Manuel Hernandez

Bogota

Pintores (Abstraccion en signos y acentos)

Abstracto

Manuel Hernández

http://www.manuelhernandez.8m.com/ 

pintor

A ColArte
 
ENLACES INCLUIDOS

CRITICA
1970 a 1980

"Hernández ha mantenido en nuestro medio un interés explicito en la investigación formal. Ha seguido, prácticamente solo entre nosotros, el argumento de una pintura que sea suficiente por si misma para expresar la emotividad y la sensibilidad humanas. Y por lo tanto, la presencia permanente y digna de su obra, ha sido un saludable contrapeso para la ingenua exuberancia temática de la mayor parte de nuestra producción pictórica. Su obra, desde esta perspectiva, es una pieza importante en el complicado engranaje de nuestro apresurado desenvolvimiento artístico. Pieza sin la cual hubiera sido talvez otro, el desarrollo dialéctico del argumento creativo en el país."

Eduardo Serrano, Catalogo, Museo de Arte Moderno, 1974.  

"Con la exposición actual en el Museo de Arte Moderno, Manuel Hernández recibe el más alto reconocimiento en su tierra, a una labor persistente de creador plástico. Recoge la muestra el tesonero esfuerzo del artista en diez años -1964, 1974 - de incomprendida tarea que le bastó y estimuló por si misma en el propósito investigativo. Porque Hernández hizo un quiebre increíble en su carrera, que solo explica una convicción firme y una fe inquebrantable en el logro de una meta largamente ansiada. Desde el regreso de Chile donde se especializó luego de su regreso de la Escuela de Bellas Artes de Universidad Nacional, encontró un camino de halagueñas perspectivas económicas que empezó a recorrer con entusiasmo, a base de óleos, costumbristas, de temas vernáculos, en técnica a base de juegos geométricos y colores fuertes contrastados. Elementos que depurados, jugaron después importante papel en su proceso evolutivo. Hubiera podido hacer Hernández jugosa cosecha económica por esa tentadora vía, pero prefirió ser él mismo y afrontar todas las consecuencias de su actitud."  

Jorge Moreno Clavijo, El Tiempo, Diciembre de 1.974.  

"A partir de 1970 las formas comenzaron a ubicarse más libremente sobre las superficies de los cuadros, rompiendo la disposición un si es no es regular, de los acrílicos anteriores en los que un rectángulo o un cuadrado servía generalmente de soporte a los otros elementos formales de la composición. Actualmente sobre fondos negros o muy oscuros, abundan los colores en las formas -casi exclusivamente cintas y nubes- luz. Con gran dominio técnico y con enorme control de su vocabulario formal, la pintura de Manuel Hernández avanza ahora plena de variaciones. En grandes o pequeñas dimensiones resultan lógicas y con una clara necesidad interior."  

Germán Rubiano Caballero, Salvat, Historia del Arte Colombiano, 1975.  

"Objetivo y directo en sus grafismos que podrían parecer a simple vista demasiado repetidos, logra sin embargo, con euforia triunfalista, imponerlos ante un público que atestigua su larga tarea de diez y más años en progresión vivencial. El efecto puede ser, y es de hecho diferente en cada espectador. Para unos no pasa de divertimiento que en esencia no quieren decir nada en especial; para otros, amigos de enlazar la sugestión con la realidad, pueden ser ventanas que ilumina en la noche un potente reflector del vehículo que pasa por la carretera. En esas ventanas de la casa tirada a la orilla del camino se pueden ver de pronto, entre dos pestañadas, a través de los imaginarios cristales, seres de pesadilla extraños visitantes procedentes de otros planetas."  

Jorge Moreno Clavijo, Lecturas Dominicales, Septiembre 28 de 1975.  

"Manuel Hernández estuvo, y está en el arte abstracto, por convicción no por una moda, y esta es una de las razones, por las cuales todavía esta indagando, investigando en ese estilo. La seriedad de su obra lo ha colocado en uno de los principales renglones de nuestra plástica y muchas veces es catalogado como pintor para pintores."  

Mario Escobar Ortiz, La Patria de Manizales -1976  

"La obra de Manuel Hernández certifica la moralidad desde el punto de vista individual; es una obra que ante todo proyecta particularidad. Y Hernández logra exactamente lo que se propone sin necesidad de contraprestaciones extrapictóricas, y sin acudir a justificaciones y teorías cuya comprobación dependa de palabras. Su pintura ha sido el testimonio más constante en nuestro medio de que el arte es un continuo desarrollo, que se nutre de si mismo y no de metáforas o arengas literarias. La dignidad de su trabajo carece de retórica, y en tal sentido, muy poco en la pintura colombiana se compara con su logro."  

