Mario Elias Opazo Cartes

Tome, Chile

Escultores, Artistas Visuales (instalación, el performance, el videoarte y el cine)

Objetos

Mario Opazo

escultor, pintor

Recuento
 


CRITICA

MARIO OPAZO tiene esa rara capacidad de crear. De convertir su mente en una caja llena de aventuras que colonizan el espacio y dejan un objeto acá, una marca allá, un dibujo imborrable. Las aventuras son las de sus amigos imaginarios, que como los nińos se inventa, tal vez para no sentirse tan solo, porque la soledad es mejor convertirla también en aventura, y seguir la brújula y el sextante de piratas y marinos para estar eternamente acompańado. 

Con esa frescura, Mario Opazo coloniza una caja "Un poco menos profunda; el papel, en compańía del Capitán Scott, el aventurero inglés que llegó en 1912 al Polo Sur y encontró un círculo de banderas negras clavados en la nieve, seńales claras de haber llegado tarde, tan solo un mes, a la más importante meta de su vida. Es una ocasión perfecta para hacer su propio viaje, y así va creando e instalando en el papel la noche eterna y pesada, el día pegajoso, la línea que marca el rumbo con su reflejo, toda una geografía que se vuelve táctil. 

Klee se refiere al origen del dibujo como "una devoción por las cositas", que por su resonancia se localizan por si solas en el papel y van creando un espacio para el ojo. Mario Opazo, que ve aventuras en las cosas más insignificantes, al dibujarlas, puede ir donde quiera, rechazar los límites, aceptar solo las líneas imaginarias y claro, colonizar también todos los espacios, que si al principio el los ve lejanos y extrańos, resultan ser su propio universo en el papel. 

NATALIA GUTIÉRREZ
Tomado del plegable para la exposicion en la Galeria Arte 19, 1993

horizontal rule

Su obra habla de los desterrados

Tercer postulado al premio Luis Caballero 2009

por Diego Guerrero

La sala curva de la galería Santa Fe del Planetario muestra, a media luz, cinco instalaciones y un performance de Mario Opazo, tercer postulado al premio Luis Caballero de este ańo. Son parte de una historia que -según Opazo-habla del desplazamiento, aunque desde realidades distintas a la colombiana.

El recorrido de Expulsión del paraíso empieza cuando el visitante atraviesa una puerta de 1,50 metros de alto y se enfrenta a un texto explicativo. El primer video muestra a Opazo en el desierto chileno de Atacama (él nació en Chile) diciendo por un megáfono que, cuando era chico, su madre lo envolvía en la bandera de ese país para evitar que el ejército lo agrediera. El video es proyectado sobre un pedestal con banderas de África y América. También se muestra cómo un hombre lo envuelve en un turbante, en el Sahara. "Fue hecho con un refugiado saharaui. Ellos quedaron exiliados en el desierto", dice. Agrega que escogió el desierto porque es evocador: "Es el paisaje del Éxodo", dice. Del fondo de la sala viene el sonido de la ópera Aída. "Aída es una construcción que se basa en el encuentro de la música occidental y la musulmana", anota el artista. Antes de llegar al tocadiscos setentero que repite la ópera sin cesar, se debe pasar por el video de  un palestino tirado en la calle, que es revisado por el brazo mecánico de un robot que desactiva bombas. "Es un registro tomado de un noticiero de televisión. Lo que vi ahí no fue la situación en sí misma, sino la referencia a la escena del fresco de Miguel Ángel La expulsión del Paraíso, cuando Dios le da vida a Adán tocándolo con el dedo índice. Vi una referencia y me parece un comentario sarcástico", explica Opazo.

Junto al tocadiscos, en el que suena Aída, hay un video con escenas del fresco mencionado. También, hay una lámpara de techo puesta sobre textos de arquitectura; todo, árabe. Le sigue el video de un hombre que escala. La imagen está proyectada sobre una minicolina construida en el lugar, con una bandera blanca en la cima. Un paso más allá, un pequeńo barco de velas proyecta su sombra sobre una pared, en la que se pasa el video del mar. Así, la sombra de ese barco antiguo navega en la imagen.

