Benjamin Jacanamijoy

Putumayo

Pintores

Paisaje

 

Benjamín Jacanamijoy

pintor

 
 


Quienes hemos seguido cerca la trayectoria Artística de Uaira Uaua Benjamín Jacanamijoy, primero como diseñador y ahora como pintor, nos regocijamos ante la evidencia de la evolución afortunada de la expresión estética de una mirada del mundo y del entorno propio que se afianza y se enriquece tanto en el contenido como en la forma elegida para comunicarlo.

Resulta refrescante para el espíritu y la inteligencia la sensación que provocan estos cuadros que parecieran exaltar la vida, su movimiento y su música desde los LUGARES ASÍ, donde nació y creció Benjamín pero que se han nutrido, también de lugares distintos en que hemos habitado las otros: cuadros que de alguna forma nos animan a seguir buscando e intentando construir otros lugares así desde lo nuestro más personal y propio y donde - a pesar de los desgarramientos - quepamos todos en una permanente celebración de la vida.

Carolina Mayorga 
Tomado del plegable de la exposición en la Galería Fenalco, 2002

horizontal rule

 

El otro Jacanamijoy

por Carolina Abad

Carlos y Benjamin Jacanamijoy llegaron a Bogotá a finales de la década de los 80 como parte del primer grupo de indígenas que ingresó a la Universidad Nacional en el Programa de Admisión Especial que se creó en 1986. Carlos llevaba cuatro semestres de Artes Plásticas en la Universidad de Nariño y Benjamín, quien había empezado Ingeniería Civil en la misma institución, se decidió por el Diseño Gráfico para acercarse al arte.

Hijos de Antonio, un chamán muy respetado en la comunidad Inga, y de Mercedes Tisoy, compañera inseparable de su "taita", como sus diez hermanos, todos criados en la población de Manoy, en el Valle de Sibundoy, Putumayo, bajo las costumbres de la etnia Inga, dejaron sus ancestros en busca de un sueño: estudiar en la ciudad y aprender de otras culturas.

Carlos y Benjamín siempre fueron muy unidos por la poca diferencia de edad que hay entre ellos y por sus inquietudes artísticas. Su infancia estuvo ligada a las historias que les contaba su tía María Mercedes del Mesías, según Benjamín, experta en ese arte. Además recuerda que su hermano Florentino, el mayor de los Jacanamijoy, era muy creativo y les describía lo que conocía en sus viajes a Venezuela. "Nos contaba las películas que veía, nos hacía escuchar música de moda y fue el primero que llevó historietas al pueblo. Leía a Arandú, Chanoc y Red Ryder y con éstas empecé a practicar mis primeras imaginaciones".

Vienen a su memoria recuerdos de días lluviosos. Las baldosas de la casona donde vivían que se cubrían de barro mientras Carlos y Benjamín dibujaban con los pies paisajes repletos de flores. También pintaban globos en papel de seda para luego elevarlos al cielo. "Carlos se inventaba los dibujos y yo lo seguía", comenta Benjamín.

Y replica su hermano Carlos Jacanamijoy, reconocido en Colombia y el exterior por su exótica obra donde vibran las raíces indígenas: "Uno se puede volver artista, escritor y escultor en tomo a las humanidades y a la investigación. Y Benjamín, que siempre ha pintado, enriquece su mundo con el de nuestras tradiciones".

Benjamín también escribe con propiedad. Como integrante de una familia "tejedora de historias", tejió la suya a través del chumbe, una faja utilizada por la mujer inga en el vestido diario que es, además, un elemento protector del espacio primor dial donde se inicia la vida: el vientre.

Precisamente para su grado como diseñador gráfico, Benjamín Jacanamijoy Tisoy realizó su tesis Chumbe, arte Inga, que fue después publicada como libro por el Ministerio de Gobierno con el mismo título, a finales de 1993. Según el artista, porque en un chumbe se pueden encontrar simbologías relacionadas con la vida, la muerte, la familia y los objetos vistos y utilizados en la vida diaria.

