Fanny Sanin

Bogota

Pintores (Abstraccion geometrica, acrilico, oleo)

Abstracto, Geométrico

Fanny San�n

Pintora abstracta, geom�trico

A ColArte
 
ENLACE INCLUIDO

 

ENLACES

http://fannysanin.com/home/artwork/

 
A ColArte

Ida Ely Rubin, art critic, New York, 1980  
Fernando Gamboa, Director, Museum of Modern Art, Mexico City, 1979  
Germán Rubiano Caballero, Director Institute of Esthetic Studies, Bogotá, 1979  
Carla Gottlieb, art histonan, New York, 1976 
Eduardo Serrano, Curador, Museum of Modern Art, Bogotá. 1979 
Clayton Kirking, New York, June 2003 
Edward J. Sullivan, Latin Collector Gallery 2004 
ArtNexus, 2007 

Margarita Nelken, Diario Excelsior, México. 1965. 
Jorge Crespo de la Serna. Diario Novedades, México. 1965. 
Marta Traba. Diario El Tiempo, Bogotá. 1966 
 
Martha Traba, El Tiempo, Bogota-Colombia, 1966. 
Nolasco Alvarez. Diario El Nacional, Caracas 1967. 
Miyo Vestrini. La República , Caracas. 1967. 
Cottie Burland. The Arts Review , London, 1968. 
Carla Gottlieb. Phoenix Gallery, New York. 1977 Museo de Arte Moderno, México,1979 
Madeleine Burnside, New York. East Side Express, 1977. 
Edgar Buonagurio. Arts Magazine, New York. 1977. 
José Luis Colin. El Nacional, México, 1979 
Fernando Gamboa. Director del Museo de Arte Moderno, México, 1979.

Mireya Folch. Sol de México, 1979
Ida Ely Rubin, New York, 1979.   
Mario Amaya, Nueva York, 1986 
José Roca, Banco de La República, 2001
María Cristina Pignalosa, Redactora de El Tiempo, 2005  
María Cristina Pignalosa, Redactora de El Tiempo - Exposición en Roma, 2007  
Prensa exposición en el Instituto Italo-Latino Americano, Roma 2007
Una vida hecha color, por Lorena Machado Fiorillo, 2010
Exposición en Durban Segnini, Miami, 2010, por Carlos M. Luis 
Artes y letras, por Joaquín Bajados 
La armonía en el color, por Diego Guerrero
 
Fanny Sanín on Paper, Patterson Sims 
Alister Martínez Márquez:  "Mi tema es el color"
M. Belén Sáez de Ibarra 

Exposición en el Instituto Italo-Latino Americano   
Grado Honoris Causa conferido por la Universidad de Antioquia (2015)     
Exposición EN ABSTRACTO y donación al Museo Nacional, 2015

 

horizontal rule

 


CRITICA

de Mario Amaya

La abstracci�n geom�trica, tal como San�n la elabora, ha asumido, durante la �ltima d�cada, un papel predominantemente menor en la pintura, ahora que las sensibilidades contempor�neas han readaptado la figura en toda su flagrante expresividad para acomodarse al extrovertido materialismo de nuestro mundo postmodernista. A�n as�, algunos artistas como San�n han continuado con calma y persistente determinaci�n el desarrollo de su arte no objetivo logrando elevados niveles y estilos.

(...) En sus composiciones sim�tricas de rect�ngulos casi al estilo de los iconos, nos lleva a trav�s de la quietud y de la armon�a de esas conformaciones regularizadas, de tal modo que sus colores, mutados en registros menores, "sucios" o "manchados" en tono, muestran una reticencia sutil y poco usual. Estos colores solamente contrapuntean en la conjunci�n de unos con otros o por medio de agudos acentos ocasionales que Fanny San�n suministra como referencias visuales. Los colores est�n inmersos en rect�ngulos a trav�s de "bordes" que conectan unos a otros dando la impresi�n que las obras son concebidas en un "marco" o tejido que tiene su propio contrapunto r�tmico en los rect�ngulos de color. Para mantener estos delicados balances, correctamente, San�n debe "cocinar" sus colores, perfeccionando las relaciones entre unos y otros hasta que su juego quede establecido finitamente. Esto significa que laboriosas aplicaciones de sombras son superpuestas hasta nueve veces para lograr el nivel correcto de sonoridad. Esa sistem�tica perfecci�n de precisi�n y de finalizaci�n con la que la artista se compromete, conlleva largas horas de tediosa aplicaci�n.

Las pinturas de San�n, en particular aquellas elaboradas desde 1979 hasta nuestros d�as, han desarrollado un nuevo sentido po�tico dif�cil de definir. La intensidad flotante del color alude a indefinibles emociones que no podemos eludir y nos sorprenden m�s all� con sus sombreados tonos iluminados por destellos de raros contrastes que tanto logran sopesar como profundizar estados de penumbra.

Mirando las pinturas de San�n se podr�a preguntar: żEstamos en la caverna de Plat�n discerniendo en sus sombreadas paredes acerca del absoluto humano? żO es a Heraclito a quien debemos volver, con su creencia que la verdadera virtud consiste en la subordinaci�n del individuo a las leyes de una razonable y universal armon�a? Ouiz�s un poco de ambos.

Mario Amaya, Nueva York, 1986

Tomado del folleto: Galer�a Garc�s Vel�squez - 1986

horizontal rule

 


Fanny San�n expone sus formas en Roma

por Mar�a Cristina Pignalosa, redactora El Tiempo

"Considero mis obras una creaci�n en la que la forma geom�trica y el color van unidos y son ambos muy importantes; aunque el color sigue siendo mi principal elemento investigativo".

As� define su vida art�stica Fanny San�n, reconocida pintora colombiana que reside en Nueva York desde hace 20 ańos, y quien actualmente expone en el Instituto Latinoamericano de Roma.

Hasta el 11 de enero, el p�blico podr� apreciar un resumen de sus �ltimos 33 ańos de inspiraci�n geom�trica.

La exposici�n, titulada Estructuras crom�ticas, consta de 20 lienzos, que datan desde 1974 hasta este ańo. Es, en cierta forma, una continuaci�n de la que se hizo en el 2005 en Washington, que, seg�n la artista, fue una forma de dar a c nocer el arte de nuestro pa�s.

