Museo De Artes y Tradiciones Populares

Bogota

Museos

Varios, Visual


Museo de Artes y Tradiciones Populares
 

Museo

   
 
Bogotá

El bello claustro de estilo colonial que sirve de sede al Museo de Artes y Tradiciones Populares fue construido para el Colegio Agustiniano entre 1733 y 1744, siendo uno de los últimos en levantarse en la época de la Colonia. La magnificencia en su construcción y en su rica ornamentación arquitectónica se debe al celo que pusieron los padres agustinianos en su construcción, ya que quisieron hacer del edificio un gran valor arquitectónico. Sin duda lo lograron aunque para ello tuvieron que emprender grandes esfuerzos tendientes a realizar contratos con los mejores talladores en piedra, quienes labraron los fustes, basas y capiteles, y con artesanos y talladores, a quienes se les encomendó las tareas respectivas de la terminación y ornamentación de la casa. Después de los sucesivos ocupantes, hacia 1969 el claustro estaba en completo estado de deterioro. La Asociación Colombiana de Promoción Artesanal, llamando la atención por la valiosa reliquia arquitectónica, logró su recuperación, restauración y posterior declaración por la cual el claustro se convertía en Monumento Nacional en 1975. La Asociación Colombiana de Promoción Artesanal estableció en 1976 en el magnífico claustro, completamente adecuado, la sede de este Museo de Artes y Tradiciones Populares.

El objetivo primordial se puede enunciar de manera muy sencilla: se trata de enseñar al público toda la gran variedad de la producción artesanal del país. Con este museo las labores artesanales y sus productos han sido llevados al lugar que bien les corresponde. Se trata también de rescatar los valores implícitos en una actividad y que es claramente una expresión de una cultura. Como el producto del artesano está tan íntimamente vinculado a la cultura, que le es propia, el Museo reconociendo estas relaciones creó, para sugerir el ambiente propio, algunos espacios que reproducen la cultura material de las regiones. Así en el Salón Indígena encontramos una "maloca" que es el hábitat auténtico de los indios ticunas del Vaupés; también está la vivienda de la tribu de los guambianos del Cauca y en torno a la casa sus elementos de uso doméstico, instrumentos de caza y pesca.

Sala por sala, el Museo prolonga su exposición con las muestras artesanales venidas de los cuatro costados del país. Obra en cerámica como las provenientes de La Chamba, Tolima, de Ráquira, Boyacá, y la del Carmen de Viboral, Antioquia. Obra elaborada a base de tejidos, que la hay de todas las regiones del país; Cestería como son los canastos y sombreros fabricados con diferentes técnicas y fibras vegetales, calabazos, totumos y trabajos en corteza de coco. También la talla en madera ha sido ricamente elaborada por nuestros artesanos. Ya sea la madera trabajada con fines de utilidad práctica, o de uso decorativo, la destreza del artesano colombiano aquí encuentra una de sus más acabadas expresiones.

Como se trata del artesano y sus productos, el Museo ha creado una galería para que el público visitante tenga un contacto directo con su trabajo, que se ofrece para la venta. Aquí mismo el artesano encuentra la asistencia que demande para la adquisición de nuevas técnicas de fabricación, con las cuales pueda incrementar su producción. Arte popular y artesanía artística tradicional y contemporánea, tienen en esta Galería una verdadera vitrina abierta hacia el mundo exterior. Las muestras de exposiciones temporales que destacan los valores artísticos y culturales de las distintas regiones de todo el país, han sido programadas para hacer ostensible la experiencia del hombre frente al trabajo. Entonces en estas exposiciones se dan a conocer los pasos de elaboración de la artesanía haciendo explícito el proceso de peculiaridades locales que intervienen en la producción artesanal. Durante los primeros días de la exposición el artesano o el grupo de artesanos está presente para enseñar su propio modo de realizar su trabajo y a la vez ofrecer al público la posibilidad de un intercambio de ideas con los artistas vernaculares.

Estas actividades todas están integradas en el programa que se desarrolla en el Museo y que hace de éste una entidad viva, en permanente contacto con la producción artesanal, de donde resulta su dinámica tendiente a la protección y conservación de los valores autóctonos, pero también orientada al pleno desarrollo del sector artesanal del país.

Si por una parte el Museo de Artes y Tradiciones Populares recopila y exhibe lo más auténtico de los oficios tradicionales, también conserva, fomenta y divulga la producción artesanal, investiga y promueve sus procesos de producción, estimula las formas de organización del artesano y crea un puente entre el artesano y el hombre colombiano para la cual en buena parte están destinados los productos de su oficio ancestral.