Luz Amorocho

Arquitectos

Personaje

 


 Luz Amorocho

arquitecta

Gran pensadora de Bogotá

A ColArte

 

 


 

Publicó en 1946, en compañía de otros arquitectos, un artículo que causó sensación en la época: Bogotá puede ser una ciudad moderna.

La nota fue publicada por la Revista Proa -especializada en temas de arquitectura- y determinaba elementos en el urbanismo de la ciudad inéditos como la longitud de las calles y la posibilidad de construir grandes edificios en los barrios aledaños a la plaza de Bolívar.

Además de ser la primera mujer en graduarse en arquitectura en el país en 1948, según consta en los archivos de la Universidad Nacional y en referencias bibliográficas de la Biblioteca Luis Ángel Arango, Luz planteó cambios importantes en el diseño de las plazas de mercado de la capital.

Para esta pensadora de la ciudad, era muy importante darle calidad de vida a estos espacios en beneficio de las familias campesinas que allí vivían.

Hernán Vieco, Eduardo Ramírez Villamizar, Dicken Castro, Fernando Chuli Martínez , Guillermo Bermúdez y Pablo Lanzetta, fueron algunos de sus más ilustres compañeros en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional.

Censo a la ciudad blanca

Luz regresó a la Universidad Nacional en 1966 como Jefe de Planeación y docente. En este cargo desarrolló proyectos de construcción de espacios abiertos, jardines, vías y edificios en torno al bienestar no solo de los estudiantes sino de todos los ciudadanos.

Esta mujer nacida en Bogotá en 1922, tuvo un papel decisivo en la construcción de la memoria histórica de la Ciudad Universitaria. En los años 70 realizó un pormenorizado inventario de cada uno de los edificios, que constituyen una pieza de investigación única, si se tiene en cuenta que Luz gastó más de 10 años en esta labor que incluyó desde los planos hasta cada detalle de estilo de los inmuebles.

En 1950 entró a trabajar a Cuellar Serrano Gómez: "Era tal vez la firma de arquitectura más importante del país. Había cosas que no me gustaban, por ejemplo, el ejercicio de la profesión era restringido, es decir, los proyectos los diseñaban Gabriel Serrano y Gabriel Largacha, los demás éramos dibujantes que desarrollábamos sus proyectos. Me sentía como si a un pescado lo metes en alcohol", confesó Luz en entrevista con el estudiante de historia Ramiro Ariza Rincón.

Tomado de  http://www.eltiempo.com/colombia/bogota/ARTICULO-WEB-PLANTILLA_NOTA_INTERIOR-6579787.html