Maria Isabel Rueda

Cartagena, Bolivar

Fotografos, Pintores

Figura Humana, Paisaje

LUJURIA

Del 29/03/2019 al 26/04/2019

40SNE39109940SNE39110040SNE39110140SNE391102RueM331RueM351RueM3631

Ver la exposición en la Cartelera ColArte

 

María Isabel Rueda 

http://javaleegarcia.blogspot.com/2008/06/maria-isabel-rueda-gticos.html 

fotógrafa, pintora

Crítica
 
 


Bucaramanga, Santander, 1972.

ESTUDIOS: 

1989-1992. Publicidad. Universidad Jorge Tadeo Lozano. Bogotá.
1998-2003. Artes Plásticas. Universidad  Nacional  de Colombia. Bogotá.
2006-2008. Maestria en Artes Plásticas y visuales. Universidad Nacional de Colombia.

EXPOSICIONES COLECTIVAS

1999.  Arte & Moda. El Traje del Emperador. Galeria SantaFé.
           IDCT.Planetario de Bogotá. 
           Tele-visión. I Muestra Internacional de Artes Electrónicas.
           Museo de Arte Moderno de Bogotá.
           La Fotografia como Objeto. VIII Salon de Artistas Jóvenes
           Galería SantaFé. Planetario de Bogotá.
2000. Chic Chinois. Arte & Moda. Unesco House.
           Paris-Francia.
          Terror y Escape. Camara del Comercio de Cali.
          Cali.
          Salón Cano. Auditorio León de Greiff.
          Universidad Nacional de Colombia.
          Bogotá.
          Premio Phillips de Arte para Jovenes Talentos.
          Memorial de América Latina.
          Sao Paulo. Brasil.
2001. Salon Nacional de Artistas. Universidad de Antioquia
          Medellin.
          Nuevos Nombres. Domestica una mirada interior.
          Biblioteca Luis Angel Arango. Bogota.
          Jeune Creation. Salón de Arte contemporáneo
          Grand Halle de la Villette. Paris.       
          Al vacio. Galería Santafé.
          Bogotá.
          f/x . Efectos Especiales. Camara de Comercio de Cali.
          V Bienal de Venecia. Arte y Gastronomía. Bogotá.
2002 De donde vienen las cosas. Galería Valenzuela y Klenner.
           Bogotá.
           Polietileno. Galeria SantaFé. Planetario de Bogotá.
           Bogotá.
           Animalandia. Museo de Arte Universidad Nacional de Colombia.
           Bogotá.
           Entre Casa. Galeria SantaFé. Planetario de Bogotá.
           Bogotá.
           Objetiva. Centro Colombo Americano.
           Bucaramanga.
           Acotaciones. Museo de Arte Moderno La Tertulia.
           Cali.        
           Corporales. Museo de Arte Contemporaneo.
           Bogotá.
           XI Salón de Arte Joven. Galeria SantaFé.
           Bogotá.
2003. Joven Fotografía Colombiana. Cuatro proyectos desde lo contemporáneo.
          Museo de Arte de Pereira.
          Naturalia. Museo de Arte de la Universidad Nacional. Bogotá.
           Miradas Análogas. Academia Superior de Artes de Bogotá.
           Bogotá.
           Fotofiesta. Museo de Arte Moderno de Medellín.
           Medellín.
           X Salón Regional de artistas de Bogotá.
           Bogotá.
           Primer Salón de Arte Bidimensional.
           Fundación Gilberto Alzate Avendaño. Bogotá.
2004. A*TERISCO 6/ De Segunda Mano. Galeria SantaFe.
          Bogota.
          BOGOTA. Ciudad de Una. MUCA - ROMA.
          Ciudad de Mexico.
          39 Salon Nacional de Artistas. Museo de Arte Moderno de Bogotá.
