporánea: se llama versatilidad, y con ella cautivó, y aún cautiva, a todas las audiencias, vistas cronológica, generacional, profesional y regionalmente. Porque era la ilusión de los niños cuando entregaba regalos en su programa de finales de los 60 y comienzos de los 70, Feliz cumpleaños Ramo; porque hacía las delicias de los intelectuales cuando veían sus amenas entrevistas desde París a celebridades de la literatura, la pintura y la música latinoamericanas, en su programa de finales de los 70 y comienzos de los 80, Correo cultural, que desde 1983 se llamó Correo especial, realizado en Colombia con personalidades nacionales; porque enseñó a niños, jóvenes y adultos a respetar el aire, el agua, la tierra, las flores y los animales en su espacio de finales de los 80 y comienzos de los 90, Naturalia, con el que también lideró campañas ecologistas; porque los adolescentes, entre asombrados y admirados, veían cómo pasaba con facilidad de un comentario sobre minifaldas y tatuajes, a una reseña biográfica de U2 o Celine Dion, en su programa de los 90, Esta noche, que presentó al lado de su hija Pilar Castaño. 

Esos programas, como ella misma, no pasan de moda. Por eso, el canal cultural del Estado, Señal Colombia, aún los transmite, quizás para no olvidar ni echar por la borda su riqueza informativa, quizás con el noble deseo de que los productores jóvenes aprendan a hacer buena televisión, o quizás con algo de nostalgia por no existir otros espacios que los superen. Sea como sea, Gloria Valencia es el símbolo que sus contemporáneos blanden con orgullo y el dechado de virtudes que las nuevas generaciones de presentadores quisieran emular. Por todo eso, y por mucho más, Gloria Valencia de Castaño es por unanimidad el Premio Tv y novelas al Aporte social en televisión, galardón que se le entregará el próximo 24 de abril. 2001,

Tomado de la Revista TV y Novelas, No.298, 9 de abril de 2001


 
 


GLORIA VALENCIA DE CASTAÑO

Conocida como la primera dama de la televisión, ha sido la presentadora más destacada por su versatilidad, su cultura, su calidez y su respeto por sus invitados y por los televidentes. Inició su carrera en la televisión en 1955 con el Lápiz mágico, un programa de carícaturístas que después fue censurado. Regresó a la pantalla chica con Conozca a los autores, y su primer invitado fue León de Greiff. Fue la revista SEMANA la que pronosticó el enorme éxito que iba a tener la figura de Gloria Valencia en la televisión cuando la puso en su portada en su edición de mayo de 1955. Hizo muchísimos programas culturales, revistas, concursos, y perfeccionó el arte de la entrevista en televisión quizás hasta donde pocos lo han logrado. Sus programas consentidos han sido Correo cultural, que mostró la cultura tanto de este como de otros países; Esta noche sí porque le cumplió su sueño de realizar un espacio con sus dos hijos Pilar y Rodrigo y, por supuesto, Naturalia, uno de los dos programas de la televisión colombiana que sobrevivieron hasta el siglo XXI.

Tomado de la Revista Semana No.1153, 7 de junio de 2004


 
 


La primera dama de la televisión en Colombia. 

Por Gustavo Castro Caicedo,  crítico de televisión

Para hacer un resumen certero de su gran ejemplo, basta decir que la teleaudiencia y la crítica la consagraron temprano como la primera dama de la televisión colombiana. Un título que sigue ostentando después de haberles transmitido cultura a varias generaciones de colombianos durante medio siglo.

Gloria Valencia de Castaño no necesitó ser `carne de cámara para sobresalir, como pasa hoy en la televisión.  Brilló por su talento y su preparación, por inculcarles a los colombianos (como nadie) la cultura, el arte y la ecología. Su versatilidad, el respeto por sus invitados y por los televidentes, la consolidaron.  Triunfó por su profesionalismo y su clase, que contrastan con su admirada sencillez. Todos esos atributos son y seguirán siendo ejemplo de cómo triunfar en la televisión sin tener que ceder a las "exigencias extraprofesionales" de moda.

