Museo de Antioquia

Medellin, Antioquia

Museos

Abstracto, Bodegón, Figura Humana, Figura, Paisaje, Varios, Visual


MUSEO DE ANTIOQUIA 

http://www.museodeantioquia.org.co

MUSEO   DE ARTE DE MEDELLIN

MUSEO FRANCISCO ANTONIO ZEA

artes plásticas

 

 
  2019: EL MUSEO EN CIFRAS
    museo
Text2
  Cifras suministradas por el Museo, 2019
 
El Museo de Antioquia ha sabido combinar la tradición de más de 130 años de existencia con el desafío que el siglo XXI le impone a esta clase de instituciones.  Hoy en día es un centro de referencia para la región antioqueña y para todo el país, porque su aporte rebasa las fronteras de su espacio físico, y de las artes plásticas.  La meta: convertirse en un espacio de todos, para el enriquecimiento de la vida

Tomado de la Revista Arcadia, de Semana, No.09, junio de 2006

horizontal rule

 
Fundado el 29 de noviembre de 1881. Sus colecciones abarcan 2.800 piezas.

El edilicio que le sirve cíe sede, de estilo art deco, tiene un área de 14.500 m2, distribuidos en 4 plantas. Está ubicado en pleno centro histórico de la ciudad y fue construido entre 1932 y 1936 para acoger a la administración municipal. Fue declarado patrimonio arquitectónico de la nación. 

En su interior se conservan once murales del maestro antioqueño Pedro Nel Gómez.

 La exposición permanente está distribuida en forma cronológica alrededor de los siguientes temas: historia del arte antioqueño durante los siglos XIX y XX (del retrato a la fotografía, de las obras del maestro Francisco Antonio Cano hasta La cámara del amor, de Luis Caballero, gana dora de la Bienal de Coltejer en 1968), la donación Botero (reúne las pinturas, los dibujos y las esculturas donadas por el artista Fernando Botero en 1976, 1984 y 2001) y el arte internacional (forma parte de la donación Botero 2001, exhibe obras de artistas latinoamericanos, europeos y norteamericanos como Pablo Picasso, Diego Rivera y Alejandro Obregón).

Todas las salas cumplen con los requerimientos técnicos para la conservación y adecuada exhibición de las obras.

Tomado del libro Directorio de Museos de Colombia - Red Nacional de Museos - 2003

horizontal rule


 

Un espacio común que construye futuro

VISION

Lucía González Duque: La "Arquitecta" del Museo

· "El Museo de Antioquia es un centro de referencia cultural que juega un papel vital en la construcción de ciudadanía y que es motivo de orgullo para Medellín. Las competencias ciudadanas hacen parte de nuestro quehacer. Democratizar el acceso al Museo y de manera específica, trabajar por la valoración de la diferencia, es uno de esos aprendizajes que consideramos necesarios para la construcción do un mejor país. El arte, que de por sí ya tiene un valor inmenso, es también un instrumento muy potente para estos aprendizajes".

· "El concepto del Museo va más allá del disfrute de las bellas artes, se trata de compartir un patrimonio que invite a la reflexión y nos permita avanzar como sujetos y como sociedad. Es muy difícil globalizarse si uno mismo no sabe de dónde viene; si no sabe cuál es su propia historia y cuál es su propia memoria".

· "Desde el arte es posible reunir niños, jóvenes y adultos de todos los estratos y hacer un trabajo do reconocimiento y valoración de la diferencia. Ellos saben que el Museo es de ellos y que hace parte de su patrimonio porque son acogidos con sus expresiones artísticas y culturales en un esquema de enriquecimiento mutuo de doble vía".

· "Nuestra sostenibilidad se basa en el desarrollo de proyectos con pares del sector público y privado, más que en un esquema de donaciones. Se cambió el concepto de pedir recursos por el de "hagamos cosas juntos". A partir de ello, construimos alianzas gana-gana que contribuyen al desarrollo cultural de la ciudad y del país".