La parte más impactante está detrás de ese muro blanco en el que se proyecta el mar: Opazo permanece sentado por horas, vendado y alumbrando con una linterna puesta en su cabeza una campana puesta en el muro, que él tańe cada cierto tiempo.

"Si la memoria fuera una cosa, en mi caso sería un barco -dice-. Por eso busco hacer una analogía entre mi memoria y un barco. Por eso, en mi performance soy como un capitán ciego que les roba las luces a los faros y las pega en su frente".

Tomado del periódico El Tiempo, 9 de julio de 2009

horizontal rule


 


Artista plástico y realizador audiovisual de origen chileno, vive y trabaja en Bogotá, es profesor de la Universidad Nacional de Colombia. Actualmente su obra se orienta hacia las posibles relaciones entre lo preformativo, lo audiovisual. Su ánimo interdisciplinario lo ha llevado a proponer productos estéticos "des generados" y fluctuantes entre el contenido y el medio, entre la narrativas tradicionales y experimentales, que ubican su lugar de configuración más en la conducta creativa que en las destrezas y habilidades disciplinares tradicionales, acudiendo a una posible subversión de los límites y particularidades de los lenguajes plásticos. Realiza acciones de resistencia y gestos micro políticos que develan su posición y punto de vista crítico frente al mundo contemporáneo.

Ha participado en importante eventos como: la 52ş Bienal Internacional de Arte de Venecia, el Premio al Arte Latinoamericano en el MOLAA, Los Ángeles EE.UU., donde obtuvo el Primer Premio, el Reencontres Internacional de Cine y Video Experimental en el Centro Georges Pompidou en París y en el Museo Nacional Reina Sofía en Madrid entre otros. A exhibido su trabajo en exposiciones individuales y colectivas dentro y fuera del país, siendo nominado a becas y premios de creación, entre ellos se destacan: la nominación a la Beca Guggenheim por Paulo Bruscky en el ańo 2000 y la nominación al Premio Luis Caballero en el 2008. Se destaca su exhibición individual "Territorio Fugitivo", inaugurada en marzo del 2008 en Santiago de Chile.

Entre otros premios importantes, ha recibido el Primer Premio en el 36ş Salón Nacional de Artistas en Colombia, el premio Luis Caballero en el 2010, el Primer Premio en el salón de Arte Joven, el Primer Premio en el I Salón de Arte Bidimensional, el Primer Premio en el Salón Kent Explora de la British American Tobaco e innumerables menciones y reconocimientos a su trabajo. 

En este momento la curadora y profesora Natalia Gutiérrez adelanta la escritura del libro dedicado a su trabajo, titulado, "Mario Opazo, Boomerang"
Algunas de sus últimas obras se concentran en exploraciones audiovisuales, desde el video arte hasta producciones más cercanas a lo documental y la ficción, cuenta con una videografía que se destaca por su tono poético y político, poniendo de relieve las solitarias pulsiones del hombre actual y el estado de desamparo del mundo contemporáneo.

Texto gentilmente suministrado por Cine Club El Muro, 2011

horizontal rule

 

La video-escultura es la seńal física de un sistema abierto a relaciones poéticas; es una suerte de máquina poema, un lugar para la conciencia del yo soy en el tiempo y con el tiempo de la poética, que es el tiempo de la obra de arte, que es el tiempo.

Mario Opazo es artista plástico y realizador audiovisual de origen chileno. Vive y trabaja en Bogotá, y es profesor de la Universidad Nacional de Colombia. Su obra se orienta hacia las posibles relaciones entre lo performativo y lo audiovisual, y su ánimo interdisciplinario lo ha llevado a proponer productos estéticos ?des-generados? y fluctuantes entre el contenido y el medio, y entre las narrativas tradicionales y experimentales, que ubican su lugar de configuración en la conducta creativa más que en las destrezas y habilidades disciplinares tradicionales. De este modo, acude a una posible subversión de los límites y particularidades de los lenguajes plásticos y realiza acciones de resistencia y gestos micro políticos que devela n su posición y punto de vista crítico frente al mundo contemporáneo.