La admiración que le profesan Fernando Botero, Gabo, Álvaro Mutis y el país entero, demuestra que Gloria ha sido destacada en lodo, la mejor en todo. Como presentadora, locutora, animadora de radio, televisión y periodista. Sobresalió desde 1954 en la Televisora Nacional, en Punch, RTI, Caracol, Cenpro, el Noticiero Nacional y RCN.

Ha realizado más de 30 programas de información y promoción cultural, como El lápiz mágico, Carta de Colombia, dirigido por su esposo y compañero, Álvaro Castaño Castillo. Con este programa, transmitido en 16 países, Gloria ganó el premio Internacional Ondas.

Más de 1.000 horas de programas avalan su trayectoria. Entre ellos: Conozca los autores, El precio es correcto, Estudio uno, Cumpleaños Ramo, Martes con Gloria, Los tres a las seis, Esta noche sí, dirigido por su hijo Rodrigo, y compartido, (como Gloria y Pilar) con su hija; Correo especial y Naturalia, uno de sus espacios dedicados a concientizar a Colombia sobre ecología y defensa de los recursos naturales.

En septiembre de 1950, la ibaguereña Gloria Valencia de Castaño fundó con su esposo la emisora HJCK, el mundo en Bogotá. Siempre fue ganadora o fuera de concurso. Año tras año obtuvo títulos y premios como: `Mejor animadora,`Mejor locutora,`Figura femenina,Mujer del año o `Personaje más popular.

Como crítico, siempre seguí su carrera. Ha obtenido todos los premios que se otorgan en Colombia a las personas vinculadas a los medios de comunicación: durante cinco años consecutivos ganó el premio Nemqueteba; varios Ondas, 12 Premios APE; varios premios Antena, el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar; otros India Catalina, uno de ellos a su vida y obra. Ha sido condecorada por el gobierno de Venezuela, el Ministerio de Educación y otras instituciones. Y obtuvo el Premio CPB, por su trayectoria en los medios.

"Lástima que la televisión no sea en colores", repitió Gloria hasta 1979, cuando llegó el color a Colombia. Con ello resaltaba cómo el blanco y negro impedía a los televidentes apreciar bien sus documentales. Parafraseándola, yo digo: "Lástima que en la televisión no haya más Glorias

Tomado de la Revista Semana Edicion1224, 17 de octubre de 2005


 
 


La gloria eres tú

Justo en el momento en que el bombillo rojo de la cámara se encendió, a Gloria se le olvidó todo. Se quedó en blanco. Como una extraña señal del destino, sus ojos se concentraron en los abultados bolsillos de su invitado, el poeta León de Greiff: "¿Maestro, qué es lo que tiene ahí?", preguntó ella con esa voz ceremoniosa y espléndida que la hizo popular. Ante la más inesperada de las preguntas y con los mismos nervios de su entrevistadora, el gran poeta comenzó a escarbar su pantalón, delante de las cámaras, y a sacar retazos de sus escritos, un lápiz en la mitad del camino, varias monedas de cinco centavos y hasta un trozo de queso y otro de salchichón que no había terminado de comer. De ahí en adelante lo que vino fue un diálogo sincero, de amigos. Así comenzó, a mediados de la década del 50, Conozca a los autores, el primer programa presentado por la Primera dama de la TV.

Fueron los comienzos de la que sería unos años después la mujer que todos los niños querían ver en pantalla, no solo por aquella simpatía que lograba transmitir sino también porque los suyos eran los programas más generosos del momento.

La gloria de Gloria llegó con su primera aparición, con su estilo, su voz, aquellos enormes ojos de color gris que con el sol se tornan azules, pero sobre todo, con unas ganas enormes por acercar a la gran masa, los círculos intelectuales en los que ella y su esposo, Alvaro Castaño Castillo, se movían muy bien.

De alguna manera, esa era la responsabilidad y el reto que habían asumido desde que crearon, algunos años atrás, en 1950, la emisora HJCK. "A ella la buscaron para que esa primera TV tuviera un énfasis mucho más cultural. Aunque no tenía ninguna práctica en el tema, querían que su dominio de tópicos de importancia para Lodos se vieran en pantalla", recuerda don Alvaro Castaño, su esposo, compañero inseparable, quien la acompañó a grabar aquel primer programa.