· "Cuando las empresas entienden que su vinculación al desarrollo de la cultura representa mucho para su desarrollo económico, su aporte cada vez es más generoso. En una relación como la que hemos establecido con Coltabaco, por ejemplo, somos pares que reconocemos que ambos tenemos cosas importantísimas que dar. Me alegra este tipo de alianzas, porque siento que los propósitos sociales y culturales de Coltabaco son claros y honestos".

· "El Museo de Antioquia ya está posicionado. Cuenta con excelentes condiciones técnicas y el reconocimiento del país y de muchos espacios en Latinoamérica. La tarea es sacarlo de sus paredes, internacionalizarlo, y profundizar en el sistema de gerencia por proyectos. Así lograremos una entidad muy competitiva desde el punto de vista de gestión".

· "Quiero que la gente reconozca al Museo como un espacio para todos. Un espacio donde las personas se sientan acogidas, representadas y valoradas".

LOGROS

LA DONACIÓN BOTERO, EL PUNTO DE INFLEXIÓN PARA CRECER

La historia del museo se parte en dos con la generosa donación que hizo el maestro Fernando Botero en 1998. Hoy cuenta con la colección de obras más grande y representativa del maestro en un solo lugar y valiosísimas obras del arte internacional moderno que hacían parte de su colección privada. El Museo dejó de ser una institución con sentido local para hacerse importante ante el país y el mundo.

CURADURÍA, COLECCIONES DE TALLA INTERNACIONAL AL ALCANCE DE TODOS

En 2005, el Museo realizó 14 exposiciones temporales, tres de ellas internacionales, que permitieron mostrar obras de reconocidos artistas como Fernando Botero, Pedro Nel Gómez, Justo Arosemena, Jaques Callot, William Blake, Francisco de Goya, Omar Rayo, y del pintor vivo más importante del siglo XX, Antoni Tápies. Además, a través de exposiciones itinerantes, llevó los beneficios de la cultura a zonas distantes como Ciudad de Panamá (Panamá), Zipacón (Cundinamarca) y Jardín (Antioquia).

COLECCIONES PERMANENTES Y NUEVAS ADQUISICIONES

El Museo cuenta con 6 salas permanentes de exposición de obras regionales y nacionales: Prehispánica, Colonial y Republicana, Siglo XIX, XX y XXI., además de la Sala Botero y la Sala de Arte Internacional. Este año abrirá las salas permanentes de Fotografía y de Video. Cuenta con 6 salas de exposiciones temporales siempre activas y una sala didáctica. Además, el Museo recibió 512 piezas nuevas de donación para la sala prehispánica y adquirió 143 piezas para su colección.

EDUCACIóN Y CULTURA

En esta línea de acción, el Museo desarrolla una variada programación académica y cultural para formar públicos con sentido crítico y actitud participativa en apreciación artística y cultural. En 2005, se proyectaron 52 películas para 672 asistentes. Además, se realizaron 6 conciertos y una gran fiesta callejera de luces, con 3.720 participantes. Por otra parte, el programa de formación pedagógica, orientado a niños, jóvenes y maestros, convirtió el Museo en un espacio de puertas abiertas. El año pasado se desarrollaron 46 talleres con 4.397 asistentes. Se realizaron 1.105 visitas guiadas a colegios a instituciones educativas y 709 maestros fueron atendidos en el programa Museo Escuela.

RESTAURACIÓN Y COLECCIONES

El área de restauración presta un valioso servicio en materia de diagnóstico, conservación y restauración de las colecciones del Museo. En 2005, se realizaron 59 restauraciones a particulares por un valor de $19635.000. Además, se restauraron 100 obras propias y se realizó intervención gratuita sobre 28 obras de otras instituciones culturales.

PERSPECTIVA


RELACIONES CORPORATIVAS

El Museo, más que recibir donaciones, le apuesta al desarrollo de proyectos que se trabajan con pares del sector público y privado. Por ejemplo, con Coltabaco S.A. desarrolla una exposición del maestro Santiago Cárdenas. Para facilitar la vinculación de entidades públicas y privadas se han dispuesto diferentes modalidades de participación: adopción de salas, patrocinios en dinero o en especie, y alianzas para realizar difusión y promoción de programas y actividades.