          Fotologia 3. Diez mujeres.Universidad de Salamanca.  Bogotá.
          A*TERISCO. Calles del Desire-Streets of Deseo. Bienal de Liverpool.
          Inglaterra.
          Encolado. Maestria de Artes Universidad Nacional de Colombia.
          Bogotà.
          XII Salon de Artistas Jòvenes. Galeria Santafè
          Bogotà.
2005. Erase cuestiòn de tiempo. Galeria Valenzuela y Klenner.
          Bogotà.
          Lìmites. Fundaciòn Gilberto Alzate Avendaño.
          Bogotà.
          Contra el Olvido. Simposio de Justicia Restaurativa y paz en Colombia.
          Cali.
          I wish you were here/Desearia que estuvieras aqui. Espacio La Rebeca.
          Bogota.
          Pachamamamente. Espacio Entre casa.
          Bogotà.
          Ponchados. Galeria Santa Fè.
          Bogotà.
          Del Otro Mundo. Museo de Arte  Universidad Nacional de Colombia.
          Bogotà.
          Se acabo el rollo.Cien años de la fotografìa en Colombia. Museo Nacional de Colombia.
          Bogotà.
          Segundo Salòn de Arte Bidimensional. Fundaciòn Gilberto Alzate Avendaño.
          Bogotà.
          13 Concurso Nacional de Pintura. BBVA. Casa de la Moneda.
          Bogotà.
          Pràcticas Artìsticas: De lo popular al arte. Academia Superior de Artes de Bogotà.
          Bogotà.    
          ARTBO. Galeria Casas Rigner. Corferias.
          Bogotà.
          Semana Colombiana..Centro de Historia de Zaragoza.
          España.  
          Salòn de la Justicia..Galeria SantaFè. Bogotà.
2006.  Constance Disturbance. On Contamination and Foreign Agents.
           Centro Cultural Español. Miami.
           Sexto Festival de Performance. Quieres  ser mi amigo?
           Cali.
           Tropical Goth Magazine. Lanzamiento.proyectos Monclova.
           Ciudad de México.
           Salon Nacional de Artistas. Archivo  de Bogotá.
           Bogotá.
           Tropical Goth magazine. Lanzamiento El Bodegón.
           Bogotá.
           Mal  Hecho. Galeria Rococo.
           Bogotá.
2007. Al  Vacio. Galeria  nueveochenta. Bogota.
          De lo possible en Fotografía. Museo de Arquitectura Leopoldo Rother.
          Bogotá.
          Cinco miradas Europeas sobre la fotografía  Española e Hispanoamericana.
          Instituto Cervantes. Madrid.
           Tropical Goth. Casa Tomada. Museo de arte religioso. Cali.
           III Salon de arte Bidimensional. Fundacion Gilberto Alzate Avendaño. Bogotá.
           Salón de Arte Jóven 2007. Museo de Arte Moderno de Bogotá.
           Once More with feeling.: Recent photography from Colombia
           Photographers  Gallery- Impressions Gallery .Londres.
2008. Asomados, La mirada tuerta. Museo Bolivariano  de arte Contemporáneo de Santa Marta.
          Quinta de San Pedro Alejandrino. Santa Marta.
          Once more with feeling..University Gallery, University of Essex.
          Sincronias. ArteAmericas.Miami.
          Cinco miradas a la fotografia Europea y latinoamericana. Instituto Cervantes 
          de Toulouse .      
 Cinco miradas a la fotografia Europea y latinoamericana.  Festival de fotografía de Cesano  Maderno
            Imagina. Museo de Arte Moderno de Medellín.     Asomados. Galeria de la Aduana. Barranquilla.     

