Tunja Ciudad Capital Boyaca

Tunja, Boyaca

Ciudades y sitios (Capital Boyaca, Ciudad historica, Iglesias, paisaje urbano, Aguinaldo Boyacense)

Figura, Varios, Visual

Tu165010.jpg (60837 bytes)

TUNJA

Tu165108.jpg (47581 bytes)

Santo Domingo

por Alfredo Iriarte

Llegamos aqui al plato fuerte, a la mas deslumbrante estacion de nuestro recorrido a traves de los grandes monumentos del arte religioso tunjano. Llegamos al templo de Santo Domingo y, lo que es esencial, a su asombrosa Capilla del Rosario, sin duda una de las obras maestras que produjo el barroco americano en tierras neogranadinas. Es un conjunto des­proporcionado. Bellamente desproporcionado, por supuesto. Decimos esto porque no hay dentro del cosmos del barroco indiano un caso comparable al de Santo Domingo de Tunja, en el que una sola capilla lateral apabulla y oscurece el resto del templo del cual se supone que es un apendice. Esto es lo que sucede en Santo Domingo: el templo -que es solo un magnifico ejemplar barroco- termina siendo un humilde apendice de la Capilla del Rosario!

Pese a lo anterior, Santo Domingo posee un bello retablo mayor de tres cuerpos e igual numero de calles. con frisos que separan los cuerpos y entrecalles en los dos primeros cuerpos con tres colum­nas en cada una y capiteles corintios. Los  bajorrelieves del cuerpo superior tienen gran valor estetico y la hornacina central esta dignamente enmarcada. Hay, ademas, un tabernaculo que recuerda los de la Catedral y San Francisco.

Llama la atención un conjunto escultórico de gran valor que representa al tradicional judio despiadado que conduce con una cadena al Señor en su penoso ascenso al Golgota. Decia la leyenda que en ciertas noches tenebrosas, el judio, al que se agrego el adjetivo de erran­te, soltaba a su divina victima y se daba a errar por las calles de Tunja aterrorizando a los viandantes que trasegaban a esas horas.

Hagamos ahora un poco de historia. El capitan Garcia Arias Maldonado fue un regidor tunjano del siglo XVI que vivio una vida hol­gada y seguramente tuvo bajo su providente custodia a no pocos indios encomendados. Bien sabido es como estos personajes, tipicos de nuestra era colonial, se daban una vida regalada, a pesar de lo cual no descuidaban ni menospreciaban el supremo negocio de la salvacion eterna. Los mas acaudalados de ellos solian otorgar mandas, donaciones y capellanias con fines piadosos y capaces, por su magnitud, de franquearles la puerta de la bienaventuranza o reducirles de modo considerable el tiempo de permanencia entre las llamas benignas, pero siempre incomodas, del Purgatorio. Entonces, fiel a esa norma prudente, Arias Maldonado dicto su testamento y dentro del mismo un codicilo en el que expreso su voluntad de fundar la Capilla del Rosario en la iglesia de Santo Domingo. La disposicion testamentaria, que data de 1568, dice asi:  

"Item digo y declaro que yo dejo sentada y pagada una capilla en la iglesia del Monasterio del Señor Santo Domingo desta ciudad y en ella una capellania".  

La ultima voluntad del capitan se cumplio. El pintor quiteño Fray Pedro Bedon fundo a fines del siglo XVI la Cofradia del Rosario y dio comienzo a la ereccion de la capilla. Mas tarde comenzaron las obras fundamentales que convertirian esta capilla en una de las realizaciones maestras del barroco americano. El entallador Jose de Sandoval fue el encargado de ejecutar el retablo central, el artifice Diego de Rojas lo doro y los ocho relieves de madera policroma fueron obra del escultor Lorenzo de Lugo. Este grandioso retablo esta compuesto por tres calles y tres cuerpos. Las entrecalles y los flancos estan formados por haces de tres columnas, dos de ellas atrasadas y una delantera. Las dos primeras tienen capitel de orden mixto y fustes intensamente labrados a base de guirnaldas y racimos de uvas que, como ya vimos, son un simbolo eucaristico por su asociacion con el vino. Las delanteras son unas bellisimas composiciones mestizas cuyos elementos principales son atlantes que constituyen evidentes demostraciones de sincretismo plastico, puesto que, si bien su estirpe es taxativamente grecolatina, la apariencia de los rostros es, sin sombra de dudas, mestiza. Sobre estas figuras se apoyan capiteles mixtos. Los cuerpos estan separados por frisos en que abundan los racimos de vid y variadas aves. En el centro del cuerpo inferior esta el camarin de la Virgen del Rosario flanqueado por tres columnas a cada lado y rema­tado por un arco-diadema rebajado y elaborado con minuciosidad y esplendor muy barrocos.

Entre los relieves del retablo central, que son todos admirables, sobresale por su perfeccion el de la Anunciacion de la Virgen, situado en el cuerpo inferior y en la calle izquierda. Es un conjunto es­cultorico noble y de acabada maestria en su ejecucion. Deben mencionarse tambien los que representan al Niño Dios entre los doctores y la Purificacion de Maria. Los paramentos laterales estan encuadrados por marcos labrados y pilastras. Son escenas de la pasion de Cristo, de buena factura pero ostensiblemente inferiores a los relieves del retablo central. Ello, desde luego no quiere decir que estos paramentos murales desentonen dentro del conjunto.

A tal extremo llego lo que con acierto llama Santiago Sebastian "el desarrollo desmesurado" de esta capilla, que en ella se da el caso insolito de dos grandes arcos torales trabajados con magnificencia. Los dos arcos estan separados por sendos camarines con balconcillos sobre los que reposan otros arcos menores. El primero se apoya sobre pilastras corintias y el segundo sobre columnas del mismo orden, y todo el conjunto -pilastras, aruivolta y columnas- ostenta una bellisima ornamentacion en la que abundan las pinas encuadradas por grandes hojas y otras figuras vege­tales. El artesonado, dorado sobre fondo rojo, se compone de marcos en forma de cruz, octagonos y hexagonos que enmarcan representaciones cruciformes y fitomorfas.

Alfredo Iriarte

Tomado del libro: Tesoros de Tunja
El Sello Editorial, 1989