LAS MÁS IMPORTANTES EXPOSICIONES PRESENTES Y FUTURAS
Fútbol, Pura Pasión

A partir del 8 de junio y hasta el 23 de julio los aficionados al fútbol pueden disfrutar en el Museo de una completísima exposición sobre la cultura y pasión que genera este deporte, y que incluye exhibiciones, conversatorios, conferencias, cine, video y visitas guiadas.

Otras Exposiciones

Ana Patricia Palacio y Jorge Gómez; Agatha Ruiz de la Prada, Moda y otras creaciones; Medellín: Patrimonio Arquitectónico; Memorias de la Publicidad: Nacional de Chocolates, De lo Moderno a lo Contemporáneo en Colombia, entre otras.

ENCUENTRO LATINOAMERICANO

Para el año 2007, el Museo de Antioquia va a llevar a cabo el Encuentro Latinoamericano de Arte Con temporáneo Ciudad de Medellin. Este evento le permitirá al público reconocerse, saberse en un contexto y conocer la producción cultural de Latinoamérica a partir de la participación y la reflexión sobre las prácticas estéticas contemporáneas en América Latina.

Tomado de la Revista Arcadia, de Semana, No.09, junio de 2006

horizontal rule

 


MDA + MDE = Un museo que conecta a Medellín con el mundo

Por: Carlos Uribe* 

El Museo de Antioquia (MDA) con sus 130 años de vida es el segundo Museo del país en área y en gestión, un verdadero veterano con mente joven, que pese a su deber histórico de ser el reservorio de la memoria regional se renueva permanentemente para estar conectado al mundo y conectar a las nuevas generaciones con los artistas y las tendencias globales.

Reinaugurado el 15 de octubre de 2000, a partir de la propuesta de donación de la colección del artista Fernando Botero, el Municipio de Medellín jugó un papel importante en destinar el emblemático y generoso edificio de la antigua alcaldía de estilo Art Deco para albergar la colección histórica, así como las colecciones Botero y la colección de arte internacional en sus readecuados espacios. Desde este momento, sin desconocer las intermitencias que tuvo a lo largo del siglo XX, como la readecuación de su antigua sede de la Casa de Moneda en el pasaje Veracruz en 1955 y la fugaz dirección de la joven museógrafa Lucrecia Piedrahita entre 1995 y 1997, el Museo despegó en el siglo XXI no sólo en beneficio de la ciudad y el departamento, si no en la dinamización del campo artístico con ímpetu y gestión al vincular al Estado, a la empresa privada y a los organismos de" cooperación internacional en proyectos de trascendencia cultural y formación de ciudadanía. 

De la gestión de sus dos directoras en esta década, Pilar Velilla y Lucía González, se debe la internacionalización del Museo y el proyecto de posicionarlo como destino cultural y turístico de Colombia. Sin duda, el Museo es hoy la institución cultural más importante de Antioquia y referente de la cultura en el país. Un paneo rápido de las exposiciones antológicas y eventos acontecidos en estos diez años, muestra el interés por actualizar, alfabetizar visualmente y concienciar a nuevos ciudadanos con proyectos externos y propios: Rembrandt en Colombia grabados, Chocó el vecino Pacífico, Fotofiesta 2003, Los Olvidados: resistencia cultural en Colombia, Justo Arosemena: una visión retrospectiva, Los Caprichos de Goya, Grabadores del Infra-mundo, Presencia y memoria de Eladio Vélez, Ornar Rayo: la odisea del equilibrio, Antoni Tapies: obra gráfica, Pedro Nel Gómez y su época, Santiago Cárdenas exposición retrospectiva, El arte en la publicidad 1920-1960, Demostraciones: Feliza Bursztyn & Bernardo Salcedo, Juan Camilo Uribe: arte con sentido común, Ana Patricia Palacios: todo lo que parece ser, Encuentro Internacional Medellín 2007: prácticas artísticas contemporáneas [MDE07], Regina Silveira: sombra luminosa, España encrucijada de civilizaciones, Teofanías: José Alejandro Restrepo, Destierro y Reparación, Una enciclopedia para
toda la familia: imágenes de archivo, entre las más destacadas. 