Exposiciones colectivas recientes

bulletInvisibles. Diablo Rosso, Panamá, 2012
bulletArte contemporáneo en Colombia. Museo Santralistanbul, Estambul, Turquía, 2011
bulletUn territorio en puntos suspensivos. Museo Casa Diego Rivera, Guanajuato, México, 2010
bulletEntre líneas. Centro Cultural Moca, Buenos Aires, Argentina, 2009 

 EXPOSICIONES INDIVIDUALES

2001. Revés. Callejón  de las exposiciones.
          Teatro Jorge Eliecer Gaitan. Bogotá.
          Background. Alianza Francesa.
          Bogota.
2002. Adentro. Escuela Sur de Fotografía.
           Bucaramanga.
2003. Vampiros en la Sabana. Valenzuela & Klenner.
          Bogotá.      
2004. Lo Uno y lo Otro. Cuarto Nivel-Arte Contemporaneo.
          Bogotà.
2005. Bi/Be.  UBS Bogotà.
2006. the End. Casas Rigner. Bogotá.
2007. The End. Galeria Luis Adelantado Miami.
           New Pollution. La Vitrina. Lugar a Dudas. Cali.

2008 - Felicidad clandestina. Galería Jenny Vilo, Cali,
2009 - Más allá. Galería Casas Riegner, Bogotá, 
2011 - Galería Multifoco, Río de Janeiro, Brasil,  
2012 - My destiny is in your hands — Mi destino está en tus manos. Galería Jenny Vild, Cali

 

DISTINCIONES

1999. Primer Premio. Ojo con la Ciudad.
          Imaginación en el Umbral. Alcaldía Mayor de Bogotá.
          Primer Premio. Chic Chinois. Arte & Moda. Beijing-Paris.
2000. Beca de Creación del Ministerio de cultura. Dirección de arte.
          Cortometraje Moñona.
2001. Primer Premio. Concurso Phillips de Arte para Jovenes Talentos
          Bogotá.
2004. Menciòn. XII Salón de Artistas Jóvenes.
          Beca Maestría  Universidad  Nacional de Colombia. Premio Excelencia Académica.
2005. Beca del Ministerio de Cultura. Residencias  Colombia-México.
          Proyecto de publicación: Tropical goth Magazine.
         
TALLERES DE FOTOGRAFIA

2003. Tejedores de Sociedad. Localidad  Kenneddy.
          Festival  Casa Abierta. Escuela Superior de Artes de Bogotá.
2004. Tejedores de Sociedad. Localidad Usme.
2006. Tears for fears. Cámara del comercio de Bogotá. Localidad de Cazuká.

PUBLICACIONES

Mapas Abiertos. Fotografía Latinoamericana 1991-2002. Pág. 24,304. Lunwerg editors y Fundación Telefónica.
Historia de la Fotografía en Colombia 1950 – 2000. Págs. 31-259-267. Eduardo Serrano. Planeta editores.
Beaux Arts magazine. Número 203. Abril 2001. Pág. 12.
Contemporary visual Arts. A day on earth. 45 exhibitions. 28 countries. 1 Day. Issue 29. Pág 71.
Art nexus. Arte en Colombia Internacional. No. 91. Julio – Septiembre 2002. Pág. 128.
Art nexus. Arte en Colombia. No.106. Marzo del 2006. Pág. 157.
Arte y Parte. Revista de arte España , Portugal y América. No. 43. pag 136.
Calles del deseo. Streets of Desire. Revista A*sterisco. 2004. Liverpool Biennial –Jumpshitrat Press- Art council England. Pags. 4-8, 66-69.
A6 De segunda mano. Revista A*terisco.2002.
The Best is yet to come. Revista Celeste. 2001 – 2005. Año 5. Número especial. Noviembre 2005.
Revista celeste. Año 4/ num 6/ dic 2004. pags 78,79,80.
Revista Ojo No. 4/ Dibujar – Diseñar. Pags 64-73.
Nuevas Propuestas del Arte Colombiano. Alliance Francaise. Pags. 152 – 157.
Contra El olvido. Simposio Internacional de Justicia Restaurativa y paz en Colombia. Pags 194 –201. Feb 9 del 2005.
Maria Isabel Rueda. UBS Enfoques.Serie 2005.

Tomado de http://www.jennyvila.com/galeriaartbomariar.html  , 2009 
Tomado de 2 Premio Bienal de Artes Plásticas y Visuales, Bogotá 2012
Fundación Gilberto Alzate Avendaño

horizontal rule

 
 

María Isabel Rueda nació en 1972 en Cartagena, Colombia. Tras culminar estudios de publicidad y artes realizó una maestría en artes plásticas en La Universidad Nacional de Colombia. Su trabajo ha sido incluido en exposiciones colectivas que han tenido lugar en distintas ciudades del mundo: Once More with Feelings: Recent photography from Colombia, Gallery-lmpressions Gallery. Londres (2008); Cinco miradas a la fotografía europea y latinoamericana, Instituto Cervantes, Toulouse (2008); Constance Disturbance. On Contamination and Foreign Agents, Centro Cultural Español, Miami (2006). En Colombia ha realizado numerosas exposiciones individuales, entre las cuales sobresalen: Más allá, Galería Casas Riegner, Bogotá (2009); Felicidad clandestina, Galería Jenny Vilá, Cali (2008); The End, Galería Casas Riegner. Bogotá (2006). A lo largo de su carrera ha recibido distinciones como el Primer Premio Beca de Creación del Ministerio de Cultura, Bogotá (2009) y el Primer Premio Chic Chinois. Arte & Moda. Beijing-París (1999), entre otros. 