"La exhibici�n en Roma es muy importante y honrosa para m�, ya que es la segunda exposici�n individual que hago en Europa -cuenta San�n-. La primera fue en Londres en 1968, aparte de varias colectivas que he realizado en diferentes pa�ses europeos".

El ańo entrante San�n inaugurar� otra gran exhibici�n en el Centro de las Artes en Monterrey (M�xico). Ser� una muestra retrospectiva m�s amplia y cubrir� desde los ańos 60 hasta el presente, pero con �nfasis en su primera d�cada, �poca en que la artista vivi� en Monterrey por varios ańos.

San�n sigue creyendo en el arte geom�trico, con estructuras propias, creadas a partir de su propio inter�s por desarrollar nuevas formas con los mismos elementos.

A pesar de esa rigurosidad con las formas, nunca usa computador. "A�n puedo seguir creando sin la ayuda de este medio, que para otros artistas puede ser importante".

El curador de la exhibici�n y director del Centro Cultural del Banco Interamericano de Desarrollo, F�lix �ngel, no duda en calificarla como una de las artistas m�s importantes del pa�s en las �ltimas tres d�cadas.

Adem�s, muchos cr�ticos y comentaristas de arte se han ocupado de su obra. Entre los �ltimos figura Holland Cotter, que escribi� un art�culo publicado el pasado 19 de noviembre en el diario The New York Times.

Seg�n �l, artistas como San�n deber�an estar por derecho propio en las grandes colecciones internacionales. "Despu�s de todo -afirma el periodista - estamos hablando de arte de un continente entero, no solo de modas pasajeras".

Tomado del peri�dico El Tiempo, 6 de diciembre de 2007

horizontal rule

 

Imprimir

Artes y Letras

Publicado el domingo 23 de mayo del 2010

La realidad estructurada de Fanny San�n y Eduardo Ram�rez Villamizar

Por JOAQU�N BADAJOZ

La disciplina en pintura y escultura, en la Galer�a Durban Segnini, de Miami, puede compararse con un paseo metaf�sico por el jard�n abstracto. La confluencia en un mismo espacio de dos importantes art�fices del abstraccionismo latinoamericano, los colombianos Eduardo Ram�rez Villamizar (1923 - 2003) y Fanny San�n Sader, permite acercarse a la forma y el volumen desde pr�cticas art�sticas (la escultura y la pintura) y procesos creativos diferentes. Aunque ambos partieron del expresionismo l�rico hacia la rigurosidad geom�trica, siguieron sendas bifurcadas. Mientras Ram�rez Villamizar transforma informaciones visuales en conceptos tridimensionales, San�n persigue el arte puro, el deleite est�tico como principio y fin de la creaci�n. Al viaje exterior de Ram�rez Villamizar lo rodean las m�ltiples ventanas interiores de Fanny San�n. Uno completa al otro, sin dejar de ser ambos maestros en sus oficios y dueńos de universos abstractos con vida y energ�a propias.

EL PENSAMIENTO GEOM�TRICO

Si Fanny San�n, en casi cinco d�cadas, ha logrado construir una obra reconocible dentro del profuso mundo del abstraccionismo geom�trico, se debe a su dominio del color y la forma. Heredera m�s de Malevich que de Mondrian, aunque a diferencia de ellos nunca usa el color blanco en sus composiciones, San�n tiene una paleta distinguible de ocres y cinabrios sobre los que se superponen amarillos, verdes ne�n, rojos, o matices claros como el beige y los azules gris�ceos, que le dan sobriedad y armon�a crom�tica a sus cuadros. Sus Study for painting , que cubren una de las paredes de Durban Segnini son, m�s que simples bocetos, aut�nticas joyas de imaginer�a abstracta que muestran su intenso trabajo por hallar la obra perfecta. De hecho, s�lo uno de ellos tiene su equivalente a escala en esta muestra, llevado al lienzo en Acr�lico No. 3 (48x66 cm), en la que dos pir�mides truncas invertidas verde ne�n sostienen una barra amarilla. Una de la pocas piezas expuestas que intenta romper con la verticalidad �ptica de su creaci�n en las �ltimas cuatro d�cadas. Verticalidad que en otras piezas se recoge en fuga, mientras las franjas parecen atra�das y trenzadas hacia un centro visual. Esas sutiles pel�culas de color, que transparentan otras formas geom�tricas, van creando gamas por la superposici�n de colores, como respondiendo a un maquilado textil �nico e irrepetible.

Un detalle formal representativo de la obra de San�n es que el punto de equilibrio �ptico coincide con una bisectriz vertical imaginaria, creando un efecto de espejo en el que sus telas pueden ser segmentadas visualmente en dos mitades id�nticas.

Antes de acercarse a su creaci�n es prudente saber que, m�s all� de la obvia arquitectura pict�rica, esa geometr�a no encierra ninguna referencia arquitect�nica, por lo que toda comparaci�n es alusiva. ?Mi pintura es como la m�sica, dice la artista. ?Uno compone acordes, suma sonidos, pretendiendo atrapar una armon�a.

EL UNIVERSO VOLUM�TRICO

San�n produce mundos, pero el maestro Ram�rez Villamizar los hurta y los devuelve transformados por su obsesi�n volum�trica. Donde San�n insin�a desde el espacio bidimensional perspectivas imaginarias, Ram�rez Villamizar abate las tres dimensiones, llev�ndolas a un plano f�sico en el que los elementos parecen plegarse, perdiendo profundidad. En ese efecto radica su simulaci�n cin�tica, la movilidad de una obra ferruginosa, de geometr�as r�gidas y �ngulos hirientes. Una obra dura con un alto contenido po�tico.

La levedad de Boceto para manto emplumado, una escultura en hierro barnizado de 1988, es un ejemplo de la l�rica de Ram�rez Villamizar. N�tese que no se refiere a estudio, t�rmino m�s aplicado en escultura, sino a boceto, dibujo; y que aunque fuese un modelo a escala para una escultura monumental, como su Caracol Caribe, emplazado en los jardines de la quinta San Pedro Alejandrino, la hacienda en Santa Marta, Colombia, donde el libertador Sim�n Bol�var muri� en diciembre de 1830, es sugerente que al llevarla a un plano bidimensional, fotogr�fico, la obra adquiera otros valores compositivos, convirti�ndose en un manto abstracto dentro del que flotaran delicados tri�ngulos, apenas articulados por un punto invisible al resto del ?tejido?.