Es importante señalar que entre 2009 y 2010, el MDA desarrolló tres investigaciones curatoriales de gran formato, Casa de Citas: apropiación-citación-alusión-copia-falsificación con la curaduría de Jaime Cerón, Ante tus ojos: Francisco Antonio Cano con dirección curatorial de Conrado Uribe, y Colombia 200 años: historias, imágenes y ciudadanías con la participación en la investigación histórica de la Universidad Nacional de Colombia y del equipo de curaduría del Museo en su componente estético. Otras cuatro exposiciones significativas y en asocio con entidades internacionales se albergaron en sus salas temporales y en la Casa del Encuentro, Video experimental y video arte: artistas de Cuba con la cooperación del Ministerio de Cultura de Cuba en el marco de la celebración de los 50 años de la Revolución Cubana, la videoinstalación Greenaway v.s Botero en alianza con Culture Fit, A Tres Bandas: mestizajes, sincretismo e hibridación en el espacio sonoro Hispanoamericano con el apoyo de SEACEXy el Ministerio de Cultura de España, y Menos tiempo que lugar con la curaduría del alemán Alfons Hug en asocio con los institutos Goethe de Latinoamérica, actualmente en exhibición. 

Si en algo aporta el MDA a la gestión museal en Colombia es en la autonomía y relación independiente que ha logrado con las agencias de cooperación extranjeras para trabajar proyectos a futuro y garantizar el paso por Medellín de grandes producciones Museográficas, sin tener que mendigar apoyos estatales desde Bogotá o esperar itinerancias como segunda ciudad de turno. Es una lección que ciudades como Cali, Barranquilla o Cartagena, o Museos de ciudades intermedias deberían de tomar, no depender de las exiguas ayudas gubernamentales, si no auto gestionar y concertar alianzas con cooperantes de diversa procedencia. 

Con respecto a lo anterior, no se puede pasar por alto el balance o informe de gestión 2009-2010 que me acaba de llegar, en cuanto a las unidades de negocio que ha creado el MDA en este nuevo renacimiento, conformadas por 3 tiendas diversificadas, un parqueadero público y la logística de eventos que le reportan anualmente cerca de $2.000 millones, una tercera parte del presupuesto anual total, que le ayuda a respirar pero que hace menos ardua la búsqueda de patrocinios por adopción de salas y espacios. Otra tabla salvadora, sin duda, es la figura propuesta por los Museos de Medellín a las administraciones municipales de tumo -de la cual es pionera el MDA-, de contar con taquilla subsidiada para atender las demandas de visitantes y turistas en épocas de vacaciones, final de año y feria de las flores, así como para niños, adultos mayores y personas en situación de discapacidad. En este rubro el Museo contó en 2009 con un apoyo gubernamental de $695.000.000 y alcanzó coberturas del 56.8 % con respecto a los demás visitantes anuales, para un total consolidado de 357.646 visitantes.
Igualmente, mencionaba en un comienzo, además de la gestión, en la proyección del área y en la generosidad de la arquitectura del edificio, como valores intrínsecos para una buena dinámica y valoración. El Museo logró en diez años triplicar su área mural y cuenta actualmente con tres salas temporales, tres para la colección de arte internacional, siete para la colección Botero y quince para la colección de arte antioqueño del siglo XIX y XX, así como la de arte colombiano de los años cincuenta del siglo pasado hasta hoy, además de la Casa del Encuentro, antigua sede. Es una paradoja que el goodwill de sus salas para exhibir arte contemporáneo y Museografías de extremada factura se deba a las acertadas adecuaciones supervisadas por Femando Botero, su mayor benefactor, quien ha combatido acérrima y tercamente la dimensión de las prácticas artísticas contemporáneas. 