Tomado del folleto ArtBo 2009 


María Isabel Rueda

Pocas veces se les pregunta a las personas que trabajan en el mundo del arte sobre su formación, sus maestros, sus compañeros de clase o su relación y posición frente a las instituciones educativas; como si los artistas hubiesen aprendido solos y sus reacciones frente a estos edificios de poder fueran algo circunstancial. Aquí se demuestra lo contrario.

Maria Isabel RuedaHumberto Junca: ¿Recuerda alguna experiencia educativa fundamental, que la haya ayudado a ser quien es hoy día, dentro o fuera del salón de clase?

María Isabel Rueda: Solamente estudiar en la Universidad Nacional fue para mí toda una experiencia. Yo ya había estudiado publicidad en la Tadeo. Pero la Nacional fue algo completamente diferente. Y no sólo era el campus, que es tremendo, sino la forma en que estaba armado el pénsum. Tenía la posibilidad de ver materias y de compartir con la gente más increíble, de todas las facultades. Así comencé a descubrir, realmente, qué es una Universidad.

H.J.: ¿Por qué estudió publicidad?

M.I.R.: No sabía que uno podía estudiar arte. No sabía que eso fuera una carrera. Yo me gradué del colegio en 1988, a los 16 años y no sabía qué quería estudiar. Cuando me preguntaban: “¿A usted qué le gusta hacer?” yo respondía: pintar y dibujar. Lo más cercano que me ubicaron de acuerdo a mi respuesta fue diseño gráfico. Así, hice un semestre en Taller Cinco y luego me metí a publicidad, pues era como parecido a pintar y dibujar. Me fue muy bien. Me gradué y trabajé en Toro Publicidad, donde había hecho mis prácticas. Poco tiempo después comencé a trabajar en Leo Burnett.

H.J.: Era buena publicista...

M.I.R.: Supuestamente, pero nunca pude encajar del todo, así que renuncié y no hice nada durante un tiempo. Este fue mi plan: no voy a hacer nada hasta que no sepa bien qué quiero hacer. Un día, viviendo en la casa de una tía, en París, me fui a ver una exposición sobre el Surrealismo y allí vi esa pieza de Man Ray, ese metrónomo que tiene un ojo y, como loca, me dije: esta obra me está dando un mensaje… ¡Voy a estudiar arte! Y me metí esa idea en la cabeza: voy a estudiar arte, voy a estudiar arte, voy a estudiar arte. Me devolví a Colombia y averigüé las carreras de arte en Bogotá. Eran carísimas, no podía pagar ninguna. Ya no tenía trabajo, así que no tenía plata. La única opción era la Nacional. Por eso me propuse pasar el examen de admisión como fuera. No me acordaba de nada del colegio, ni de física, ni de química… así que me puse a repasar de todo. Mis hermanos me ayudaron. Y bueno, pasé.

H.J.: ¿En qué colegio estudió?

M.I.R.: En el Gimnasio Cartagena de Indias. Reciben a hombres y mujeres, pero estudian en sedes diferentes.

 H.J.: ¿Tuvo clases de arte en ese colegio?

M.I.R.: Nunca me dieron clases de arte, pero creo que la enseñanza era buena. Había una clase que me encantaba: ‘Taller de pensamiento’. En esa clase todo el colegio leía un libro, el mismo libro desde primaria hasta bachillerato. Y un día a la semana nos reunían tres horas a discutir entre todas, chiquitas y grandes, lo leído. Leímos Edipo rey, Antígona, La metamorfosis, El extranjero, La maría… lo clásico. Lo interesante era escuchar la interpretación de las demás. ¡Era cheverísimo! Imagínate tú, ¡discutiendo Edipo rey con una peladita! Y esa era la onda del colegio. Mucha gente dice en la Costa que ese colegio es para reinas de belleza. Y sí, varias de mis compañeras participaron luego en el concurso para Señorita Colombia. Como sea, aprendí mucho allí, sobre todo en historia y en literatura. Creo que gracias a lo que aprendí terminé estudiando en la Universidad Nacional.

H.J.: ¿Es un colegio de monjas?