Otra de las obras paradigm�ticas de Ram�rez Villamizar es su Aerolito #2, de la serie de vol�menes romboides de 1991-1992, elaborada con angulares de hierro oxidado, que como las esculturas navegantes del otro tit�n de la escultura colombiana Edgar Negret, s�lo se sostienen sobre un punto, un v�rtice.

Eduardo Ram�rez Villamizar, igual que Negret, se interes� en las culturas precolombinas, aunque con resultados est�ticos diferentes: la fluidez y las curvas de la obra constructivista de Negret contrasta con los bloques angulosos y los vol�menes s�lidos de la geometr�a de Ram�rez Villamizar, en la que se aprecian sus conocimientos de arquitectura. Y en ese sentido, quiz� la m�s importante de las piezas expuestas sea Paisaje de Machu Picchu (1989), una plataforma articulada en cuatro niveles, que como nota Germ�n Rubiano Caballero en la Gran Enciclopedia de Colombia ?recuerda los sillares poligonales de la arquitectura incaica, con laberintos internos de placas ondulantes y paredes escalonadas, a trav�s de las cuales se descubren detalles que desde ciertos �ngulos quedan totalmente escondidos.

Visitar la obra de Ram�rez Villamizar y Fanny San�n no es s�lo un lujo y un goce est�tico, tambi�n es un escape necesario de la vor�gine citadina, una pausa para recorrer los mundos interiores, algo que s�lo se logra perdi�ndonos en un jard�n metaf�sico o entrando arrobados a esta itinerante catedral de la pintura abstracta latinoamericana que es por estos d�as la galer�a Durban Segnini.

horizontal rule

 

 


F. San�n, la armon�a en el color

por Diego Guerrero

Buena parte de la obra m�s reciente de la artista colombiana Fanny San�n est� exhibida en la galer�a Alonso Garc�s, de Bogot�.

Tras varios ańos de no exponer en Colombia -vive y trabaja en Nueva York-, presenta un conjunto de cuadros abstractos en los que prima el color cuidadosamente logrado y planificado en distintos segmentos. Muchos tienden a hablar de abstracci�n geom�trica -seg�n explica-, pero ella prefiere hablar de una abstracci�n de color.

Esa clasificaci�n resulta comprensible al ver sus cuadros en acr�lico de gran tamańo, en los que el color aparece en �reas definidas con tri�ngulos o rect�ngulos.

Pero el asunto queda esclarecido para el espectador cuando ve, en una de las dos salas de la exposici�n, series de pequeńos cuadros que muestran el proceso que realiz� para llevar a feliz t�rmino la obra y, siempre, en gran tamańo.

Son trabajos que cambian de color, uno tras otro, y que muestran la b�squeda de la composici�n deseada. "Empiezo con estudios en papel que var�an en el color, aunque, en ocasiones, quedan los mismos elementos", dice.

Para hacer una obra puede invertir tres semanas mezclando y buscando la armon�a en la composici�n y los colores. Una vez hallados, puede estar otras tres semanas pintando el cuadro, pues no permite que nadie toque su obra.

"Empiezo a trabajar en el cuadro en blanco. Pienso que es algo parecido a la manera como un m�sico usa las notas. �l logra una composici�n mediante sonidos que existen. As� son mis cuadros. No existe un significado m�s all� de ellos", explica.

Sus piezas se pueden asimilar a una sinfon�a de color, que es distinta seg�n las crea a partir de su propia paleta.

"Mis obras son planas, pero no son fr�as. No es arte geom�trico porque color y forma van juntos", sostiene.

El azar est� lejos de vivir en el taller de San�n y cada cuadro es fruto de un trabajo intenso. Reconoce que hay placer al encontrar el color que busca e incluso al aplicarlo, pero advierte que su obra dista mucho de ser un juego. Su b�squeda requiere meditaci�n y honestidad para alcanzar el punto correcto que cada obra precisa. "La gente dice que tengo un trabajo divertido. Yo laboro como cualquiera, de 9 a.m. a 5 p.m., todos los d�as. Uno conoce el lenguaje del color, pero se gasta horas para hallar lo que uno quiere. Es angustioso y lo es porque, en el fondo, cada obra es la expresi�n de uno mismo".

Una vida en la abstracci�n

Fanny San�n egres� en 1960 de la Universidad de Los Andes y estudi� grabado en Londres. Inici� su vida , art�stica como pintora abstracta, pero de una manera libre, en el sentido de que en sus obras no se pod�an reconocer figuras geom�tricas. Luego de que . se mud� a M�xico, fue invitada por Marta Traba para exponer en Bogot�.

żQUE ES EL ARTE ABSTRACTO?

El arte abstracto irrumpi� en la d�cada de 1910. En general, se considera que fue el ruso Vasili Kandinsky (luego se nacionaliz� alem�n y franc�s) quien lo desarroll� inicialmente. El arte abstracto no necesita justificar la obra a partir de la elaboraci�n de figuras reconocibles, sino que utiliza propuestas visuales que pueden tener diferentes significados. El color o formas variadas no necesariamente identificables hacen parte de la obra. La geometr�a tambi�n forma parte del arte abstracto.

Su gama es variada: pueden ser piezas con estilos preconcebidos, como las famosas obras del holand�s Piet Mondrian, con el uso de rectas y planos o cuadros m�s libres, como los ejecutados por Jackson Pollock, con su famoso Action Painting, basado en trazos libres.

Tomado del peri�dico El Tiempo, 9 de marzo de 2010

horizontal rule

 


Una vida hecha color

por Lorena Machado Fiorillo

Desligar a Fanny San�n (1938) del color es casi imposible. Sus lienzos no solamente exaltan la precisi�n de la forma sino que se elaboran entorno al c�rculo crom�tico, del cual hace estudios minuciosos. "Yo trabajo en busca de un equilibrio y de un orden. Lo realmente importante es la investigaci�n sobre el color. Hago varios estudios y escojo uno de ellos para plasmarlo en grande". En la exposici�n de la Galer�a Alonso Garc�s se puede apreciar el proceso creativo de la artista y c�mo, a trav�s de dibujos, recrea el formato del cuadro definitivo.