El talento de esta mujer contagió de inmediato a quienes estaban a su alrededor; es como si de alguna manera y sin necesidad de decirlo todo el equipo técnico y periodístico se exigiera cada vez más al ver cómo ella solo necesitaba de una oportunidad para grabar completas las presentaciones de un programa, en el que manejaba cada tema con destreza, con la propiedad de los ..especialistas.

"Ella no es, ni sería, una persona de telepronter, sus comentarios eran espontáneos, pero eso no es todo, tenía un cronómetro en el cerebro. Le preguntaba a Rodrigo, su hijo, quien dirigió algunos de sus programas, de cuánto quería la introducción. Sin cronómetro ella calculaba el tiempo exacto. Era una cosa asombrosa", cuenta Consuelo Cepeda, actual defensora del televidente del Canal RCN, quien trabajo durante ocho años con los Castaño.

Pero como la TV también era una empresa, pronto llegaron las oportunidades para hacer programas con las marcas que peleaban por ganarse el favor de los colombianos. De ahí salió el famoso Cumpleaños Ramo o La llamada Sears. "Yo estudiaba periodismo en París, pero cuando llegué empecé a darme cuenta del fenómeno, la gente parándola en la calle, la gente queriéndose tomar fotos. Ahí me di cuenta de que estaba con una figura nacional", dice su hija, Pilar Castaño.

Con los ojos de millones de colombianos puestos sobre ella, con la atención de los principales productores, podría pensarse que esa gran estrella deslumhraba con sus movimientos a cualquiera que se le acercara, pero no era así: "Es una estrella, pero nunca se comportó como eso. Doña Gloria era de lavar y planchar, ella misma se maquillaba, ella hacía sus cosas, es la sobriedad sin necesidad de aspavientos. Como directora, tengo que contar que a diferencia de lo que vemos hoy en día en muchos medios importantes, jamás le escuché un grito, un maltrato personal; si tenía que llamar la atención lo hacía en privado, con lógica e inteligencia. La autoridad hecha con respeto", dice Consuelo Cepeda.

Fueron más de 30 programas de TV. A su lado estuvieron decenas de personas que hicieron escuela y que tienen incrustados en su alma los recuerdos de esos buenos momentos. "Una vez se le rompió una chaqueta y ella hizo una flor con una servilleta y dijo, regálenme un gancho, un click, y la rosa blanca salió espectacular al aire, con eso tapó el hueco de la chaqueta", cuenta Jaime Acuña, otro de sus pupilos.

Así eran sus cosas. Así resolvía los problemas, con una creatividad desbordante, esa de la que hacía gala cuando se encendía el bombillo rojo de la cámara. "Mi madre siempre me aconsejó que fuera muy primaria, básica, que no dijera nada que la gente no entendiera. Mi mamá siempre habló para todo el mundo, para que la entendieran". Y claro que la entendían; es más, también aprendían a quererla, la buscaban moviendo la perilla de los televisores en blanco y negro cada vez que se anunciaba un nuevo show bajo su conducción.

Durante cinco décadas, esta mujer, nacida en Ibagué, Tolima, presentó programas como El lápiz mágico, El modo y la moda, Temas de ayer y hoy, Cosas de mujeres, Viaje alrededor del arte, Por los caminos de la patria, Carta de Colombia, Los tres a las seis (junto a Pacheco y Jota Mario Valencia), Naturalia y muchos otros.

"Qué lástima que la televisión no sea a colores"

Esa frase la repitió muchas veces -hasta 1979, cuando llegó la TV de color en el gobierno de Turbay-, para intentar hacerles sentir a sus televidentes su impotencia al saber que no podían observar con fidelidad lo que captaban las cámaras.

Desde el 2005, Gloria Valencia de Castaño, la Primera dama de la TV decidió también que había llegado el momento de su despedida ante los medios, para dedicarse solo a los más cercanos: "Es una mujer tranquila, en su casa, ella es el jurado de premios de periodismo ecológico, una mujer discreta que ha tenido que enfrentar su enfermedad pulmonar con mucha gallardía", dice Pilar, quien heredó de su mamá aquella energía inagotable por crear, por hacer y producir.