M.I.R.: No. Es un colegio del Opus Dei. La máxima expresión de creatividad era cuando uno hacía las carteleras o en la feria de ciencias. Claro que mis carteleras las terminaba haciendo mi mamá, que era súper buena dibujante. Ella se llama Marta Gómez y es ingeniera industrial, pero toda la vida quiso ser diseñadora de modas. Cuando hizo el ICFES sacó uno de los máximos puntajes y la premiaron con una beca. Pero esas becas eran para ingenierías, entonces le tocó estudiar ingeniería industrial.

H.J.: ¿Por qué resultó estudiando en Bogotá?

MMaria Isabel Rueda.I.R.: Mi mamá, que tiene una mente muy abierta, me dijo: “¡Váyase a Bogotá y aprende así sea a tender la cama! Vaya y tenga la experiencia de vivir sola y mire qué le puede gustar. Pruebe diferentes carreras y, si no le gustan, pues no es nada grave”. Y eso fue lo que hice. Viví con varias compañeras de mi colegio en un apartamento. Obviamente, no pagaba el apartamento ni la universidad, pero ya no vivía con mis padres. Las mujeres en la Costa maduran muy rápido. A los 17 años ya están casadas y tienen hijos, y organizan su hogar. Por eso vivir en Bogotá, por fuera de mi casa, me parecía que era lo normal. De todos modos, en mi colegio no es que fuera la más adaptada. Blanca, flaca, de pelo negro… no cuadraba mucho con el estereotipo costeño.

 H.J.: ¿Se acuerda de algún profesor o de alguna clase notable como estudiante de publicidad?

M.I.R.: La verdad, no. Lo que más recuerdo de la Tadeo es ‘el parche’. Los amigos que hice. Por ejemplo, mi gran amigo de publicidad fue ‘El Mono’, el que montó este bar que se llamó Vértigo Campo Elías. Recuerdo a Lina Caro y a ‘El Panelo’, el paisa que tocaba al comienzo con Los Aterciopelados y que también estuvo en La Derecha. Ellos no estudiaron publicidad, estudiaron diseño gráfico, pero uno salía de clase y se iba a esa calle donde todo el mundo se encontraba. Ahí se gestaron un montón de bares y todo el mundo sabía de música. Mí época en la Universidad Tadeo coincidió con la aparición de los bares alternativos: así que se rumbeaba miércoles, jueves, viernes, sábado, de corrido. Yo sí aprendí mucho ahí, como dicen, en “la universidad de la vida”.

H.J.: ¿Hubo profesores importantes para usted en la carrera de arte?

M.I.R.: Claro que sí. Recuerdo con mucho cariño a María Helena Bernal. Ella me dio la mano en un momento en que yo no sabía cómo pagar la carrera. Se inventó como una electiva en la que yo era directora de los guías del Museo de Arte de La Universidad. Yo instruía a todos los guías y registraba en fotografía todas las exposiciones y por hacer eso me asignaron un sueldo. Ella, además, nos enseñó a documentar adecuadamente todo. Porque María Helena nos hizo creer el cuento de que uno es artista desde primer semestre. Uno pegaba un papel en la pared y eso era importantísimo y había que registrarlo. También me acuerdo bastante de Mario Opazo. Es un excelente profesor. Una persona con una oratoria impresionante y las historias que cuenta son geniales. Sus clases eran buenísimas. Yo lo escuchaba y ya, quería otra vez ser artista. Él siempre hablaba de Beuys: que la energía y no se qué, que la bomba de miel y tal cosa. Me acuerdo también de María Morán. Ella era increíble. Siempre le mostraba a uno cosas: “No, mira, en Londres se está haciendo no sé qué… y hay estos artistas… y este es Gary Hume…”. Hay un momento en la Nacional en que si uno no sabe copiar exactamente de la realidad, uno es un perdedor. Y a mí eso siempre me costó mucho trabajo. Yo no podía dibujar así y me desilusionaba. Incluso en las clases de pintura, porque necesitaba dibujar para luego pintar. Ahí apareció María Morán que en una clase de pintura me dijo: “No te preocupes, existe Gary Hume que proyecta, calca y hace todo plano”. Ella daba otras opciones, siempre preocupada por nosotros, por encontrar posibilidades en nuestras limitaciones. A ella le debo mucho. Y también me acuerdo de la clase de teoría con Gustavo Toro. Hablaba de unas cosas… que uno no entendía nada, pero botaba una carreta como de tres horas y todo el mundo alucinaba. Con él descubrí que me encanta la filosofía. También estoy en deuda con Rosario López. Cuando tomé clase de escultura con ella, acababa de llegar de Londres, de hacer su maestría en Chelsea o algo así. En la Nacional uno comenzaba a aproximarse a las tres dimensiones con el barro; pero ella nos puso a mostrar lo escultórico a través de la fotografía. Así que me tomé unas fotos donde yo salía con un pipí como en una cocina haciendo oficio. La cosa es que Rosario era la curadora del Salón de Arte Joven en ese momento y, aunque yo estaba apenas en segundo semestre, a ella le gustaron tanto esas fotos que me invitó a participar. Yo no tenía ni idea de qué era eso, pero ahí estuve y en seguida quedé metida como en el circuito del arte porque, al rato, José Ignacio Roca me invitó a Nuevos Nombres. Ahí es donde mi vida de universidad se transforma y mi carrera como artista comienza. Por eso no puedo dejar de nombrar a Rosario. Ella confió en mí y mire todo lo que pasó.