Y es en esta vía, que el Museo de Antioquia desde su actual dirección ha redireccionado su encargo decimonónico de Museo histórico, Museo departamental, acervo de la memoria regional, baluarte de la identidad institucional local o guarda de las colecciones del mencionado mecenas, para acercarse a las nuevas prácticas artísticas y afrontar las variantes de la institución Museo en la contemporaneidad: ser un Museo vivo, expandido de su función de contenedor, incluyente, de puertas abiertas, de cara a las comunidades, formador de ciudadanías culturales y conectado al mundo; en una esfera que se debate entre lo local y lo global, y más allá de sus obligaciones de "investigar, coleccionar, conservar, comunicar y exhibir", el MDAha asumido su responsabilidad de conectar a las nuevas generaciones paisas a las tecnologías digitales en Museografías experimentales como A Tres Bandas, plataforma interactiva instalada para el III Congreso Iberoamericano de Cultura o a través de sus programas Zona de Riesgo y Patio Sonoro, ambos como espacio de encuentro con públicos jóvenes que permiten conocer la música de corte experimental, independiente y alternativa, a través de nuevos estilos y géneros poco explorados. Es también la forma como músicos independientes de esta línea pueden compartir y poner en escena sus propuestas, a través de talleres, conversatorios, conciertos y una emisora web -www.patiosonoro.net -. 

No obstante, el mayor viraje dado por el MDA para suplir la ausencia de espacios de reflexión contemporánea -entre el período de decadencia y transición de su homólogo MAMM-, y de proyección de la entidad Museo como instrumento de transformación urbana e internacionalización de la ciudad, lo logró al crear el MDE07 como plataforma reactivadora del campo artístico local y como estrategia para posicionar nuevamente a Medellín en la esfera internacional -lo cual alcanzó en las Américas y España-, más allá de reeditar la nostalgia de sus épicas bienales. 

Esta "apuesta local por domesticar el modelo de bienal internacional", como señala José Roca curador jefe del equipo curatorial, dio como resultado un evento transformador diseminado en el tiempo y en el espacio, de baja intensidad pero de duración continuada por más de seis meses -febrero a julio de 2007-, en diversas instituciones y en numerosos espacios públicos y privados, cerrados y abiertos, de todos los estratos socioeconómicos del área metropolitana. Este espacio de experimentación al cual dieron por nombre Encuentro Internacional de Medellín 2007 / prácticas artísticas contemporáneas: Espacios de Hospitalidad, se configuró como una articulación de distintas nociones de espacio que buscó generar la circulación de personas, proyectos artísticos, discursos y concepciones culturales diversas, en el que además de los grandes núcleos expositivos, con obras de 85 artistas internacionales, zonas de activación con cuatro seminarios teóricos, más de 50 conversatorios con curadores, especialistas y artistas invitados, 17 talleres de formación y educación artística en diversas prácticas, un festival de Cine Sin Fronteras -que va ya consolidado por su cuarta versión-, el programa de residencias artísticas y Espacios Anfitriones, logró despertar el ambiente anquilosado y a veces parroquial del arte en Medellín. Este empeño que tuvo a la empresa privada como garante y esencialmente al Municipio de Medellín en su financiación, tendrá continuidad en una segunda versión, con empaque diferente pero con concepción similar, entre julio y septiembre de 2011 con el lema de MDE11 / Enseñar y aprender: lugares del conocimiento en el arte.

MDA + MDE, 07 / 11, se han constituido en una ecuación fresca, en tanto necesaria para la ciudad como para el medio artístico colombiano. Es la oportunidad, por segunda ocasión de tener un encuentro internacional, co-curado por un equipo multifacético de personalidades de la escena iberoamericana dirigidos de nuevo por José Roca (Eva Grinstein, Nuria Enguita, Bill Kelley Jr.) con el respaldo del equipo directivo y curatorial del Museo, en asocio con otras entidades culturales y académicas de Medellín, para mover de nuevo el ambiente "comercial y chato" de una urbe con pretensiones de desarrollo que posee actualmente cuatro facultades y una colegiatura enfocadas a las artes, un doctorado en teoría e historia del arte, y tres maestrías en teoría y producción estética. Esta es la apuesta de transformación del Museo.

Sería injusto al no mencionar proyectos menores, pero conceptualmente efectivos desarrollados por otras áreas del Museo como el área de educación en su propósito de formación de los diversos públicos y en servir de canal de comprensión de los contenidos a partir de estrategias pedagógicas. Programas como el Aula Taller en Artes -CREA- en conjunto con la Escuela del Maestro de la secretaría de educación municipal, la Escuela en el Museo, Niños en Torno al Arte, Crear en el Museo, Exploradores del Arte y el sistema de audio guías bilingües patrocinados por la empresa privada ubican al MDA como un laboratorio experiencia! y rico digno de emular por otros pares en el país.

