Adriana Ricardo

Monteria, Cordoba

Actores (Television)

Personaje

 


Adriana Ricardo

actriz

   
 

Vea iconografía de Adriana Ricardo en ColArte

   
 
Montería

Actriz - filmografía
 (2000s) (1990s)

  1. "El día de la suerte" (2013 - TV) 
  2. "Dama de Troya, La" (2008) TV series .... Jacinta Paez
  3. "En los tacones de Eva" (2006) TV series
  4. Juegos prohibidos (2005) ... la malvada Liliana
  5. "Saga: Negocio de familia, La" (2004) TV series .... Andrea de Ruíz
  6. Reino de los cielos, El (2003)
  7. "Inutil, El" (2001) TV Series .... Mónica Julitza Paternina
  8. Diástole y sístole: Los movimientos del corazón (2000)
    ... aka Diástole y sístole (2000) (Colombia)
  9. "Carolina Barrantes" (1998) TV Series
  10. "Candela" (1996) TV Series .... Amparo Mena
  11. Ilona llega con la lluvia (1996) .... Magali
    ... aka Ilona Arrives with the Rain (1996)
    ... aka Ilona arriva con la pioggia (1996) (Italy)
  12. "Escalona" (1992) TV Series ....  Desideria Zabaleta - Premio Simón Bolívar
  13. Sofía de los corales
  14. La mujer doble
  15. La U ..............Carlota Gracia
  16. La de los tintos
  17. La cuarenta, la calle del amor
  18. El último beso
  19. Bella a las Once
  20. Quieta Margarita
  21. Señora Bonita
  22. El Lado Oscuro del Amor
  23. El ultimo beso ........La taxista, Francisca Morani
  24. Alejo, la búsqueda del amor (2000)   ... Joselina
  25. El camino cerrado (1986)

 

 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


Mujer de incógnitas

Por Lucía Muñoz Ortiz

Cuando se habla de Adriana Ricardo, resulta inevitable, pensar en piel, en erotismo, en sensualidad, en una actriz que posee una gran fuerza interpretativa, y que se ha quedado grabada en la mente del público, por esos personajes apasionados que ha interpretado y en donde ha aparecido ligera de ropas y en situaciones bastante explícitas. Para muchos es una gran artista, para otros, es más una joven bonita que le ha sabido sacar partido a su apariencia sexy. Surge entonces la pregunta: ¿es que el poder de esta monteriana se concentra más en sus piernas, en su derriere, en sus senos, que en su talento?

"Estoy convencida de que eso no es así, antes que nada soy actriz; además, no estoy en la lucha por ser un símbolo sexual, otra cosa es que no me molesta lo que tengo y no me parece malo ponerme unos shorts o un hilo dental, si me veo sensual, eso es algo que decide el público. Mi verdadera lucha ha estado encaminada a crecer como actriz; ahora, ¿que las características de algunos personajes me han llevado a realizar escenas muy eróticas: " Sí, soy una actriz a la que le van bien los papeles fuertes, pero hasta ahí nada más. No haría un desnudo total porque me gusta ser una mujer de incógnitas".

Sin careta, sin actitudes postizas, desnudando su alma en las respuestas, porque ha pasado malos momentos ante quienes la consideran sólo cuerpo y sensualidad, Adriana se duele de la crítica moralista de quienes ven en sus actitudes atrevidas sólo vulgaridad, y refiriéndose a las fotos que acompañan este reportaje dice: "A mí me encantan, pero no creas, a uno aquí le da miedo el qué dirán, porque el público no está preparado para muchas cosas".

LOS FANTASMITAS

Es espontánea, pero mesurada, en su rostro siempre hay una expresión seria, igual que cuando era niña y parecía la mamá de sus siete hermanos y sus nueve primos. Ella regañaba, exigía y su opinión era la acertada. Además, contaba con el apoyo de su abuelita, que la adoraba, porque la nieta se sentaba a conversar con ella como toda una adulta, aunque eso sí, su pretendida madurez se perdía cuando iba a las fincas y gozaba molestando a las vacas y a los toros.

A los dos años y medio su familia descubrió que era sonámbula, ella se levantaba y entonaba canciones religiosas al tiempo que decía que era un ángel enviado por Dios. Su mamá se veía obligada a seguirla sin poderla despertar, pero sus hermanos no creían que ella al otro día no recordara nada, así que decidieron asustarla: "Ellos dicen que se disfrazaron cíe fantasmas v con velas en las manos esperaron a que yo me levantara, yo Bizque lloré, me les arrodillé v grité: señor, perdónalos... yo no recuerdo nada de eso y en alguna época sufrí por no poder recordar, hablé con psicólogos y psiquiatras y entendí que el sonambulismo es una incógnita".

Creció con la ingenuidad propia cíe la época y de una chica que hasta cuarto de bachillerato estudió con religiosas. A los 14 años se enamoró de su profesor de matemáticas y luego tuvo su primer novio, "era un noviazgo muy puritano, pasaron meses antes de que me besara y cuando lo hizo soñé toda la noche, yo pensaba que eso era lo máximo del noviazgo. Con él duré cinco años. En mi vida todo se ha dado despacio, sin desfogues y eso me gusta, la juventud de hoy vive a los 13 años las experiencias sexuales que yo sólo tuve hasta los 21 años".

Cuando terminó bachillerato se fue a Cartagena a estudiar contaduría, por su habilidad para los números, pero eso no era lo suyo. Sin darse cuenta comenzó a crecerse la imagen de la Adriana que de niña ganaba concursos de baile, organizaba en el garaje de su casa coreografías y montaba obras de teatro. "Me vine para Bogotá a estudiar publicidad, pero mi compañera de cuarto tomaba clases de teatro y terminé yendo con ella a la Escuela Distrital de Teatro; ahí descubrí que eso era realmente lo mío". Comenzó a realizar talleres y un día se presentó ante Alí Humar. Él le dio su primer papel en La U.

Tomado de la Revista Aló No142, 2 de diciembre de 1993