Para la cultura Inga, el arte de tejer está estrechamente relacionado con el arte de vivir. Para Benjamín, contar historias es su mayor deseo. Y dar a conocer sus tradiciones culturales, religiosas y artísticas, su principal objetivo. Y para este propósito cuenta con un incondicional aliado: su padre.

Y agrega Benjamín: "Mi papá hoy es consejero porque viajó mucho. Yo quisiera aprender mucho y volver en unos años a mi pueblo para contar historias buenas y malas de lo que es la ciudad". Además quiere ser como su hermano Carlos y demostrarle a los miembros de su comunidad que hay que buscar las oportunidades.

Como lo hicieron Carlos y Benjamín, y como se preparan otros integrantes de la familia Jacanamijoy: "Además de Benjamín, hay un sobrino y otro hermano con habilidades artísticas. Mi hermanito menor me mira a los ojos y le da pena confesarme que quiere estudiar artes plásticas porque piensa que ese terreno es mío. A mí me da gracia, porque me parece rico que seamos una familia de artistas", comenta Carlos.

Pero él ya está consagrado. En cambio el sueño de Benjamín se construye poco a poco. Por estos días, por ejemplo, su obra se encuentra expuesta en la Biblioteca Virgilio Barco junto a la de su sobrino Vicente. La exposición Entretejiendo colores ha sido bien comentada por la crítica y visitada por muchos bogotanos.

Su hermano Carlos expresa: "Cuando visité la exposición, me sorprendí. Su obra es la ilación de un cuento que mi hermano quiere contar. Es como la continuación del trabajo investigativo que ha hecho; es una ilustración". Uaira Uaua o Hijo del Viento es su nombre artístico.

Gracias a Carlos, Benjamín aprendió técnicas de la pintura, asimiló las enseñanzas observando cómo lo hacían otros artistas a los que frecuentaban. Ahora sabe cómo pintar y, por sus estudios de diseño gráfico, también cómo manejar un computador para escribir con agilidad sus historias.

Los días de lluvia ya no lo inspiran en Manoy, si no en Bogotá. La abuela artesana, el abuelo carpintero, el papá chamán y muchas historias más, las rememora y las consigna a su manera en sus obras. Trabaja en acrílico sobre lienzo, viaja a Manoy para refrendar los sabios consejos de su taita Antonio, y regresa para fortalecer sus tradiciones y celebrar la fiesta del arco iris que da inicio a un nuevo año.

"Sin proponérselo, Benjamín está descubriendo una nueva expresión. Recopiló el trabajo de las artesanas y la parte conceptual que se guarda en la memoria artística de la comunidad Inga", puntualizó Carlos, el consagrado. Él sabe que el otro Jacanamijoy le sigue los pasos.

Tomado de La Revista de El Espectador No. 168, 5 de diciembre de 2003



 Acerca de Benjamín Jacanamijoy Tisoy

Manoy Santiago, Valle de Sibundoy, Departamento del Putumayo, Colombia. De nombre artístico Uaira Uaua: Hijo del viento en su idioma natal, vive y trabaja en la ciudad de Bogotá. A partir de la publicación de su trabajo de grado Chumbe Arte Inga en el año 1993, mediante el cual incursiona por primera vez en el tema de la “recuperación y valoración de la propia historia” su trabajo artístico e investigativo se ha concentrado en profundizar en el tema del “arte de tejer la vida” y el “arte de contar historias”.
Uaira Uaua ha participado desde el año 2000 en diferentes exposiciones en Colombia, Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, Brasil y EEUU y recibido varias distinciones entre ellas la Beca de Artista Visitante del Programa de Arte Indígena del National Museum of the American Indian del Instituto Smithsonian de Washington D.C., en el año 2004.
En noviembre del año 2014 fue seleccionado por su proyecto de intervención electrónica en la Torre Colpatria denominado “Auaska Nukanchi Yuyay Kaugsaita: Tejido de la Propia Historia” como uno de los ocho nominados al VIII Premio Luis Caballero, estímulo otorgado por el Instituto Distrital de las Artes IDARTES de Bogotá D.C. Igualmente en octubre de 2015 el Jurado de premiación le otorgó Mención Honorifica.

Tomado de Arte y Conexion - Conectados con la Cultura, 2019