El MDA posee muchos tesoros, pero a demás de su amplia colección, la Biblioteca es un verdadero acervo de conocimiento y de publicaciones incunables que datan desde su fundación en 1882, las cuales acompañadas por textos recientes y adquisiciones sobre estéticas contemporáneas es una importante plataforma para investigadores e interesados. Su renovación, física y de contenidos, se debe en parte al aporte realizado por el equipo de curadores del MDE07 quienes encomendaron al artista y diseñador Gabriel Sierra su readecuación.

Otra estrategia interesante de expansión del componente mural, es el proyecto de Museo Itinerante con el que se apuesta por la inclusión y democratización del acceso al arte y la cultura por comunidades rurales y municipales en los bordes del departamento de Antioquia y otras regiones del país. Cuenta con componentes expositivos -con réplicas de piezas de la colección-, culturales y pedagógicos, los cuales facilitan escenarios de reconocimiento y sentido de pertenencia por lo propio, por el territorio habitado, por el patrimonio material e inmaterial, por las memorias e identidades de los habitantes visitados. Este programa que cuenta con el apoyo de entidades gubernamentales y no gubernamentales, itineró entre enero de 2009 y 2010 por 32 localidades impregnando de Museo a 35.435 personas.

La estructura de comunicaciones que es fundamental en todo proyecto cultural y especialmente de contenidos museales, se ha visto afectada en los últimos cinco años por el cambio reiterativo en la dirección del área con lo cual se ha incrementado el esfuerzo de las demás áreas por dar a conocer sus programas y actividades. Si bien el MDA cuenta con una página web actualizada permanentemente el formato es anticuado y rígido, tanto más parece al de una casa de banquetes o a un club social y no al espíritu de transformación del campo artístico y cultural que hemos relacionado. Igual acontece con la web site del MDE07, un poco más curada y aún activa desde hace cuatro años con contenidos interesantes para investigadores e interesados, pero también rígida en su diseño. La única plataforma de difusión que se salva es el Citófono co-dirigido por Conrado Uribe y María Isabel Zapata, es un programa semanal en formato radial originado por el MDE07 al que se le ha dado continuidad y profundidad en los temarios y entrevistas que recoge de los artistas y personalidades que cruzan por Medellín.

Tal vez el bemol más notorio es de las memorias que produce el Museo, caso contrario a la gestión de VelíUa que tuvo publicaciones de casi todas las exposiciones antológicas y retrospectivas, la de González peca por su mezquindad. ¿Para qué entonces se invierte en procesos tan elocuentes y enriquecedores en investigación curatorial para no difundir sus contenidos? ¿Será que la política del MDA sólo se interesa en activar y no en diseminar? Irónicamente, la tapa del caldero es las memorias o el catálogo del MDE07, que aún a cuatro años de acontecer no salen y ya llega una nueva versión. Pensaría que es un mal de todo proyecto latinoamericano el "tomarse" un tiempo para ejecutar su responsabilidad social de entregar una memoria para los tiempos venideros, pero ejemplos de no tanta y desinteresada laxitud se encuentran en modelos más estructurados: Bienal de Sao Paulo, Bienal de Mercosur, Bienal de La Habana, está última con más precariedad y dificultad económica para publicarse.

El tema de las comunicaciones en un escenario más globalizado y de formación de ciudadanías culturales, se hacen entonces, más que estructurales, necesarias. Y un Museo que se debate entre su función local, pero a la vez global por lo anteriormente descrito, requiere de un fortalecimiento de este componente, decidido y claro para atraerlos cientos de visitantes y potenciales espectadores que requiere una "Factory" como es la radiografía de este MDA modelo 2010. ¿La pregunta entonces es, cómo lograr el Museo superar o mantener las cifras de coberturas y gestión que se tienen en un escenario cada vez más competido -de más atracciones para los ciudadanos- y en un sector central decadente de la ciudad donde ya no se atreve a ir nadie por el deterioro y la inseguridad? Ahí radica el reto, y para este reto, creo que no sólo las instituciones tienen el deber ser, igualmente nosotros como artistas o actores del campo cultural debemos apoyar al Museo con nuestra presencia permanente, crítica y prepositiva.