El brillo de esos grandes ojos, su cabello gris, sus buenas maneras y sus historias son ahora patrimonio exclusivo de sus hijos y sus nietos; y aunque ya no la veamos frente a una cámara de televisión, la tendremos ahí por siempre, en ese espacio que el país solo les reserva a los grandes. ¡Gracias, doña Gloria!

Tomado de la Revista Elenco, Edición 51, 12 de agosto de 2010


 


El mundo de la moda homenajea a Gloria Valencia

por Pilar Castaño

Gloria Valencia de Castaño comenzó en la televisión de Colombia hace más de 50 años (hoy tiene 83, 2011), como la primera imagen femenina de la pantalla en blanco y negro.

Llevaba pelo corto, trasquilado, que parecía mordisqueado por un caballo, fruto de la decisión apresurada de cortarse sus largas trenzas, que habían comenzado a crecer desde su adolescencia, en Ibagué.

También, una camisa blanca y un ancho cinturón que ceñía su cintura de avispa (nunca fue muy alta ni muy delgada y jamás tuvo tiempo para hacer ejercicio), el mínimo de maquillaje y cero accesorios para acompañar sus grandes  ojos verdes asustados y su bellísima sonrisa.

Así comenzó una de las carreras más brillantes de la televisión colombiana, una verdadera leyenda. El lugar: los sótanos helados de la Biblioteca Nacional, en la calle 24 con quinta, en Bogotá, rodeada de una cantidad de técnicos venidos de Cuba, que se morían de frío y sólo se calentaban con la luz de las inmensas lámparas que ambientaban esa enorme y desapacible bodega.

Culta, muy culta (siempre ha sido devoradora de libros), todo le interesaba. Venía de un largo noviazgo con Alvaro Castaño Castillo, a quien acompañó a fundar la emisora radial HJCK (para la inmensa minoría de compositores, escritores, pintores y poetas) y con quien luego se casó.

Muerta de miedo

Había trabajado en la Radio Nacional y Bernardo Romero Lozano, director de radionovelas, oyó su voz y le propuso entrar a la televisión. Debutó con una entrevista a León de Greiff.

"Estoy muerta de miedo", musitó. Entonces, en medio del pánico, se le ocurrió vaciarle los bolsillos al poeta y ahí comenzó un diálogo inolvidable sobre cada uno de los objetos que aparecieron.

Desde el primer momento, su vocabulario fue impecable, claro y descomplicado. Así le llegó a todo el mundo. Grandes y pequeños la empezaron a seguir, a esperar para escucharla y a disfrutar de sus charlas y entrevistas. Respetuosa y consciente de que detrás del bombillito rojo de la cámara la estaban viendo y escuchando millones de compatriotas.

Siempre manejó un estilo muy propio y profesional. Suave, directa y muy femenina, con su forma de expresarse y sus modales comenzó a hacerse indispensable en los hogares colombianos.

Hizo más de 40 programas de televisión. Presentó los primeros concursos y espacios de opinión, como El lápiz mágico, en el que los caricaturistas Merino, Carrizosa y Chapete comentaban, con su arte, los hechos clave de la semana.

Los niños siempre fueron su gran obsesión. En Cumpleaños Ramo sacaba a relucir sus mejores atributos, haciéndolos cantar, bailar y recitar. También les mostraba animales y les leía historias sobre la naturaleza.

La serie de la inteligente perra Lassie, venida de Norteamérica y patrocinada por galletas La Rosa, mantenía en vela a los pequeños.

Recuerdo que ella llegaba a la casa con su infaltable ruana escocesa y nos traía a mi hermano y a mí galletas deliciosas, después de haber mostrado en la pantalla las llamativas cajas de lata, que esperábamos como si fuera Navidad.

Adelante con la moda constituyó la primera difusión en imágenes de la industria nacional de la moda. Con una cámara muy original se comenzaron a ver las primeras modelos, las pasarelas y las ferias del sector textil.

Presentó musicales y reinados de belleza. Una de las frases más famosas que acuñó en Cartagena, como maestra de ceremonias de una velada de coronación en blanco y negro, fue: "Lástima que la televisión no sea en colores".