H.J.: ¿Para hacer esas fotos empleó cosas que aprendió en publicidad?

M.I.R.: Sí, claro. Yo ya sabía cómo funcionaba el mundo de las imágenes y hasta había hecho comerciales para televisión. Pero esa fue la primera vez que hacía algo sin buscar satisfacer a un cliente, sin tratar de vender un producto. En esas fotos yo era como un ama de casa rebelde que hasta pipí tenía. No sé ni cómo hice eso. Luego resulté exhibiendo esas fotos. Por supuesto, no quería ni asistir a la inauguración. Ese trabajo era muy auténtico; lo hice porque lo tenía que hacer.

H.J.: Quizás estaba cansada de la utilización banal del cuerpo femenino en la publicidad.

 
M.I.R.: Antes de estudiar arte, cuando no hacía nada, me pasaba horas y horas en la casa limpiando, cocinando, leyendo, viendo televisión. Y me decía: me encanta ser ama de casa. Pero entonces, aparecía la contraparte, la voz del mundo profesional regañándome: “Bueno, pilas. Usted no está haciendo nada. Tiene que salir y ganar plata”. De tal manera, ese trabajo mezcla esa fascinación que tengo por el ama de casa estereotípica con cierta subversión. Pero no es que vaya en contra del ama de casa. Creo que, de hecho, es al revés, de una forma curiosa estoy diciendo: ¿Y porqué no puedo ser ama de casa?

H.J.: Ama de casa con pipí...

M.I.R.: Lo del pipí si no tengo ni idea de dónde salió. Pero recuerdo haber ojeado una revista con fotos de Cindy Sherman, quizás una Parkett. Recuerdo una imagen en blanco y negro que semejaba ser de una película de los años cincuenta o sesenta. Y como yo tenía el pelo así, con capul y no sé qué, pues decidí ponerme de modelo y hacer las fotos en blanco y negro. Sí, ese trabajo es una mezcla de cosas, de imágenes y obsesiones dentro de mi cabeza. Y lo llevé a cabo muy inocentemente. Yo ni recordaba el nombre de la artista. Fue José Ignacio Roca quien, luego, me dijo: tus fotos, de algún modo, son como los film still de Cindy Sherman.

H.J.: ¿Qué contrapunto puede hacer entre publicidad y arte?

M.I.R.: La publicidad es cómo vender un producto. Para ello, los publicistas se han apropiado de “lo creativo”, de todo lo que hacen los artistas, los cineastas, los músicos. Mientras en artes usted va descubriendo sus propios intereses o va descubriendo formas de ver el mundo y eso lo lleva a pensar en unos materiales y en una forma de expresarse. Claro, hay publicistas muy buenos, que tienen unas ideas muy divertidas, interesantes, que arman propuestas chévere, pero eso es totalmente diferente al pensamiento plástico, que es más intuitivo y mucho, mucho más personal. Por eso, cuando trabajé como publicista me aburrí. Pensé: esto no es tan divertido, todos me están diciendo lo que tengo que hacer… y ¿dónde está lo que realmente pienso yo? Lo paradójico es que ya en artes, también tuve un shock cuando me di cuenta de que a medida que pasaban los semestres, empezaban a enseñar esa misma estrategia de la publicidad: el artista debe volverse un publicista para poder venderse y funcionar en el mercado. Por eso, a mitad de carrera entré en crisis. Pensé: ¡hice todo este esfuerzo para zafarme de tanta estrategia de mercado, de tanto interés creado y ahora estoy terminando por aprender lo mismo!