Su pasi�n por la pintura lleg� desde pequeńa cuando, junto con su hermana, asist�a a clases y talleres art�sticos. M�s tarde, estudi� bellas artes en la Universidad de los Andes, donde empez� a involucrarse con el arte abstracto con maestros como David Manzur. Y desde que particip� en el Sal�n de Artistas Nacionales en 1962 no ha habido qui�n la detenga. La disciplina ha sido un factor determinante: Yo trabajo de d�a: empiezo a las 9 de la mańana hasta las 5 de la tarde. Aunque claro, a veces veo el sol y digo: Qu� lindo ser�a salir al parque. Pero no. Cuando la luz est� tan bonita entonces mejor me quedo pintando. Eso hace que uno vaya madurando y se pueda lograr lo que uno desea".

Londres fue la ciudad donde los pigmentos la atraparon por completo. "Fue una experiencia diferente, en la que me encontr� con los artistas del color, especialmente Ellsworth Kelly. Le� De lo espiritual en el arte, de Kandinsky, y vi obras de Matisse que me deslumbraron. Empec� a buscar la forma en que no se viera la huella del pincel para que la pintura fuera m�s plana. Me cambi� al acr�lico". As�, dej� atr�s el �leo para dedicarse a las mezclas crom�ticas en ese nuevo material: "Mis obras son capas sobre capas. No es un s�lo tono, yo hago mezclas hasta que llego al que realmente quiero".

Al pintar, la artista de 72 ańos prefiere un trasfondo de m�sica cl�sica ?Vivaldi o Mozart? que no emplea como inspiraci�n sino como acompańante. Su concentraci�n se centra espec�ficamente en la armon�a. "Aunque al principio la idea empieza muy espont�nea, se racionaliza un poco la obra para que tenga sentido. Para m� es ideal que le comunique al espectador".

Ferviente del color, se abstiene de menospreciar cualquier tonalidad. Aunque confiesa: "El blanco no me desagrada pero es m�nimo en mis obras. Es algo curioso: sin quererlo, siempre termino cubri�ndolo".

Tomado del peri�dico El Espectador, 19 de marzo de 2010

horizontal rule

 


Ensayo Publicado en el Cat�logo de la Exposici�n en Durban-Segnini, Mi
ami, 2010

Por Carlos M. Luis

No deja de ser interesante c�mo la frondosa naturaleza del continente americano, su intenso barroquismo y su realismo m�gico, han engendrado un movimiento tan  riguroso como el del arte abstracto concreto. El ascetismo de esta tendencia pl�stica parece contradecir la elocuencia caracter�stica de lo americano, que se manifest� desde la �poca churrigueresca de los cronistas, pasando por el modernismo,  hasta nuestros d�as. Y sin embargo as� ha sido. En Uruguay y La Argentina donde naci� el movimiento ?Madi?, en Venezuela donde se desarroll� la cibern�tica y el arte �ptico, en el Brasil patria de la poes�a concreta, o en Colombia donde ha florecido el abstraccionismo representado por Eduardo Ram�rez Villamizar y Fanny Sanin entre otros, la  corriente abstracta ha alcanzado definiciones mayores. Por su parte, el pintor argentino C�sar Paternosto, ha publicado un libro titulado ?Piedra Abstracta. La escultura Inca: una visi�n contempor�nea? (1), donde desde un punto de vista constructivista, tiende los puentes entre esas esculturas y el abstraccionismo. Una exhibici�n que tuvo lugar en el museo IVAM de Valencia y en el Palais des Beaux Arts de Bruselas, mostr� los puntos de referencia entre lo que Paternosto llam� los ?paradigmas indoamericanos? y el abstraccionismo (2).  En el importante ensayo que este pintor escribi� como introducci�n para el cat�logo de la exposici�n,  Paternosto fue describiendo las coordenadas que existen entre las diferentes manifestaciones del arte precolombino y el abstraccionismo. En uno de los cap�tulos titulado ?Abstraction at the Margins?, C�sar Paternosto utiliza como ep�grafe el siguiente pensamiento de Kasimir Malevich: El cuadrado suprematista y las formas que se derivan del mismo, pueden relacionarse con las marcas primitivas (s�mbolos) de los abor�genes que representaban, en sus combinatorias, no el ornamento sino la emoci�n del ritmo.  En las ilustraciones que le sirvieron como apoyo,  reproducidas en el cat�logo, aparecen las obras de Joseph y Anni Albers. La influencia que esta pareja ejerciera sobre el desarrollo de la pintura concreta, es bien conocida. Desde sus enseńanzas en el Bauhaus hasta su  participaci�n en el ?Black Mountain School?, ambos no cesaron de propagar una expresi�n pict�rica sujeta a la disciplina del cuadrado. Dentro de ese contexto debemos notar de paso, que los Albers viajaron a M�xico en la d�cada de los treinta, recibiendo una fuerte impresi�n del arte ind�gena que all� encontraron. La tendencia a  privilegiar una forma geom�trica espec�fica se identifica por lo tanto y en gran medida, como parte de la expresi�n americana.  En las t�nicas Nazca o Chancay, as� como en numerosos ejemplos del arte y arquitectura del continente, descubrimos entonces que lo americano elude las definiciones fijas. Esa evasi�n le brinda la posibilidad de abrirse a diversas corrientes expresivas, sin abandonar por ello su identidad propia.  

Precisamente porque lo americano es flexible a la variedad de los ofrecimientos que el continente posee, es c�mo podemos comprender que un artista como Eduardo Ram�rez Villamizar, incorpore a muchas de sus obras, la fascinaci�n que ejerce sobre �l la arquitectura precolombina. Sus esculturas parecen ir recorriendo paso a paso, un camino de reducci�n a formas geom�tricas, que ya los abor�genes americanos  reprodujeron en sus textiles y vasijas. Sin embargo esas formas no est�n sujetas a una simplicidad fr�gida contra la cual  el m�stico medieval, Ricardo de San V�ctor, nos hab�a prevenido. El camino que Villamizar escogi� es otro. Dentro de su sencillez, se anida la belleza que surge de un encuentro con elementos primordiales, que nos hace pensar en esos contactos con la naturaleza que nuestros antepasados experimentaron. żAcaso no prescrib�a un texto tao�sta que Cuando vayas a pintar, debes crear una relaci�n armoniosa entre el cielo y la tierra? El poder de sugesti�n que posee el arte geom�trico de Ram�rez Villamizar alude a un orden, pero a un orden no opresivo, sino armonioso y  proclive a ser transfigurado en la revelaci�n de la libertad. Si el hombre primitivo sent�a en sus contactos con la naturaleza las fuerzas c�smicas que sosten�an su universo, este creador representa en vol�menes escult�ricos ese mismo sentimiento. 