Entrevistó a todo tipo de personajes. Instituyó la televisión cultural con Correo especial y se inmortalizó con Naturalia y su lema La historia de los animales y los animales en la historia, dirigida por su hijo, Alvaro Castaño.

Gloria no sólo trabajó para educar a sus hijos, sino que educó a tres generaciones de jóvenes colombianos, que aún recuerdan con un cariño inmenso a esa señora de collar de perlas, que habló por primera vez del medio ambiente, la polución, la depredación, los manglares y las ballenas.

Por no hablar de tantos momentos vividos con presentadores amigos y colegas: Pacheco, Saúl García, Antonio Panesso, Jota Mario...

Hizo transmisiones desde Japón, Israel, París, Roma y Marruecos, siempre difundiendo la cultura y la moda de otros lugares.

"La mística se ha perdido", es su sentencia sobre la televisión actual.

Tomado del periódico El Tiempo, 24 de enero de 2011
 


 
 

25 de marzo de 2011

primera dama de la TV murió pasadas las 8 p.m. en su casa, en Bogotá, dijo su familia.

Cuando se efectuó la primera transmisión de televisión en Colombia, el 13 de junio de 1954, Gloria Valencia de Castaño ya llevaba cuatro años trabajando por la cultura de este país. Había iniciado esa ardua labor con su esposo, Álvaro Castaño Castillo, en la emisora radial HJCK, fundada en 1950.

Con su cálida voz, su fluidez verbal y su claridad al exponer temas relacionados con la cultura, cautivó al selecto público de la radio.

Luego, su carisma se trasladó a la televisión y rápidamente se ganó el cariño de los colombianos, quienes no se perdían ninguno de sus programas y le otorgaron el merecido título de Primera Dama de la Televisión Colombiana.

Aunque llevaba muchos años por fuera de la pantalla chica, nadie le podrá quitar el título de Primera Dama de la televisión colombiana a Gloria Valencia de Castaño. Ella fue la primera presentadora, la maestra y la actriz de comerciales en una época en que se hacían en vivo y en directo. (Vea un comercial con Gloria Valencia y Pacheco)

Toda una vida en medios

Castaño nació en Ibagué el 27 de julio de 1927 y desde muy joven mostró su interés por la cultura y por la ecología, un tema que impulsó a mediados de los setenta en el programa Naturalia, el primer espacio que se dedicó a mostrar la naturaleza en televisión.

Pero su primera aparición frente a las cámaras fue en 1954 con el espacio El lápiz Mágico, ahí dio a conocer su capacidad para conducir un programa con un estilo cálido y pausado, que se convirtió en una marca durante toda su carrera. Además, su imagen revolucionó a la naciente televisión colombiana, al ser la primera mujer en aparecer en ese medio. (Lea el perfil que Pilar Castaño le hizo a Gloria, su mamá)

"Antes la televisión se asimilaba con cómicos, o con simples espectáculos, o cosas prohibidas y raras", dijo una vez en una entrevista, tratando de dar una idea del contexto en el que ella se movía. Lo cierto, es que su ingreso a los medios le dio un respiro al tinte de simple entretenimiento que lo marcó en sus inicios.

Por eso y además por un interés impresionante por la historia, tomó las riendas de Conozca los autores, junto al escritor León de Greiff. Ya famosa y querida por los televidentes, comenzó una correría por diferentes programadoras. (Vea el homenaje a Gloria Valencia, hecho por Inexmoda)

Trabajó en Punch en Por los caminos de la patria y a mediados de los sesenta fue la presentadora de una primera versión de El precio es correcto, un programa de concurso que revivió en la década de los 90, en una de las etapas de mayor brillo y respeto mediático.

Una generación ahora mayor, la recuerda también por  Estudio Uno y Cumpleaños Ramo. Posteriormente trabajó con Caracol, Cenpro y en 1979 comenzó a laborar en Radio Cadena Nacional (RCN) y más tarde con RCN Televisión.

