Emese Ijjasz

Hungria

Arquitectos (Vivienda social)

Construcción

Emese Ijjasz de Murcia

arquitecto


Mujeres y arquitectura

por Zandra Quintero Ovalle

De origen húngaro pero de nacionalidad colombiana, cursó la carrera entre Argentina, Chile y Colombia, titulándose como arquitecta por la Unal, sede Medellín; se especializó en Vivienda y Planeamiento en el CINVA. Su carrera ha tenido como base Bogotá, donde 17.000 viviendas -desde distintas firmas, entidades y como independiente-, 25 años de docencia en la U. de los Andes y otros cuantos en el sector público, dan fe de su prolífica carrera. Fue en el Instituto de Crédito Territorial, con Rogelio Salmona, que se empapó de la problemática de la vivienda de interés social e intervino en el diseño de grandes conjuntos habitacionales en barrios como Kennedy, Timiza, Quirigua, El Tunal y otros. Ella y la arquitecta Cecilia Álvarez fundaron, en 1972, Álvarez, lijasz y Murcia, la primera firma dedicada al diseño y la construcción dirigida por mujeres y que a lo largo de veinte años desarrolló proyectos residenciales tan importantes como Niza VIII, la construcción de parques en El Tunal, el proyecto ambiental de la Carrera 3, entre calles 19 y 26 y el Centro Comercial 20 de Julio, entre otros. La Universidad de los Andes ha sido su otro centro de operaciones: fue vicedecana de la Facultad de Arquitectura y dictó cursos y talleres, además de diseñar, restaurar y construir muchas de las casas que conforman las instalaciones de la universidad. Algunos de estos proyectos los llevó a cabo con su hija arquitecta, liona Murcia, marcando uno de los periodos más gozosos tanto de su vida profesional como personal. Con las problemáticas de la vivienda y la planeación urbana como principal campo de acción y reflexión, la mayor satisfacción de la arquitecta Ijjasz es haberle dado vivienda digna a la gente de menores recursos porque "la arquitectura debe de ir más allá de la belleza y de los intereses económicos: debe tener un objetivo social".

Tomado de la Revista Habitar, No. 232, 30 de abril de 2011