La condensaci�n de la forma no significa pues en su caso, una reducci�n a la nada que tentara a Malevich en algunos de sus cuadros suprematistas, como el famoso ?Blanco sobre Blanco?. Por el contrario, lo que podemos distinguir viendo y hasta escuchando en sus esculturas, son esos momentos en los cuales un artista escoge una simple pincelada o un acorde para encerrar todo un complejo mundo de significados. Escuchemos unas de las composiciones de Anton Von Webern, de  Antonio Scarlatti o de Eric Satie, y podemos  sorprender en las mismas, lo que el poeta Jos� Lezama Lima llam� una brevedad cultivada. Leamos un Haiku y sentiremos c�mo sus s�labas se apoderan de nuestro espacio mental. Situ�monos frente a una escultura de Ram�rez Villamizar, y de inmediato nos sorprender� que su relaci�n con el espacio crea en torno a nosotros una �ntima comuni�n con el mismo. Este escultor  entiende el espacio,  con la misma intensidad que Bach pose�a para asimilar lo temporal. Es decir que la unidad de su obra est� constituida por diversas corrientes asentadas en el continente que lo vio nacer, pero ramificada hacia una universalidad que alimenta su creaci�n. De esa confluencia nace la variedad de formas representadas en sus esculturas, como plantadas frente a la extensi�n del continente, desafiando sus selvas, llanuras y montańas.

Un cambio de visi�n nos obliga ahora a pasar de la austeridad que representa el escultor colombiano, a un hedonismo del color que la pintora Fanny San�n despliega en sus cuadros. Todas las referencias que se han hecho  acerca de su pintura, subraya el uso en�rgico de un rico cromatismo, aplicado a unas estructuras que con el tiempo, han ido adquiriendo un cierto car�cter simb�lico. A medida que vamos repasando su producci�n, vamos descubriendo las distancias entre las composiciones enrejadas de la �poca de los setenta, (influidas por el Boogie Woogie de Mondrian), y unas elaboradas bajo otra suerte de inspiraci�n. Utilizo este t�rmino ?inspiraci�n- sin necesidad de caer en sus resonancias rom�nticas. M�s bien me parece que Fanny San�n fue hallando una presencia  que abandonaba la pura estructura geom�trica,  para penetrar en un �mbito donde la abstracci�n puede identificarse con lo arquitect�nico. En ese sentido volvemos a la tesis de C�sar Paternosto. Toda la cuidadosa planificaci�n de sus pinturas alude, en mi opini�n, a una secreta convergencia entre el pasado arquitect�nico americano y el presente que necesita ser formulado bajo  un lenguaje pict�rico contempor�neo. Ah� yace precisamente el entramado de su acto creador. Si por una parte el centro �ptico de sus obras nos conduce a avistar su indiscutible inclinaci�n hacia el abstraccionismo, por la otra aprehendemos que Fanny San�n va penetrando en los espacios sagrados que nuestros abor�genes crearon. Aunque el color est� utilizado con fines est�ticos, su funci�n dentro del cuadro participa de una visi�n simb�lica  cuyo secreto la pintora  guarda dentro de s�.

Fanny San�n ha creado una especia de contrapunto entre lo previsto y lo inesperado. Lo previsto representa en su pintura el minucioso trabajo con que ha podido realizar sus composiciones. Fanny San�n pertenece pues, a la gran tradici�n de pintores abstractos, que con lo que Leonardo llam� el ostinato rigore, escogieron  la v�a de la pintura mental, como el mismo Leonardo pidiera. Pero curiosamente el gran renacentista tambi�n aconsej� que descubri�semos en una mancha en el piso una posibilidad creadora. Lo inesperado aparece entonces tras el rigor. Creo que  la gran polifon�a de colores de la pintura de Fanny San�n, cuya riqueza puede verse en los plumajes de las aves americanas, produce el otro efecto: el efecto inesperado de la magia que los mismos esconden.  De esa manera Fanny San�n no se aparta de un trayecto pleno de huellas ilustres.

La presencia frontal de sus pinturas, que nos comunica la sensaci�n de encontrarnos frente a un altar o la fachada de un templo, impone una reverencia al contemplarlas. La clave para la comprensi�n de su pintura pasa pues, por la reverencia que provoca. Pero s�lo lo que participa de lo po�tico o de lo  sagrado debe ser reverenciado. En el caso de Fanny San�n, como sin duda tambi�n en el de Ram�rez Villamizar, ambos han logrado participar en ese lenguaje mudo, o lenguaje verde, que los alquimistas utilizaban para comunicar sus operaciones. En ambos  el lenguaje deviene en forma que adquiere una categor�a po�tica. El di�logo pues entre ambos artistas nos lleva a recordar lo que la fil�sofa Mar�a Zambrano dijera en torno al oficio de pensar: En lugares eminentes del pensamiento filos�fico (que pod�amos substituir aqu� por art�stico), cuando el rigor resplandece al m�ximo, en las definiciones, en los teoremas, en los principios, aparece una suerte de lenguaje sagrado (3).

1.- Cesar Paternosto: ?The Stone and the Thread, Andean roots of abstract art? (traducci�n al ingles por Esther Allen)

2.- Cat�logo ?Abstraction: The Amerindian Paradigm?, Palais des Beaux-Arts, Brussels y IVAM de Valencia.

3.- Maria Zambrano: ?Apuntes sobre el lenguaje Sagrado y las Artes?, en ?Obras Reunidas?, Aguilar, Madrid, 1971.  

horizontal rule

de M. Bel�n S�ez de Ibarra

Fanny San�n se inscribe en la m�s rigurosa tradici�n de la pintura de las vanguardias del siglo veinte, que en el actual | vasto universo del campo del arte contempor�neo cuenta con una renovada atenci�n hacia sus valores art�sticos. La abstracci�n geom�trica constructivista, (desde donde San�n ha venido desarrollando su trabajo por m�s de cuarenta ańos); sus variantes en el arte cin�tico; la abstracci�n geom�trica que deriv� en algunas formas del minimalismo y en el conceptualismo: son propuestas est�ticas que hoy suscitan un gran inter�s cuando se trata de una reflexi�n alrededor de un balance de los aportes recientes de la pintura a las posibilidades del pensamiento desde las pr�cticas art�sticas en nuestra cultura. 