Su experiencia anterior junto a su esposo, el abogado,  Álvaro Castaño Castillo (con quien fundó  la emisora cultural HJCK: El mundo en Bogotá), la convirtió en una estrella de las cabinas, en la que insistió con espacios de cultura y hasta moda.

De ahí se recuerdan programas como El espacio de Gloria, un formato que repitió junto a su hija Pilar Castaño en el semanario radial Gloria y Pilar.

En los años sesenta, en la emisora Unión Radio, tenía un programa llamado El espacio de Gloria. Así mismo, en los años noventa en RCN Radio, en compañía de su hija Pilar Castaño, realizó el programa Gloria y Pilar, que ese emitía de lunes a viernes. (Vea homenaje a los dos más grandes de la TV colombiana)

Pero su profesionalismo no solo brilló en la radio o la televisión. Escribió para muchos medios impresos, como EL TIEMPO, Cromos y fue directora de la revista femenina Laura.

Sin embargo le encantaba encerrarse en un estudio, revisar los libretos y dejarse atrapar por las cámaras. Siempre tuvo la facilidad para lidiar con los ritmos de trabajo duro y de mantener un registro envidiable.La cámara la quería mucho y eso se notaba en una imagen de distinción, belleza y conocimiento, con la que siempre la relacionaron los televidentes.

Las generaciones más recientes, la recuerdan junto al especialista musical Camilo Pombo y su inseparable hija y colega Pilar Castaño en el magazín Esta noche sí y en el programa cultural correo especial, que mantuvo al aire en la desaparecida cadena 3 o canal de interés público. A sus 82 años estaba alejada de la televisión y se dedicaba a escribir y a mantener un espacio en la emisora cultural HJCK, en Internet.

Premios y distinciones

1957, 1958, 1959, 1965 Premio Nemqueteba.

1970, 1975 Premio Ondas de España.

1971 Dos Premio Ondra.

1975 Premio Antena de la consagración.

1978 Premio José Mercurio de la Asociación de Periodistas del Espectáculo compartido con Fernando González Pacheco.

1978 Premio Guaicaipuro de oro de Venezuela como Mejor presentadora de Latinoamérica.

1982 Premio Julián Ospina otorgado por la Asociación Colombiana de Locutores (ACL).

1984 Con motivo de los 30 años de la televisión le otorgan la Orden Murillo Toro junto a Fernando Gómez Agudelo, Manuel Medina Mesa, Emeterio y Felipe Los Tolimenses (Lizardo Díaz y Jorge Ramírez), Ana Mojica, Rafael García Herreros, Otto Greiffenstein, Darío Achury, William Puth, Carlos Muñoz, Fabio Camero, Hugo Pérez, Manuel Drézner, Álvaro Ruiz, Juan de la Matta, Gabriel Quimbaya, Javier Corchuelo y Manuel Cuervo Argüello.

1987 Premio Simón Bolívar.

1988 Premio India Catalina de oro a Toda una vida.

1989 Premio Simón Bolívar en la categoría Gran Bolívar de Oro.

1995 Premio Simón Bolívar a la Vida y obra de un periodista.

2000, 2001 Premio TV y Novelas.

2006 Premio Cromos de la moda a Toda una vida.

2007 Orden Garzón y Collazos de la Fundación Musical de Colombia y Homenaje de la Asociación Colombiana de Locutores (ACL)

EL TIEMPO.COM 

Información tomada de http://www.elnotilocodebotero.com/iframe_servi2.php?id=532 , 2011


   

Maestra de la presentación

Gloria Valencia de Castaño falleció el 24 de marzo pasado, a los 84 años edad, debido a una infección respiratoria. Hubo un verdadero alud de notas y declaraciones sobre ella para homenajearla, en las que queda claro que fue un ejemplo como persona, presentadora y entrevistadora. TVyNovelas hace la siguiente recopilación de frases sobre su esencia (muchas, pronunciadas por ella misma), a manera de lección para las nuevas generaciones de profesionales de la televisión:

❖ "Estoy convencida de que lo más maravilloso que existe es el ser humano".

❖ "Se encargó de que nunca olvidáramos de dónde venía, y nos decía que esas eran las cosas importantes de la vida", escribió María, una de sus nietas.

