Fanny Sanin

Bogota

Pintores (Abstraccion geometrica, acrilico, oleo)

Abstracto, Geométrico

Fanny Sanin

pintora

 
 
ENLACE INCLUIDO

 

ENLACES

http://fannysanin.com/home/artwork/

 
A ColArte

Ida Ely Rubin, art critic, New York, 1980  
Fernando Gamboa, Director, Museum of Modern Art, Mexico City, 1979  
Germán Rubiano Caballero, Director Institute of Esthetic Studies, Bogotá, 1979  
Carla Gottlieb, art histonan, New York, 1976 
Eduardo Serrano, Curador, Museum of Modern Art, Bogotá. 1979 
Clayton Kirking, New York, June 2003 
Edward J. Sullivan, Latin Collector Gallery 2004 
ArtNexus, 2007 

Margarita Nelken, Diario Excelsior, México. 1965. 
Jorge Crespo de la Serna. Diario Novedades, México. 1965. 
Marta Traba. Diario El Tiempo, Bogotá. 1966 
 
Martha Traba, El Tiempo, Bogota-Colombia, 1966. 
Nolasco Alvarez. Diario El Nacional, Caracas 1967. 
Miyo Vestrini. La República , Caracas. 1967. 
Cottie Burland. The Arts Review , London, 1968. 
Carla Gottlieb. Phoenix Gallery, New York. 1977 Museo de Arte Moderno, México,1979 
Madeleine Burnside, New York. East Side Express, 1977. 
Edgar Buonagurio. Arts Magazine, New York. 1977. 
José Luis Colin. El Nacional, México, 1979 
Fernando Gamboa. Director del Museo de Arte Moderno, México, 1979.

Mireya Folch. Sol de México, 1979
Ida Ely Rubin, New York, 1979.   
Mario Amaya, Nueva York, 1986 
José Roca, Banco de La República, 2001
María Cristina Pignalosa, Redactora de El Tiempo, 2005  
María Cristina Pignalosa, Redactora de El Tiempo - Exposición en Roma, 2007  
Prensa exposición en el Instituto Italo-Latino Americano, Roma 2007
Una vida hecha color, por Lorena Machado Fiorillo, 2010
Exposición en Durban Segnini, Miami, 2010, por Carlos M. Luis 
Artes y letras, por Joaquín Bajados 
La armonía en el color, por Diego Guerrero
 
Fanny Sanín on Paper, Patterson Sims 
Alister Martínez Márquez:  "Mi tema es el color"
M. Belén Sáez de Ibarra 

Exposición en el Instituto Italo-Latino Americano   
Grado Honoris Causa conferido por la Universidad de Antioquia (2015)     
Exposición EN ABSTRACTO y donación al Museo Nacional, 2015

 

horizontal rule

 

 


La Distancia y el Tiempo
en cuatro colombianas
Con ocasión de la exposición en
la Galería Colgate University en Hastings, USA

por José Roca

Hablar de Colombia significa referirse a conceptos tales como diversidad (étnica, geográfica) y confrontación (social, política). Esta imagen de Colombia como un país en donde lo violento tiene una presencia fuerte y visible es ampliamente identificable desde afuera, y el arte, como los de más estamentos de la sociedad, tiene acercamientos diferentes a este problema.

Aun a riesgo del devenir demasiado simplista, se podrían establecer dos categorías amplias en referencia a la manera como los artistas enfrentan este fuerte contexto: algunos de ellos han escogido trabajar dentro de él, reflexionando sobre él, tratando de interpretarlo con la ayuda de su enfoque artístico; de otra parte, muchos otros han decidido hacerlo fuera de este marco de referencia, para concentrarse en la lógica de su propia obra en relación con otras preocupaciones: género, raza, asuntos existenciales o los Iímites y convenciones del medio en el cual trabajan. La aceptación de esta diversidad inherente al país obstaculiza toda intención de mostrar el arte producido en Colombia desde una perspectiva unificadora que siga parámetros estilísticos o incluso temáticos. A pesar de que es posible hacer lecturas ternáticas con la ayuda de filtros tales como la religión, la política o la violencia-elementos muy presentes en la realidad colombiana, esto puede llevar (especialmente cuando es leído desde afuera) a una visión reducida y deformada del arte producido en el país, lo que contribuye a la construcción de una imagen simplista de una realidad mucho más compleja. Sin embargo, habría que anotar que si la lectura temática se realiza con la suficiente densidad y complejidad, puede convertirse en una instancia útil y reveladora para comprender el país, su situación actual y la manera como la realidad es retrabajada desde la perspectiva del arte. Recientemente se ha presentado en los Estados Unidos la obra de artistas colombianos cuya temática está en estrecha relación con este complejo contexto sociopolítico: la exposición de Beatriz González en el Museo del Barrio, en 1999; la exposición Unland de Doris Salcedo en el New Museum of Contemporary Art y en el Walker Art Center y la instalación de María Fernanda Cardoso en el Museo de Arte Moderno de Nueva York hace dos años son algunas de las más interesantes. El año pasado también curé una exposición que se presentó en APEX Art (un espacio que se especializa en la discusión sobre la práctica curatorial contemporánea), una muestra que incluyó cinco artistas y un fotorreportero colombianos y cuyo tema era, precisamente, , la noción de contexto.

Estas cuatro artistas pertenecen a cuatro generaciones diferentes y también están muy lejos en términos estilísticos. Fanny Sanín es una pintora abstracta geométrica. Neva Lallemand trabaja dentro de los códigos más tradicionales de la pintura figurativa. Mónica Meira hace coincidir, de manera interesante, abstracción y figuración como oposiciones de figura y fondo, mientras que Nancy Friedemann convierte el dibujo en ejercicios pictóricos a gran escala. El acercamiento que tienen frente al medio es, igualmente, diverso: Lallemand y Sanín utilizan el pigmento de manera convencional, pero Meira y Friedemann amplían los límites del medio al desarrollar sus propias técnicas pictóricas.

Tradición abstracta moderna

La artista más establecida de las cuatro es, sin duda, Fanny Sanín, quien ha estado estrechamente ligada a la tradición de la pintura abstracta moderna en Colombia, una generación que incluye a pioneros como Guillermo Wiedemann y la (temprana) obra pictórica de Ramírez Villamizar, y a artistas como Ómar Rayo, Manuel Hernández y Carlos Rojas.

A pesar de que inició su carrera influenciada por el expresionismo abstracto, desde los inicios de la década de 1960, su trabajo se tornó geométrico, evolucionando hacia la obra que hoy le es característica: composiciones hard-edge cuidadosamente balanceadas en pintura plana. Desde entonces, Sanín ha continuado su investigación pictórica sin cambios dramáticos, aunque desde principios de la década de 1980 es posible notar sutiles variaciones en su paleta, evidenciando una tendencia hacia gamas de color más cálidas. El trabajo de Fanny Sanín es una de las reflexiones más sólidas y consistentes sobre la abstracción en el arte de América Latina.

La obra de Fanny Sanín es de una presencia discreta, sin golpes o estridencias visuales. Sin embargo, se va abriendo a la constancia de la mirada, en capas sucesivas que revelan su lento proceso compositivo, al espectador paciente y perspicaz. "Significar no quiere decir desarrollar un tema, sino desarrollar un discurso formal", anotó en una ocasión Marta Traba refiriéndose a la obra temprana de Sanín. Tres décadas después se puede afirmar que esto es, precisamente, lo que Fanny Sanín ha logrado.

Tomado de El Espectador, octubre 28 de 2001