Eduardo Serrano, El Espectador, Noviembre de 1977.  

"Si tomamos la palabra "abstracto" dentro del léxico puramente geométrico y frío, no soy abstracto. Porque en mi pintura pretendo entregar una emotividad, una búsqueda de sensibilidad a través de las formas, del color, de los apoyos, de la posición de los elementos que son muy frecuentes en la figuración. Pero que yo la ubico dentro de un plan abstracto, no por el deseo de clarificarla sino porque no pretendo seguir como meta inicial la propuesta figurativa."  

Entrevista por: Alvaro Herazo, Gullian Moss, Delfina Bernal, El Caribe, Barranquilla, 1.977.  

"Los nuevos horizontes del arte latinoamericano tienden progresivamente a destacar grandes valores dentro de conceptos cada vez más amplios. Manuel Hernández notable pintor colombiano cuya obra adquiere la fuerza de la madurez es un gran exponente de este arte que ha dejado de lado los efectismos y los recursos altisonantes, por una autenticidad de consecuencia con su compromiso de contemporaneidad. Un arte ciertamente identificable con el continente pero no por su temática o por obvias referencias, sino por su vinculación a un poderoso movimiento de Renovación creadora que esta respondiendo a una realidad histórica: América tiene la necesidad de construir su destino, la necesidad de establecer alternativas creadoras y culturales."  

Roberto Guevara, El Nacional, Caracas, Venezuela, Diciembre de 1977.  

"Venezuela ha sido prolífica en adulteraciones. No se si también Colombia. Pero es reconfortante que sea de este país de donde nos llega, a través de la obra de Manuel Hernández, una rendija de luz despejada y fresca, para iluminar el campo de la pintura abstracta. En el caso de Hernández la codificación de formas visuales que se hacen constantes, se transforman y permutan de una obra a otra, indica el camino de una espiritualidad muy recóndita, que ahonda en las relaciones de signo y espacio y en las tensiones emergentes en las cuales se plasma una comprensión nostálgica pero agónica -como debía ser­ del mundo contemporáneo con las que nos sentimos inmediatamente solidarios."  

Juan Calzadilla, El Universal, Caracas, Venezuela, Diciembre de 1977  

"En la pintura de Manuel Hernández, encontramos un lenguaje plástico conseguido a través de su expresiva forma, la cual es entregada con expresa economía de elementos formales y coloristas, a fin de lograr un mayor resultado dramático. Sus imágenes se resuelven en una dinámica de espacio, signos y colores con expresividad total y variedad de ritmos que superan las imágenes del cuadro."  

Eugenio Barney, Panorama Artístico Colombiano, Bogotá, 1977  

"Manuel Hernández, permanece, persevera en el mundo suyo, sin conceder más que a si mismo dentro de esa tarea que es organizar las formas para darle significado, y trabaja para resolver un compromiso absolutamente suyo."  

Antonio Montaña, El Tiempo, Mayo de 1977  

"para Hernández el artista es un largo trabajo, la experiencia de los maestros señalan que al fin de cada carrera es cuando se esta empezando. Considera la inspiración como un término romántico."  

Entrevista por Mara Cormelati, El Nacional, Caracas, Venezuela, Diciembre de 1977  

"La obra de Hernández representa en la pintura del país un caso singular: el de una geometría sensible. Una geometría que admite la mediación instintiva, de un modo que logra superar la vacía impersonalidad de la abstracción y su peligro de esclerosis, llevándola a un ambiente cargado de expresión propia. Constante en su nivel de calidad y con una producción restringida, de muy pocas obras por año, cada una de ellas dice algo distinto, y todas confirman la coherencia de un lenguaje contenido sereno, pero que muestra con todo, una tensi­ón entre dramatismo y lirismo. "  

Mario Rivero, Nueva Frontera, 1977.  

"El critico de The Washington Post, Judy Allander, observaba que Manuel Hernández era el primer pintor en Colombia que no se parecía a Obregón. Estaba en lo cierto, este mismo Hernández que evolucionó en su pintura con mucha seguridad y coherencia, es él hoy el único pintor abstracto digno de interés, y me parece está en el camino de la construcción o mejor, en este momento su obra es una especie de puente entre el informalismo de otra era y la corriente constructivista."  