❖ "Quebrábamos y volvíamos a empezar (en referencia a los varios proyectos que inició junto con su esposo, Alvaro Castaño Castillo, y que no tuvieron éxito)".

Gloria Valencia de Castaño, presentadora❖ Para ella, todo era novedoso, interesante.

❖ Fue visionaria y vanguardista.

❖ Su refrán de cabecera era "Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre".

❖ Su deseo siempre fue servirle a la cultura de este país.

❖ Su compromiso con la naturaleza la convirtió en activista ambiental.

❖ "Yo soy muy consciente del ritmo porque lo tengo. Creo que la gente se comunica por ritmos; entonces, a veces interrumpo para que no se pierda, para que la cosa vibre (sobre el método que utilizaba en sus entrevistas)".

❖ "Este es el primer programa de televisión que yo hago en mi vida y les quiero contar que me estoy muriendo del susto", dijo con sinceridad el primer día que salió al aire.

❖ Enseñó el placer de las cosas sencillas.

❖ Siempre se dirigió a su público con una claridad impecable.

❖ Hablaba con voz pausada, cálida y vibrante, como saboreando las palabras.

❖ Fue la elegancia hecha palabra en el micrófono.

❖ "Nunca quise ser la dura, agresiva (con sus entrevistados), no me cuadra".

❖ "Tengo que improvisar porque no tengo memoria".

❖ "Siempre hay algo lo suficientemente privado para que uno no lo revele".

❖ "Tuve que hacer la televisión que hago, y no puedes cambiar la imagen a mitad de camino".

❖ Por su belleza, carisma, elegancia y cultura, fue la Primera Dama de la Televisión Colombiana.

Tomado de la Revista TV y Novelas, No.586, 2 de abril de 2011.

 