Fanny San�n ocupa un lugar protag�nico en este balance. Su obra se destaca por haber asumido desde sus inicios en los ańos sesenta una posici�n de constante intercambio con el pensamiento global, con la escena del arte internacional, pero referenciada de una forma sutil y profunda a reflexiones propias de su origen latinoamericano. Artistas de una generaci�n previa en Colombia como Edgar Negret, Eduardo Ram�rez Villamizar, Ornar Rayo, entre otros, abrieron a partir de mediados de los ańos cincuenta estas posibilidades de apertura internacional sin abandonar la sensibilidad local. As� San�n, desde muy joven busc� nutrirse con los desarrollos de las escenas del arte en donde conflu�an artistas, Intelectuales y cient�ficos de todas partes del mundo. En aquellos ańos era muy necesario desplazarse f�sicamente para lograr este prop�sito. Inici� este proceso en M�jico en los ańos sesenta y despu�s de una larga estancia en Londres, se radic� en Nueva York, donde actualmente vive y trabaja. En Nueva York encontr� el clima propicio para desarrollar complejamente su trabajo ya que este ha sido un punto de encuentro y de remisi�n de las propuestas de las pinturas de vanguardia a las que nos hemos referido, las cuales en su diversidad se han alimentado entre ellas, dado un presupuesto com�n que las une en la construcci�n geom�trica, reticular, arquitect�nica y espacial; y por supuesto, dado un presupuesto intelectual que les otorg� sentido. 

En la segunda mitad del siglo veinte el clima intelectual que le dio curso a los debates te�ricos en las ciencias humanas y en el arte,giraron en torno a las teor�as del estructuralismo y sus derivaciones que a�n hoy fundamentan nuestra concepci�n de la realidad. En estas teor�as la realidad ya no puede ser representada desde el lenguaje, sino que ella es m�s bien construida arbitrariamente por el orden de un sistema de signos que se cierra sobre s� mismo; m�s all� de ese sistema de significaciones el pensamiento no es posible. La realidad no puede ser expresada, ella es solamente el orden social que nos hace posible constituirla y conocerla; el signo no es expresi�n de una naturaleza y una vida externa al lenguaje. Es el lenguaje quien las edifica. As�, estas manifestaciones art�sticas a las que nos hemos referido, emulan desde el pensamiento abstracto de las construcciones geom�tricas, esa Ądea de orden construido que se basa en reglas y principios interiores al sistema mismo de la representaci�n. Fanny San�n viene trabajando en infinitas posibilidades de ordenamiento deormas duras de la geometr�a desde el Interior del universo propio de la pintura que le sirve de met�fora de un sistema de signos que se repliega sobre s� mismo. 

Llega a ser sorprendente la gran riqueza formal de sus obras en donde ninguna de sus piezas se repite. Estudia las formas geom�tricas utilizando una t�cnica bidlmensional desde la pintura y el dibujo pero a trav�s de una racionalidad esencialmente espacial. San�n crea sistemas espaciales con distintos espesores de profundidad, recreando estructuras complejas sensorlalmente arm�nicas. Para ello San�n se apoya en un profundo trabajo alrededor del comportamiento del color en nuestra percepci�n s�quica e intelectual del mundo. Es una gran colorista. Al color le deben sus obras su car�cter finamente sensual, as� como el movimiento y la vibraci�n de un ritmo interno de las composiciones, de modo que ellas despiertanen nuestra percepci�n un sentimiento de una realidad que no es est�tica, pero en cambio siempre cambiante. 

Estas piezas que se exhiben de su �ltimo periodo, que abarca varios ańos de producci�n desde el 2006 hasta hoy, quiz�s tengan una Connotaci�n m�tica y espiritual. El juego con el colory las formas nos llevan al interior de un espacio muy �ntimo, Ąntelectualmente muy cercano a la experiencia sensible de un paso hacia otro lado que va mas all� del orden de lo que existe. Un lugar transcendente m�s all� del propio universo de esa pintura. Quiz� Inconscientemente San�n est� influenciada en este �ltimo periodo por la sofisticada representaci�n simb�lica prehlsp�nica cuya preocupaci�n fundamental se dirige a seńalar la condici�n anlmista de todas las presencias de lo vivo: la dualidad emp�rica-transcendental de lo vivo. Esta simbolog�a es esencialmente geom�trica. Una Iconograf�a dualista que se repite matem�ticamente como en una suerte de r�plica de espejos que coexisten simult�neamente desde varias ubicaciones de estos sistemas espaciales; en donde prevalecen los colores terracotas, ocres, en la paleta de colores c�lidos para ser armonizado con los fr�os grises. 

Una arquitectura simb�lica, que se abre hacia el subsuelo en distintas dimensiones y escalas de profundidad. Una puerta de acceso a lo que no podemos conocer. El orden de un sistema de signos tan ricamente recreado en sus pinturas est� abierto desde estas puertas -umbrales- a la posibilidad imposible de lo no pensado. 

M Bel�n S�ez de /barra
Tomado del folleto de la exposicion en Alonso Garc�s Galer�a, 2010

horizontal rule

   

Fanny San�n on Paper

My language is that of pure abstraction devoid of any allusion to an external reality...

I am the result of a confrontation of cultures expressed through my individual personality and the inner world.

Fanny Sanin, 2001

Fanny Sanin, pintora abstractaBest known as a painter in oil and, since 1970, acrylic on canvas, Fanny Sanin has since the early 1960s based her artistic practice in works on paper.Whereas nnany of her earliest drawings were made as academic exercises and classroom assignments, by 1950 she began to precede every painting with preparatory drawings, even when the compositions might appear to be spontaneous and Abstract Expressionist in style. Just as she knew that, despite her deep respect for and engagement by representational art, she would be an abstract artist, she has always seen her art practice as exploratory and investigative, a process of searching as much as of objectivity and finality. Drawing is Sanins most essential means of inquiry and discovery. It has provided her with a wider range of media and modes of application than the acrylic and smooth, single-toned use of color in her paintings on canvas.

