Juan Andres Posada

Bogota

Pintores

Abstracto

Juan Andrés Posada

pintor

 

 
CRITICA

Habemus Mancham

Para reiterar que le gusta hacer lo que quiere y no eso por lo cual lo podrían reconocer y comercializar, Juan Andrés Posada nos entrega un grupo de pinturas cargadas del placer más rudimentario que conlleva el hecho físico de manipular pinturas realizadas con una receta que permite múltiples variaciones, a partir de lo más elemental de una composición: fondo, figura, interacción de colores y escala. En palabras simples, se trata de grupos de manchas espesas realizadas con una espátula común y corriente, planos y contornos que a veces insinúan figuras dispuestas de manera aleatoria pero con cierta orientación ordenada sobre campos de color texturados. Su superficie recuerda la de esos ponqués de fiesta decorados con pastillaje. 

En general tienen un carácter casi "cartoonescó y en otras de las pinturas, la mancha cubre casi totalmente el cuadro constituyendo
un vasto campo monocromático. Ya en otras ocasiones Posada había presentado varias pinturas monocromáticas. En una de sus últimas exposiciones presentó su serie "algunos colores", que estaba hecha sobre acero y con pintura de carro. Esta vez la cosa es sobre tela y con una capa espesa de acrílico. 

Pero además de los cuadros, Posada ha hecho varias manchas de pintura espesa sin sustrato alguno que han sido pegadas a la pared de la recién inaugurada galería Good Man Duarte (anteriormente Galería Valenzuela y Klenner), con el ánimo de exaltar las cualidades físicas de la pintura per se. Esta obra podría evocar artistas como Heron, Rothko, Albers y hasta Pollock, pero tiene un distanciamiento cómico a irónico que la aleja del heroísmo y sublimación con que dichos artistas abordaron el tema de la pintura en su época.

Desde luego, para aproximarse a esta muestra hay que tener presente el carácter irónico a irreverente del artista y su constante intención de no cumplir con los cánones tradicionales de una "carrera artística", lo que lo ha Ilevado a realizar planteamientos disímiles en diversos terrenos como el netamente conceptual, el de la escultura y por supuesto el de la pintura. Su rollo conceptual es divertido porque busca llegar a lo más elemental en cuestionamientos de arte. Pero si usted no anda interesado en eso, de todas maneras sus cuadros se ven bien colgados en una sala.

Tomado de la Revista SoHo No. 62, abril de 2005

horizontal rule

 

El pintor más rápido del país

El sueño de Juan Andrés Posada era ser baterista. Sin embargo, estudió Mercadeo y Publicidad y, por cosas de la vida, terminó de artista. La creatividad la heredó de su abuelo, el pintor Guillermo Jaramillo, y de su padre, Mauricio Posada, quien es guitarrista y luthier.

A los 20 años Juan Andrés comenzó a interesarse por el arte contemporáneo y de manera autodidacta empezó a formarse como artista plástico.

Con el apoyo de Jairo Valenzuela y Ethel Klenner, a los 22 años fue invitado a bienales de arte en Cuba y Brasil. Además, sus cuadros fueron expuestos al lado de las obras de artistas de la talla de Doris Salcedo y Fernando Botero, sin contar que la colección Cisneros, una de las 30 más importantes del mundo, tiene una pintura suya.

"Lo mío es el arte conceptual", dice Juan Andrés, quien durante muchos años se retiró a la paz de Villa de Leyva, con sus dos hijos y su esposa, María Silva, quien murió hace un año. Hace tres, y de forma oportuna, se presentó en su vida Juan Pablo Neira para mostrarle el trabajo de Jean Francois Detaille, un francés que pinta cuadros a gran escala, frente a un público, con música de fondo y en muy poco tiempo. "Desde que vi su trabajo supe que era capaz de hacerlo", afirma.

Efectivamente, fue capaz y con tanto éxito que ya ha presentado varios shows para eventos de empresas tan importantes como SAB Miller, BMW y Sterling: Quienes lo han visto quedan deslumbrados, ya que en poco menos de ocho minutos y al ritmo de la música que le pongan, Juan Andrés hace un performance en el que sal tan a relucir sus destrezas fisicas y artísticas.

"Lo que realmente llama la atención son los elementos no tradicionales como espumas y escobas que use a la hora de pintar, y el truco visual que hace al show más atractivo", anota Juan Andrés.

Cuando no tiene un pincel en la mano, seguramente sostiene unas baquetas, ya que, como bien afirma él -parafraseando la famosa cita en la que Warhol decía que no quería ser artista sino actor-: "Yo no quería ser pintor. Yo quería ser baterista". .

Tomado de la Revista Jet-Set, edición No. 131, 26 de septiembre de 2007

horizontal rule

 

 


El pintor más rápido de Colombia

por Katya Chamie

Juan Andrés Posada Jaramillo ha pintado más de setenta veces a la actriz Marüyn Monroe, al pintor Salvador Dali y al científico Albert Einstein.

Este bogotano es veloz en el escenario. En tan sólo cinco minutos es capaz de plasmar en un lienzo el rostro de alguna celebridad. El resultado: la cara de asombro del público, que responde con sonoros aplausos.

García Márquez, Shakira, el Che, Elvis, Fanny Mikey y Carlos Vives han sido dibujados por él. Su último cuadro lo hizo frente al presidente Alvaro Uribe en un consejo de seguridad, quien quedó impactado, según el artista.

"A Juan Pablo Montoya, a Camilo Villegas y a Juanes los he pintado en vivo y en directo", dice Juan Andrés, quien lleva 4 años haciendo performance (arte en vivo).

Posada, de 42 años, ha viajado por Estados Unidos y Europa mostrando su espectáculo. Ha pintado más de 200 cuadros y ha realizado en promedio cien shows.

Una vez se presentó ante 6 mil personas en Corferias y fue el telonero del cantante Diego Torres en su último concierto en Bogotá.

"Lo asombroso es que el público es testigo de la ejecución de una obra de arte en vivo y en directo", dice, y después explica que la gente es muy agradecida con su trabajo.

Egresado de publicidad y mercadotecnia del Politécnico Grancolombiano, es considerado, en el gremio, el pintor más rápido de Colombia.

Desde que era pequeño incursionó en la pintura porque siempre le ha gustado el arte, tanto así que a los 8 años se ganó un concurso internacional de pintura.

"Para mí fue impactante que me invitaran a comer a la Embajada de China con el embajador y mis papas", dice.

Antes de empezar a pintar el artista estudia al personaje -sobre referencias fotográficas-. En el momento del show, pone en frente de un lienzo de 2 metros de alto por 2 metros de largo todos sus acrílicos. "Siempre utilizo elementos no convencionales, como escobas, mis propias manos, rodillos y brochas para pintar", dice.

Si quiere conocer más de su obra, ingrese a la página web www.accionarte.net

Tomado del periódico El Tiempo, 17 de julio de 2010