Ha participado en importante eventos y espacios como la 52ş Bienal Internacional de Arte de Venecia, el Premio al Arte Latinoamericano en el MOLAA, Los Ángeles, EE.UU (donde obtuvo el Primer Premio), el Reencontres Internacional de Cine y Video Experimental en el Centro Georges Pompidou de París y el Museo Nacional Reina Sofía de Madrid, entre otros. Ha exhibido su trabajo en exposiciones individuales y colectivas dentro y fuera del país, siendo nominado a varias becas y premios de creación, entre los que se destacan la nominación a la Beca Guggenheim por Paulo Bruscky en el ańo 2000 y la nominación al Premio Luis Caballero en el 2008.

Algunas de sus últimas obras se concentran en exploraciones audiovisuales, desde el video arte hasta producciones más cercanas a lo documental y la ficción. Opazo cuenta con una videografía que se destaca por su tono poético y político, poniendo de relieve las solitarias pulsiones del hombre actual y el estado de desamparo del mundo contemporáneo.

Texto suministrado por la Fundación Gilberto Alzate Avendańo, 2011

horizontal rule

APUNTES INACABADOS SOBRE VELOCIDAD Y EXCESO CONSTANTES

"La memoria es el perro más estúpido, le lanzas un palo y te trae cualquier cosa."

Ray Lóriga  

El desdibujamiento e indefinición de los límites entre las diversas disciplinas del conocimiento y por ende de nociones y conceptos sobre los que operan los diversos saberes en las últimas décadas, han debilitado paulatina e incesantemente el optimismo sobre el papel del arte en las actuales sociedades y lo que ha dejado a lo último un desencanto, relativamente "coherente" con la experiencia de lo humano en la contemporaneidad.

Así las interminables prácticas en pro del señalamiento de elementos identificatorios con respecto a un improbable otro y de construcción de su propia Identidad por parte del individuo que genera significantes dentro del campo del arte haría pensar en forma inmediata en una suerte de empobrecimiento de la experiencia humana, y por que no, en un desmoronamiento, también, de los otrora invariables v eternos supuestos culturales que soportaban la producción plástica en general por medio de lugares y estrategias legitimadoras.

La disgregación, el desgaste, la intoxicación, la relativización, la pérdida, la resistencia, aparecen entonces como valores desde donde el arte operará, a riesgo de convertirse en una simple expresión reaccionaria, o en un insulso gesto provocador o en una frívola extravagancia, obviando su capacidad de evidenciar lo real.

Sobre este mapa de "realidad" opera Mario Opazo, intentando establecer redes de sentido sobre lo que se ha desmoronado, sobre los restos de diversos saberes que han evidenciado la fatiga en su estructura, sobre nociones variables y móviles que evidencian la vertiginosa circulación de hombres, saberes y cosas.

Sobre esto último, las cosas, los objetos, desde donde se da por descontado que el ser humano debe construir su posibilidad de habitar, de memoria, Opazo Ilama la atención y nos recuerda la caracterización contemporánea de dichos objetos : su obsolescencia, su imposibilidad efectiva de permanecer, proliferando en estas condiciones, variaciones y simulacros de ellos. Esta proliferación impresionante de cosas, hace pensar por obvia extensión en el aparataje científico-técnico que garantiza su circulación, ¿es entonces realmente la Ciencia una afirmación de lo humano? o por el contrario, como escribe Oliver Sacks, (la ciencia), Está "tan lejos de ser conocimiento que de hecho es la supresión de lo que conocemos"?. Con estrategias similares a la expuesta anteriormente, Opazo devela las contradicciones constituyentes del individuo contemporáneo: su identidad es explicada y derivada a partir de la no-identidad, de su desarraigo, de su no-devoción por los objetos; de la misma forma en la que en su obra empieza a importar mucho más lo que no aparece, lo que a veces ni siquiera se indica, lo que se ha olvidado, lo que se ha obviado, lo que al parecer no importa, lo ingobernable, lo accidental, lo absurdo, pero que no es ingenuo, aunque aparezca en forma de humor, para insistir una vez más en que "estamos obligados a transmitir lo que sabemos, es nuestro legado, pero contamos con la impotencia de aquellos que vienen después. Es por eso que creo que no solo hay que guardar la memoria, sino también la posibilidad del olvido".