H.J.: Muchos confunden el mercado del arte con el arte, pero es mucho más que el mercado.

M.I.R.: Exactamente. Lo importante es tenerlo claro porque, si uno no lo sabe, termina en el otro extremo. Nuestra generación –y hablo también de la suya– no hacíamos arte para vender, porque, entre otras cosas, no había ni dónde ni a quién vendérselo. Eso no nos preocupaba. Crecimos haciendo arte por razones personales. Por eso Wilson Díaz es una de mis grandes influencias. Mi trabajo de investigación para la clase de ‘Historia del arte’ que dictó Álvaro Medina consistió en escoger un artista colombiano, compilar cuanta información hubiera de él y hacer una exposición sobre su trabajo. Yo escogí a Wilson. Así descubrí su obra y me enamoré de él. Nos hicimos muy amigos. Él es ese tipo de artista que no puede desligar su obra y su vida. Su vida cobra sentido por las cosas que hace. Y las razones que tiene para vivir hacen parte de su trabajo. Las cosas que le interesan, que le preocupan, que piensa, que le pasan… hasta las mismas cosas que hace, todo eso está en su obra. Eso es para mí ser artista.

H.J.: Cuénteme de su experiencia como profesora en la Tadeo.

M.I.R.: La primera persona que me dejó ser profesora fue Pastora Correa, la decana de Diseño Gráfico de la Tadeo. A ella le parecía chévere que yo estuviera trabajando en Leo Burnett, pues eso era haber triunfado como publicista, y por eso me invitó a dictar una clase para armar los portafolios finales de diseño gráfico. En ese momento yo era súper joven y pese a que acepté, nunca me sentí preparada para dictar esa clase. Curiosamente, cuando salí de Artes, de la Nacional, Pastora me volvió a ofrecer el mismo trabajo, la misma clase de ‘Portafolio’. De nuevo me sentí incómoda, le dije que ahora tenía otras ideas en la cabeza y que, a lo mejor, en lugar de orientar a los estudiantes, les podía hacer un mal. Después, me invitaron a dar clases en la carrera de Arte, en La Tadeo, y dicté dibujo, fotografía y gestión cultural. Esta última clase la convertí en un laboratorio para hacer publicaciones independientes. Ahí fue donde Gabriela Pinilla hizo su primera cartilla revolucionaria.

H.J.: ¿Como profesora aplica cosas que haya visto en clase como estudiante?

M.I.R.: Creo que lo que intento hacer es conmover a los estudiantes, así como me conmovieron algunos de mis profesores, así como Wilson me conmovió. Intento alimentarles esas ganas de hacer cosas. Trato de enseñarles que lo que hagan tiene que ver con su vida, tiene que ser parte de su vida. Y lo más importante es que ellos mismos se lo crean. Al estudiante hay que hacerlo creer que sí se puede. Es un asunto de fe. Si alguien tiene fe en lo que hace, ya está. De ahí en adelante cada quien se inventa su camino.

H.J.: ¿Cree que se puede enseñar a ser artista?

M.I.R.: Se puede transmitir una energía. Es como cuando usted le da su amistad a alguien. Implícitamente le está diciendo a esa persona: confíe en mí, esto vale la pena. Es como compartir una energía muy especial. Es una cosa totalmente personal y uno la siente cuando está enseñando. Es bien raro. Uno le puede estar dando información a una persona; pero a la vez uno siente que la información que uno le está dando es sólo una excusa para que la persona reciba otra cosa. No sé muy bien cómo explicarlo. Wilson hizo eso conmigo. Y Opazo también. Siento que ellos me pasaron esa energía. Pero nunca me dijeron: te voy a enseñar a ser artista. La cosa no funciona así. Las instrucciones funcionan con los publicistas; con los artistas no

Tomado de la Revista Arteria, No, 053, mayo-junio de 2016