Yolanda Mesa

Medellin, Antioquia

Pintores

Figura Humana

Yolanda Mesa

pintora

 


Comentario crítico 

Es una interesante continuadora del Pop; vive en Nueva York y su arte sigue muy de cerca un sector de la sociedad que la rodea: aquel del turismo barato, de los mundos vacíos, de los viajes planeados por años sin más motivo que un simple propósito: el de la felicidad instantánea a través del consumo. 

Su mundo pictórico se desarrolla en diferentes campos de color; en cada plano se impone una figura, más atrás otra, un cielo, un paisaje inhóspito de sol, un piso muy geométrico. Hay, pues, una combinación de los planos sucesivos, el tratamiento geométrico de las figuras que se interrelacionan con un volumen con base en color y contrastes. 

Su neo-figuración está cargada de connotaciones, contrastes y ambigüedades. Los espacios, al igual que los personajes, son completamente neutros; el contorno es parte de ese árido sentido personal de cada uno de estos turistas impermeables, sordos y, por supuesto, mudos. Son turistas momentáneos que van en busca del sol, son transeúntes de lugares inhóspitos, de aeropuertos, de salas de espera, o son el retrato de su inevitable fotografía familiar, para que con ella quede algo en la memoria y en la añoranza familiar. Es interesante ver cómo Yalanda Mesa ha ido puliendo sus formas, ellas son cada vez más insólitas, sus volúmenes cargados de color dan extrañamente un sentido de plano de corte rotundo. 

La pintura de Mesa está llena de ironía y sarcasmo, también está llena de ambigüedades. Dentro de su intencional deformidad se trasluce una obsesión por un volumen corporal lleno de musculosas inexactitudes, muy grises y, a pesar de su actividad, con poca vida interior. Otro de los elementos recurrentes en la obra de Mesa es la presencia de los hábitos religiosos, algo que vuelve a Colombia y recuerda, sirviéndole además como elemento plástico de contraste. 

Otro síntoma de contrapunto es que todos están ausentes: los personajes esconden su mirada a través de negros anteojos que mimetizan cualquier expresión humana. Sus personas son máquinas, son personajes que buscan espacios inhóspitos, se esconden de la luz, del sol, de los otros y de ellos mismos. 

Ana María Escallón (El Espectador)
Tomado del folleto exposición Galeria Casa Negret, 1987

horizontal rule

 

NOCTURNOS

Los personajes de Yolanda Mesa parecen posar ante una cámara fotográfica, se sitúan frontalmente con la precaución de quien cuida su imagen y status. Calculadamente se exponen al ojo que los ve, sea el del fotógrafo o el del artista o aún el del espectador pues Yolanda Mesa nos ubica en el lugar de aquel que ve desde afuera toda la teatralidad propia de ciertos ritos sociales. 

La diferencia radica en que la mirada de la artista no busca ser objetiva como la del fotógrafo, ella intenta develar ese más allá que se oculta detrás de la estudiada pose. Por ello sus personajes se mueven en una situación contradictoria, al tiempo que nos muestran su postura ficticia nos dejan ver asomos de su real condición mediante ciertos "lapsus" como una mano que se desliza en procura de un pedazo de cuerpo femenino. Son retratos de la vida social, una especie de album familiar pero más irónico que serio y solemne. 

El toque mordaz involucra varios aspectos: hombres y mujeres "standard", despersonalizados por lentes cromados que apagan la singularidad de la mirada, labios excesivos, manos como garras terminadas en uñas salvajemente rojas. Las composiciones son llenas, saturadas, abrumadoras como la misma sofocante presencia de los retratados. La línea, suelta y curva, unifica la escena y al igual que la composición ayuda a infundir la sensación de algo compacto, pesado, sin aire, redondo. 

El color propicia unidad atmosférica, los mismos colores se repiten construyendo un campo constante sólo interrumpido y contrapunteado por la ferocidad de los rojos. Ese tono atmosférico en lilas y rosas es un tono abiertamente emocional. El color connota, remite a gestos, olores y sabores al punto que podemos afirmar que hay matrimonios rosa o reuniones lila. El cromatismo de Yolanda Mesa evita los matices y gradaciones para no ser domesticado, suavizado o racionalizado, es abiertamente liso y explícito para cobrar la máxima intensidad emocional. 

Yolanda Mesa siempre ha querido hacer caricatura, ciertamente es un universo atractivo para un pintor pero también se tienen los riesgos de quedarse atrapado en las facilidades que ofrecen el género y los temas. No sucumbir a los facilismos es el desafío que se le presenta a su voluntad creadora. 

JAVIER GIL
Tomado del folleto exposicion Gartner Torres Arte, 1992

horizontal rule


   

Amores públicos

Hasta el 26 de octubre de 2012 en la Galería Skandia estará disponible para los capitalinos la exposición Amores Públicos de la maestra Yolanda Mesa. Esta muestra refleja el resultado de una investigación sobre el amor visto a través de cine y posteriormente plasmado en la pintura.

Amores Públicos está compuesta por obras cuadradas en blanco y negro con besos y cercanías de rostros con fondos y enmarques de color que representan diferentes símbolos ligados a este sentimiento: rojo-pasión, rosa-ternura, amarillo-felicidad y azul-tranquilidad.

Es una obra cartel, a manera de valla cinematográfica, la cual posee reminiscencias de la época Hollywoodense de los años 50, así como la imposición de los grandes avisos de las calles de Broadway, ambas características combinan el aspecto privado con el público, desde el concepto de lo íntimo plasmado en la esfera urbana. Los cuadros vienen cargados de publicidad comercial y muestran los amores perfumados de Givenchi o los abrazos de los cuerpos entrelazados por Calvin Klein.

Yolanda siempre ha estado fascinada con los elementos pop de la cultura, por ello en la exposición se siente la fuerza de este tema, su presencia es sutil pero elaborada. El resultado de este trabajo es fruto de un proceso largo, en el cual Yolanda logró hacer visibles diferentes aspectos de la ciudad y de la época.

En los años 80 Yolanda tuvo la oportunidad de explorar los movimientos POP que sobresalen significativamente en sus cuadros, durante las famosas bienales de Arte de Medellín y en su estudio en el Pratt Graphic Art Center de Nueva York.

El punto fuerte de la exposición está basado en el gusto de la pintora por la observación del comportamiento humano y cotidiano de la gente común; elemento que podemos observar en los gestos y detalles de los rostros de sus cuadros.

Sobre su obra Yolanda dice, "todo el color, lenguaje visual y temático, termina por saturarme, produciendo un cansancio visual y una falta de interés, lo cual me ha incentivado a realizar simples retratos de amigos y familiares. Así pues, comienzo a interesarme por los grandes avisos de cine, los musicales y las vallas publicitarias del entorno de Nueva York. Es sorprendente ver cómo el tema del Amor es tan utilizado y explotado a manera de cliché en todos estos medios".

Este año, una de las piezas de la colección Amores Públicos ganó la convocatoria de imagen para el XXIV Festival de Cine de Bogotá y se encuentra plasmada en toda su publicidad, que refleja la cercanía que existe entre el cine y el arte además del tema central (el amor), que en palabras de la propia artista "es universal e inagotable".

Yolanda Mesa viene trabajando desde principios del milenio en la serie mencionada; obra que los capitalinos pueden disfrutar en horario de 2:00 p.m. a 6:00 p.m. en la Galería Skandia ubicada en la Avenida 19 No. 109 A-30. La entrada es libre y hay servicio de visitas guiadas

Tomado de http://www.bogota.gov.co/portel/libreria/php/x_frame_detalle.php?id=22212 , 2012

horizontal rule