Fernando Escobar

horizontal rule

 

Mario Opazo (1969), vive y trabaja en Bogotá y es profesor de la Universidad Nacional de Colombia donde se desempeña como Profesor Asociado en el cargo de Coordinador Académico de la Maestría de Artes Plásticas y Visuales. Entre sus obras destacadas se encuentra el libro: El perro estúpido y las fotos que nunca hice, publicado por la Universidad Nacional de Colombia, un potente conjunto de imágenes escritas a manera de poesía en prosa, abocadas a señalar la memoria como potencia o fuerza creadora y su obra en video: Olvido de arena, a partir de la cual el filósofo colombiano radicado en Francia, Alfredo Gómez-Muller, escribió su ensayo político titulado: Arte y memoria de la inhumanidad: acerca de un olvido de arena publicado en el libro: «La vulnérabilité du monde: «Démocraties et violences à l’heure de la globalisation», editado por la Université Catholique de Louvain.

Ha participado en la 52º Bienal Internacional de Arte de Venecia en el 2007, la X Bienal de la Habana, la II Bienal de Mercosur y este año fue invitado a la Bienal de Monterrey en México. Fue ganador del Premio al Arte Latinoamericano en el MOLAA, Los Ángeles EE.UU. Ha participado en varias versiones de los RENCONTRES INTERNATIONALES PARÍS / BERLIN / MADRID en el Centro Georges Pompidou, en el Museo de Beaux-arts de París y en el Museo Nacional Reina Sofía en Madrid, en el Museo Jeu de Paume en París. Ha exhibido su trabajo en exposiciones individuales y colectivas dentro y fuera del país, se destaca el estreno de su película AMARGO COMO LA VIDA, dedicada al pueblo Saharaui en exilio, esta película fue estrenada en Europa en el CENTRO CULTURAL MATADERO MADRID. Ha sido nominado a becas y premios de creación como: la nominación a la Beca Guggenheim por el artista brasilero Paulo Bruscky en el año 2000 y la nominación al Premio Luis Caballero en el 2008. Se destaca su exhibición individual Territorio Fugitivo, inaugurada en marzo del 2008 en la Galería Gabriela Mistral en Santiago de Chile. Entre otros premios importantes, ha recibido el Primer Premio en el 36º Salón Nacional de Artistas en Colombia, el premio Luis Caballero en el 2010, el Primer Premio en el salón de Arte Joven, el Primer Premio en el I Salón de Arte Bidimensional, el Primer Premio en el Salón Kent Explora de la British American Tobaco e innumerables menciones y reconocimientos a su trabajo.

En el 2014 se ha publicado el libro Mario Opazo: Trayectoria 1969-2012, escrito por Natalia Gutiérrez, antropóloga, teórica y curadora de arte colombiana. Algunas de sus últimas obras se concentran en exploraciones audiovisuales, desde el video arte hasta producciones más cercanas al cine ensayo, cuenta con una videografía que se destaca por su tono poético y político, poniendo de relieve las pulsiones del hombre actual, su estado de errancia y la crisis política y social del mundo contemporáneo. Se destaca también su trabajo de instalaciones plásticas, realizando intervenciones y construcciones en la arquitectura, proponiendo desde la obra un escenario para la experiencia sensible a través de la cual el cuerpo del público experimenta regímenes de control tomados de las arquitecturas de poder y el desenvolvimiento del cuerpo en el tiempo y en el espacio de la obra que se da como apertura a la imagen.

La trayectoria de Mario Opazo supera ya las dos décadas, su obra se expone desde el año 1992 de manera permanente, participando en las discusiones sociales que se dan a la luz de los escenarios públicos, escena a la que no ha sido indiferente su trabajo.

Texto gentilmente suministrado por ArtBo