  Gloria Valencia de Castaño.Periodista, presentadora de televisión y radio. Consagrada por el público y la crítica, como La Primera Dama de laTelevisión Colombiana.
Reconocida como una de las principales figuras de la divulgación de la cultura, el arte, los valores y el medio ambiente en Colombia.
Gloria Valencia de CastañoEn septiembre de 1950 inició, junto con su esposo, el abogado Álvaro Castaño Castillo y otras personas, la emisora cultural HJCK, "El Mundo en Bogotá". Por más de medio siglo fue colaboradora de varios programas de esa emisora.
Ingresó a la televisión inicios en 1954. Además de presentadora oficial animó, a fines de año, el primer intento de programa comercial de la televisión colombiana: El lápiz Mágico, patrocinado por el Banco Popular. Presentó también el espacio Conozca los Autores, cuya primera emisión la realizó con el maestro León de Greiff. Desde ese entonces comenzó a consagrarse así como la primera figura femenina de la televisión colombiana. En 1957 comenzó a trabajar con las programadoras privadas, en primera instancia con PUNCH, la pionera, con el programa Por Los Caminos de la Patria. Luego, desde 1963 trabajo con Radio Televisión Interamericana RTI en programas como El Precio es Correcto, Estudio Uno y Cumpleaños Ramo. Posteriormente trabajo con Caracol, Cenpro y en 1979 comenzó a laborar con Radio Cadena Nacional (RCN Radio) y más tarde con RCN Televisión.
Mediante su vinculación permanente a la televisión colombiana, Gloria Valencia de Castaño colaboró en más de veinte programas, destacándose Carta de Colombia, producido por RTI Televisión entre 1970 y 1979, dirigido por Alvaro Castaño Castillo, y presentado también en la HJCK; con este programa obtuvo el Premio Ondas de Barcelona y se trasmitió semanalmente por 16 estaciones de televisión del mundo.
Así mismo, fue importante el programa Naturalia, producido por RTI, entre 1974 y 1993, y dirigido, al igual que el anterior, por Alvaro Castaño Castillo. Esta es la época en que sus televidentes recuerdan su memorable frase: "Lástima que la televisión no sea a color". Pues fue cuando le empezaron a llegar producciones internacionales a color, las cuales sus televidentes no podían disfrutar de la majestuosidad de los paisajes exóticos que ofrece la naturaleza e igualmente ocurría cuando entrevistaba celebridades del mundo artístico, ya que sus obras solo se podían mostrar en blanco y negro. Por lo tanto, era su manera peyorativa para decirles a los gobiernos de entonces que era hora de entrar a la era del color en la televisión colombiana, la cual llegó finalmente en 1979.
Fue la presentadora oficial durante varios años del Concurso Nacional de Belleza de Colombia en Cartagena de Indias e igualmente trabajó durante varias temporadas consecutivas para RCN Televisión en el programa Esta Noche Sí, dirigido por su hijo Rodrigo, y en el cual compartió la presentación con su hija Pilar Castaño y con Camilo Pombo; también fue presentadora del programa Correo Especial para la cadena tres o canal de interés público.
En RCN Radio, junto con Pilar Castaño, condujo el programa de emisión diaria "Gloria y Pilar". Además de animar programas de radio y televisión, Gloria Valencia fue colaboradora esporádica de los periódicos El Tiempo y El Espectador, redactora de la revista Cromos y directora de la revista Laura.
Gloria recibió la mayoría de premios que se otorgan en Colombia a las personas vinculadas a los medios de comunicación: durante cinco años consecutivos obtuvo el premio Nemqueteba como mejor animadora; en una ocasión, el Ondra de la crítica a la personalidad más destacada de la televisión; el Antena de Oro de la consagración, otorgado por la Asociación de Periodistas del Espectáculo al personaje del año; el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar; el Catalina de Oro otorgado por el Festival de Cine de Cartagena por toda una vida en la televisión; la Medalla Simón Bolívar, concedida por el Ministerio de Educación; y el Premio Nacional de Periodismo del CPB a una vida en la televisión colombiana. En marzo de 2007 fue objeto de la imposición del mayor galardón de la Fundación Musical de Colombia Orden Garzón y Collazos y los máximos galardones de la Gobernación del Tolima y Alcaldía de Ibagué (Colombia). En enero de 2011, en el marco de la Feria Colombiatex de las Américas, el Instituto para la Exportación y la Moda-INEXMODA, realizó un sentido homenaje por su trayectoria y aporte al Sistema de la Moda de Colombia.
Hizo parte del grupo de fundadores de la ACL, Asociación Colombiana de Locutores y Comunicadores de la cual fue presidenta. Su constante interés por el arte, la cultura y la ecología le sirvieron para ser exaltada como directora de la Fundación para la Protección de Parques nacionales y como miembro de la Junta Directiva del Museo de Arte Moderno de Bogotá.
Los50s
Conozca a los Autores.
El Lápiz Mágico.
El Modo y la Moda.
Temas de Ayer y Hoy.
Cosas de Mujeres.
Viaje Alrededor del Arte.
Antaño y Hogaño.
El Mundo Infantil.
El Mundo en Bogotá.
La Moda en Bogotá.
Los60s
Por los Caminos de la Patria.
Trece mil pesos por sus respuestas (Veinte mil pesos por sus respuestas, Miles de pesos por sus respuestas)
Cumpleaños Ramo.
Uno Es de Ley.
La Llamada Sears.
Juguetelandia Sears.
Hola Bogotá.
Haga lo que Haga, Milo le Paga.
Aerocóndor en el Aire.
Estudio Uno.
Diálogos de los Martes.
El Mundo Está Loco, Loco, Loco.
Los70s
Cuánto Sabe, Punch le Paga.
Carta de Colombia.
Vea Colombia, Revista del Sábado.
Correo Cultural.
Naturalia.
Martes con Gloria.
Los80s
El precio es Correcto 1982-1991.
Los Tres a las Seis 1989-1992.
Los90s
Esta Noche Sí.
Durante varios años fue presentadora del Reinado Nacional de Belleza en Colombia. También presentó los programas Carrusel, Gloria 7:30 (Gloria 9:30, Gloria 10:00pm), sección del noticiero llamado Adelante con la moda, Vanidades femeninas, El país de las maravillas.
 El 24 de marzo de 2011 a los 83 años de edad murió en la ciudad de Bogotá, Colombia a causa de complicaciones respiratorias. 

Tomado de https://www.facebook.com/TelenovelasColombianasGHGP/posts/547904822083545 , 2016