La actual directora lo tiene claro en su propósito de apoyar conjuntamente a la administración municipal en la recuperación del entorno pro-blematizado, conservar los hitos institucionales del centro "histórico" -cabe anotar que la destrucción del patrimonio en Medellín no amerita considerarlo-, y trabajar por la inclusión de los ciudadanos flotantes que habitan el sector: desempleados, prostitutas, oportunistas, rapone-ros, ejecutivos, empleados y estudiantes, entre muchos otros de distinto pelambre; González anota "hay que presentar el Museo a quienes no lo conocen (...) ser coherentes con los principios sociales y éticos de respeto, transparencia y eficacia, y que lo hacemos, como miembros activos de una comunidad a la que nos debemos y a la que queremos ayudar a ser cada día más rica, profundamente rica a través de comprensión de su cultura, y de los espacios de inclusión".

La responsabilidad del Museo es invaluable y requiere el apoyo decidido - que lo tiene, pero más, mucho más!-, del Estado y de la empresa privada. No se puede quedar como una isla sólo en medio del océano tormentoso; su aliado indeclinable en esta década, Bancolombia, dejó el centro para crear una nueva centralidad en Ciudad del Río. Por ello se hace indispensable que los gobiernos municipales, sea cual sea su cuatrienio, apoyen al MDA en lograr un mejoramiento simbólico e incluyente de los ciudadanos marginados. Al igual que otros Museos en el mundo que han servido de anclas para readecuar o sanear espacios urbanos deteriorados, como el Centro de Arte Contemporáneo Georges Pompi-dou en París, la Tate Gallery en Londres o como ejemplo cercano en Latinoamérica el Centro de Arte Lía Bermúdez de Maracaibo vecino al puerto y al antiguo matadero, el MDA es un Museo de puertas abiertas a todos los ciudadanos que quieran hacer parte de él.

Para finalizar este recorrido crítico sobre el MDA 2010, no puedo más que quedarme inquieto con el cambio de escenarios que vive la ciudad en su reacomodamiento museal. Si bien, la discusión inicial nos llevaba a considerar los compromisos del Museo de Antioquia como un Museo de colecciones - salvaguarda del patrimonio regional, observamos como igualmente ante la decadencia del Museo de Arte Moderno entre final de los años noventa y está década, el MDA tuvo que asumir el liderazgo ante la sequía de movida cultural y de producciones curatoriales sustantivas para el medio artístico, y generó las dinámicas anteriormente expuestas que se concretan en el MDE07 y su impulso a las prácticas artísticas contemporáneas desde casi todas sus plataformas. ¿Cabe preguntarse, ahora que se le ha insuflado nuevo oxigeno al MAMM desde lo estatal y lo privado, debería el MDA bajar la guardia y acogerse a su misión natural de ser un Museo custodia, investigador de procesos históricos del arte regional y no abordar la plataforma contemporánea para la cual se financió a su homólogo?

La respuesta parece venir no del MDA, sino del mismo proceso experimentado por el MAMM en un año de transición. Ante los titubeos e improvisaciones con la agenda de exposiciones y la falta de criterios curatoriales de su equipo colegiado en el entendimiento de las espacialidades mismas del nuevo edificio, el futuro del campo museal en Medellín deberá continuar con los aportes y decisión de cada Museo por retroalimentar y actualizar al medio artístico y cultural de la ciudad y del país con proyectos profundos y pertinentes, la presencia permanente de personalidades del circuito internacional y la gestión que hasta ahora sólo ha demostrado el MDA + su ecuación MDE 07 /11, como compromiso de ciudad.

*Artista y curador independiente. Actualmente dirige el Centro de Desarrollo Cultural de Moravia en Medellín.

Tomado de la Revista Arteria Ed. 26, octubre de 2010