Federico Moraes, Revista abril-junio de 1978, Medellín, (Crítico de arte, Brazil).

"Manuel Hernández no está de acuerdo con quienes opinan que el abstracto es un arte frío siempre que este respaldado por el proceso de una búsqueda intensa."  

Entrevista por Gloria Valencia Diago, El Tiempo, Febrero de 1979.  

"Ahora se presenta el pintor Manuel Hernández en la Galería Garcés Velásquez con una muestra que puede catalogarse como la culminación de su carrera dentro del genero de la abstracción. Pocos artistas dentro de la plástica y pocos también han sido tan leales a sus puntos de vista a través de las dificultades. Por eso fue para él tan satisfactorio el arribo al plano de los triunfos."  

Jorge Moreno Clavijo, El Tiempo, Marzo de 1.979.  

"En lo que va corrido del presente año, la exposición presentada en Bogotá por Manuel Hernández es sin duda lo más interesante dentro de la actividad plástica nacional. Hernández de reconocida trayectoria posee una obra muy personal con una profunda definición. Hace un serio planteamiento pictórico, que permite expresar nuevas posibilidades y liberarse de esquemas preconcebidos, conciente del ámbito cultural latinoamericano en el gue se desenvuelve."  

Lília Gallo de Bravo, El Tiempo, Mayo de 1979.  

"Aunque a simple vista parezca paradójico, la pintura de Hernández resulta esencialmente Latinoamericana, parte de lo internacional en lo que respecta a la calidad, para llegar a lo Latinoamericano en la vibración del color y a la emotividad que despierta."

Gloria Valencia de Acosta, El Tiempo, 1979.  

"La pintura que nos esta mostrando Manuel Hernández , es sedante para el alma, nada de truculencias ni extremismos, su pulcro estilo se aprecia en las dos secciones que tiene la exposición, la una de grandes acrílicos, la otra para mi gusto más exquisita, de pequeños oleos donde se muestra un gran atractivo especial de los tonos azules."  

Luis Fernando Gutiérrez, La Republica, 1979.

"Tal vez también Manuel Hernández, simple, descomplicado y sutil como a primera vista son sus obras, pero en el fondo todo es inquietud y secretos. Porque para el artista el misterio inescrutable pareciera ser su motivo de vivir y el origen de toda esa violenta inspiración que ha hecho de su obra una de las mas consolidadas y vigorosas del arte colombiano. Curioso esto en un hombre que aparece detrás de la puerta, delgado, tal vez tímido, poco agresivo, sin ese gran aspaviento del artista que quiere explicar su obra, pero si con todo el trasfondo necesario para armar y sostener la suya. Hernández es constante, admite cualquier opinión sobre su obra pero mantiene la suya; podemos dar muchas vueltas alrededor de ella pero allá detrás está él, impasible y muy preciso en sus palabras.

Por eso cada cuadro de Hernández esta regido por un orden interno que no es obvio, que permite que la obra esté ahí pero que no se sienta hecha y premeditada. No es el constructivismo frío y preciso de muchas obras abstractas, sino más bien un constructivismo emocional de un hombre que pinta y que cuando lo hace se ve cómo el pincel pasó, rayó, se curvó y luego se levantó. Es la obra humana."  

Oscar Gómez Palacio, Revista Cromos, 1.979.  

"Tal vez también Manuel Hernández, simple, descomplicado y sutil como a primera vista son sus obras, pero en el fondo todo es inquietud y secretos. Porque para el artista el misterio inescrutable pareciera ser su motivo de vivir y el origen de toda esa violenta inspiración que ha hecho de su obra una de las mas consolidadas y vigorosas del arte colombiano. Curioso esto en un hombre que aparece detrás de la puerta, delgado, tal vez tímido, poco agresivo, sin ese gran aspaviento del artista que quiere explicar su obra, pero si con todo el trasfondo necesario para armar y sostener la suya. Hernández es constante, admite cualquier opinión sobre su obra pero mantiene la suya; podemos dar muchas vueltas alrededor de ella pero allá detrás está él, impasible y muy preciso en sus palabras.

Por eso cada cuadro de Hernández esta regido por un orden interno que no es obvio, que permite que la obra esté ahí pero que no se sienta hecha y premeditada. No es el constructivismo frío y preciso de muchas obras abstractas, sino más bien un constructivismo emocional de un hombre que pinta y que cuando lo hace se ve cómo el pincel pasó, rayó, se curvó y luego se levantó. Es la obra humana."

Oscar Gómez Palacio, Revista Cromos, 1.979.