Each of Sanins paintings on canvas and the Composition series of larger-scaled, painted more recently to the sheets edge, works on paper she began in 1984 derive from sequences of preparatory drawings and paintings on paper. Since the mid- 1970s, there have been at least four and as many as eighteen diligently annotated and numbered studies for each of the up to eight paintings on canvas she completes in a year and smaller sets of studies for all of the current total of seventy-five Compositions she has made. Surveying her hundreds of drawings provides compelling evidence of Sanins protracted, methodical process and the deep meditation inherent to her art. Sanins sets of preparatory drawings explicate the meticulously deliberated and refined origins of each of her forceful, iconic canvases and larger works on paper. ;

Even in the Abstract Expressionist beginnings of her mature art, Sanins spontaneity was well thought through. A relatively amorphous watercolor like Watercolor, March 26,1960 has straight and right-angled bands of color that structure her composition and clearly assert that unbridled Action Painting was not her mode of art. Made a few days later, the assertive rectangle that dominates Watercolor, March 30,1960 manifests the influence of the Colombian German �migr� painter Guillermo Wiedemann, and likely attests to the long reach of the teachings of Hans Hofmann in its deployment of geometric elements to anchor otherwise highly gestural abstraction. By the mid-1960s in Study for Oil No. 3,1966 Sanins increasingly structured painting style and partiality to flat, mono-toned color areas initiate what is to come, while still delivering a potent provincial example of Abstract Expressionism.The solid passages of interlocking color areas in Watercolor No. 5, /968 further declare her desire to refine and organize her compositions. Later that year in Watercolor No. 6,1968 her drive to further simplify and thoughtfully compose her art as she more boldly interplayed color

continued to advance. Finally In 1968 a suite of small, uncomplicated Studies offer, despite Sanins disinterest in depicting nature and the landscape in her art, sensuous, organic vignettes that convey the buoyant atmosphere and spirit of the late 1960s. Sanins now lifetime fealty to geometric abstraction comes into its own in her group of simple Studies of 1969. Authoritatively composed, these clusters of probing, off-center triangulations are harbingers of her Investigative, interlocking, geometric non-objectivity.

Sanins next group of little watercolors essayed vertical bands of color.They remain Sanins most reductive format, as close as she has gotten to minimalism, though the choices and contrasts of colors are far more ingratiating than the typical minimalist palette. Sanin soon punctuated the vertical band layout with small, sometimes collaged, segments of different colors and attenuated triangles that gave her stripes of color a syncopated, improvisatory energy.The interplay of vertical and horizontal elements and varying widths and lengths of her color bands make these mid-1970s works on paper her most elaborate, dense, and subjective abstract formulations.

By 1976 symmetry, turned to occasionally in the previous few years, became her core compositional device and the hallmark of her art. Its tenacious stricture automatically coalesces the shapes, lines, and colors she chooses to use. Sanins on-going series of symmetrical compositions is rigidly defined by uncompromised equilibrium and flat, solid toned passages of color, yet remains guided by her instinctual and ever-shifting use of color and composition.The fundamental restriction she has given herself has been her liberation. Within the axial balance she sets up Sanin divides her compositions into basic triads either laterally or horizontally.The symmetrical structure of her paintings can tame even the most unusual and unexpected color combinations. Her first decade of symmetrical paintings was consistently built upon rectangular designs with patterns of dense, mosaic-like individuated components.Their equipoise was built of and dominated by straight edges formed of bars, bands, rectangles, squares, and, since the late 1980s, triangular components.The pivotal Dutch De StijI artist Piet Mondrians asymmetrical, gridded art was limited to primary colors, black, gray, and white; he excluded circles and curves because he considered them to be overly emotional and sensuous. But Sanin, again beginning in the late 1980s - along with her wide and nuanced spectrum of colors - has on a few occasions softened her geometry with curves and circles. In other later symmetrical works her thin bands of color sometimes diminish to a taunt line (worked out in pencil in the related works on paper) that separate forms and beam them outward to loosen her symmetrys severity.

As the series has evolved, one can detect a growing boldness and scale of her colors and forms.The smaller and more static mosaic clusters of rectangles and squares seen at the start of the series have, with the introduction of triangles and diagonals, gained a capacity to channel and disperse energy. Centered and balanced, they take on a mandela- like power. Like the way a bellows works on a fire, Sanins axial configurations repeatedly draw in and then release the eye and the mind.The spiritual component that she has wanted to convey in her art seems to be more and more present. Seen in depth as never before, Sanins groups of drawings and the paintings that result powerfully attest to her relentless pursuit of abstraction and its remarkable capacity for transcendence and spiritual growth.

Patterson Sims

Tomado del folleto Drawings and Studies 1960 to now 

horizontal rule

"Mi tema es el color"

Por: ALISTER RAM�REZ M�RQUEZ

Once estudios en papel, tamańo hoja de oficio, un mes de trabajo intenso en su estudio de Nueva York y cincuenta ańos de carrera de la pintora Fanny San�n. El resultado: un mural para el coliseo de la Universidad de Antioquia. La preocupaci�n m�s grande de Fanny es c�mo se va a quedar el color aplicado en la superficie de una pared de ladrillo, que se logre, lo m�s cercano posible, el color propuesto en el estudio original. "No hago cambios despu�s de la �ltima versi�n del estudio, por eso hago muchos antes de la propuesta final". As� trabaja Fanny, como lo ha hecho durante su extensa carrera de medio siglo, angustiada por alcanzar la perfecci�n del color y la estructura, que ella quiere. "Mi tema es el color, yo no estoy contando historias y si no es el color exacto, cambia la unidad en la composici�n", enfatiza la pintora.

Fanny San�n (Bogot�) ha puesto el mismo empeńo en el estudio para el mural como lo ha hecho en cientos de obras en acuarela y acr�lico que ha realizado para exposiciones individuales y colectivas en galer�as, museos e instituciones art�sticas colombianas e internacionales. Se gradu� de la Universidad de los Andes donde estudi� con David Manzur, Roda y Armando Villegas, entre otros. Vivi� en Monterrey, M�xico, Londres y hace m�s de 40 ańos reside en Nueva York. En 2000, bajo la direcci�n de Jos� Roca y la curadur�a del historiador de arte Germ�n Rubiano, la Biblioteca Luis �ngel Arango organiz� una de las exposiciones m�s completas de San�n que cubri� un per�odo desde 1987, despu�s de su primera exposici�n retrospectiva en el Museo de Arte de Bogot� en 1986 curada por John Stringer. Su exposici�n m�s reciente fue el ańo pasado en Nueva York, una retrospectiva de obras sobre papel (1960-2011), curada por Patterson Sims en la galer�a Frederico Seve, la cual fue reseńada por el Wall Street Journal concluyendo que "Esta es una silenciosa y virtuosa actuaci�n".

Se trata de un legado de obra abstracta que ha evolucionado y transformado en los �ltimos 50 ańos. Como una de las muestras de ese largo camino recorrido por Fanny con su esposo el ingeniero Mayer Sasson, encontr� en su apartamento, lleno de luz, objetos acumulados de viajes por la vida y de otras obras de artistas colombianos e internacionales una copia de un dibujo en madera de 1955 y que ella pint� antes de entrar a la facultad de bellas artes en los Andes. Por ello no es casual que antes de llegar a experimentar con el color y las formas geom�tricas, alcanzara gran destreza en el lenguaje figurativo.

Fanny sigue creando, fascinada por el color y las formas geom�tricas. Su generosidad de esp�ritu la convence de la idea de que el p�blico callejero habla sin prejuicios y agradece cuando las personas, que no est�n dentro del mundo de las artes, comentan acerca de sus pinturas en forma muy espont�nea. Le encanta la idea de que su mural de 5mx5m haga parte del jard�n de obras, que por ańos la administraci�n de la Universidad de Antioquia, bajo la iniciativa de del rector Alberto Uribe Correa, se ha propuesto en planificar, desarrollar e implementar. Mauricio Londońo, ingeniero encargado de la construcci�n civil del proyecto, afirma que "Comenzamos hace varios ańos, siguiendo el modelo de Caracas donde las esculturas y las obras hacen parte del espacio p�blico. Hemos recibido donaciones de artistas colombianos como Hern�ndez, Arenas, Negret, Morales, Mar�a de la Paz Jaramillo, Hugo Zapata, entre otros, y para nosotros es un honor tener la obra de la maestra San�n. En coordinaci�n con la empresa privada antioqueńa, la facultad de arte y la obra donada por los artistas colombianos y algunos extranjeros hemos sacado este proyecto adelante".

Alister Ram�rez M�rquez Nueva York , 2013 

horizontal rule

Fanny San�n, artista colombiana

Artista conocida por su prominente obra en la abstracci�n geom�trica. Aunque ha pasado la mayor�a de su vida activa en las artes fuera de su pa�s �especialmente en M�xico, Inglaterra y Nueva York�, ha expuesto a menudo en Colombia, con el fin de mantener un contacto fuerte con su cultura. En efecto, fue all� donde recibi� su formaci�n b�sica y se gradu� de maestra en Bellas Artes de la Universidad de los Andes, en Bogot� (finales de 1960). San�n continu� su formaci�n de posgrado en la Universidad de Illinois y en Chelsea School of Art en Londres, donde curs� algunos estudios de maestr�a en pintura y artes gr�ficas.

Su obra temprana (1960-1962 en Bogot�) se vio influenciada por el expresionismo abstracto en momentos en que sus profesores eran Manzur (1929), Villegas (1926-2013) y Roda (1921-2003). Tuvo tambi�n oportunidad de ver exposiciones de artistas como Wiedemann (1905-1969), Ram�rez Villamizar (1922-2004) y Negret (1920-2012), quienes figuraban como los maestros colombianos. Su obra se desarroll� primero en Monterrey y posteriormente en Londres. En sus trabajos de este periodo San�n explor� el color, lo que la llev� a una simplificaci�n de detalles y a hacer obras de bordes netos (hard-edge) en 1969. Un a�o despu�s, a�n en Monterrey y luego en Nueva York, donde reside desde 1971, produjo obras de bandas verticales, a las cuales les a�adi� otros elementos en 1973. 

Finalmente, en 1974 lleg� a la obra geom�trica, como se conoce en la actualidad, donde los elementos de color y simetr�a han permanecido dentro de su inter�s definitivo en la abstracci�n. Seg�n el cr�tico Patterson Sims, la simetr�a y el color se volver�an el rasgo m�s personal y caracter�stico de la obra de San�n, quien a su vez considera su forma de abstracci�n como meditativa, serena y espiritual, orientada a crear una comunicaci�n con el espectador.

San�n exhibe su obra en M�xico, Colombia, Inglaterra, Venezuela, Estados Unidos, Brasil e Italia, desde los a�os sesenta. Su primera exposici�n individual fue en Monterrey, en 1964, seguida de una muestra en la Casa del Lago en M�xico, en 1965. En ese a�o tambi�n expuso individualmente en el Museo de Arte Moderno de Bogot�, reci�n fundado por Marta Traba. En 1967 present� una muestra en el Museo de Bellas Artes de Caracas, con la direcci�n de Miguel Arroyo, y poco despu�s seleccionaron su obra para el Edinburgh First Open 100, dentro del marco del Festival de Edimburgo. En 1970 recibi� el Premio Ciudad de Medell�n en la Bienal de Arte Coltejer. Represent� a Colombia en la Bienal de S�o Paulo en 1979, a�o en el que expuso en el Museo de Arte Moderno de M�xico, con la direcci�n de Fernando Gamboa. 

En 1987 tuvo su primera exposici�n retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Bogot�, curada por John Stringer. Con la curadur�a de Geraldine Biller y la asesor�a de Edward Sullivan, su obra se exhibi� en la primera gran exposici�n Mujeres Artistas Latinoamericanas (1915-1995), organizada por el Milwaukee Art Museum en 1995, la cual itiner� por los museos de Phoenix, Denver y Miami, para terminar en el National Museum of Women in the Arts en Washington. La Biblioteca Luis �ngel Arango en Bogot� organiz� su segunda exposici�n retrospectiva en el 2000, con la curadur�a de Germ�n Rubiano y Jos� Roca. M�s recientemente se pueden destacar sus exposiciones individuales en Baltimore (2003), Nueva York (2004), Washington (2005), Roma (2007), Nueva York (2008), Bogot� y Miami (2010), y Nueva York (2012). En el 2013 hizo un mural en el nuevo coliseo ol�mpico de la Universidad de Antioquia.

En febrero de 2015, la Universidad de Antioquia le confiri� el grado de magister honoris causa, como una manera de reconocer su labor en el arte por m�s de medio siglo y por la influencia que ha tenido en �ste.

En julio de 2015, el Museo Nacional de Colombia presentar� una exposici�n basada en su donaci�n al pa�s de nueve obras de gran tama�o, que cubren todas las etapas de su producci�n hasta la fecha. 

Texto e imagen gentilmente suministrados por el Museo Nacional de Colombia, 2015

horizontal rule