Rafael Alfonso Dussan Mejia

Bogota

Pintores

Abstracto

 


 Rafael Dussán 

 

http://www.rafaeldussan.com/  

pintor

   
  http://www.museoarteeroticoamericano.com/dussanexposicion.html
 

 
La herejía del cuerpo

por Sara Araújo Castro

"Hairesis es la raíz griega de la palabra herejía, que en su acepción original se refería a elección o preferencia por una opinión o escuela filosófica", así se explica, en el catálogo, el título de la muestra que Rafael Dussán (1957) escogió para la muestra de dibujos en acrílicos y técnicas mixtas, y que se exhibe en el Palacio de la Inquisición de Cartagena hasta el 14 de febrero (2010).

Dussán, radicado desde hace varios ańos en Milán, es en palabras del galerísta Alonso Restrepo "uno de los más grandes dibujantes del momento. Por eso en Italia ha recibido esa gran acogida". Para este artista nacido en Bogotá, su formación y su vocación inicial hacia el sacerdocio y la teología son aun hoy uno de los principales motores de inspiración. Por esta razón escogió para su exposición en Cartagena la temática de la Inquisición, para hablar de aspectos que trascienden lo histórico y tocan la esencia de lo que es el cuerpo y la radicalización de las ideologías.

La curadora de la muestra, Isabel Cristina Ramírez, explica que "Dussán toma la Inquisición como un pretexto para hablar del poder y, por su antigua relación con la Iglesia católica, habla desde lo que conoce. Ahí él articula la visión contemporánea de lo que pasa hoy con una posición crítica frente al uso inadecuado del poder, la incomprensión y la falta de diálogo, ver lo otro como malvado".

Es aquí donde el cuerpo, los cuerpos que pinta el artista, sin una cronología, sin un referente temporal que obligue al espectador a irse 300 ańos atrás, resurgen como el territorio donde se libra la batalla de la intolerancia, de la herejía, del dolor de ser visto como pecado. Pero también encuentra en el cuerpo la salvación. "La última parte de la muestra tiene un video con danza ?continúa Ramírez?, pues es a través de ésta que se salva el alma del dolor. Una vez más a través de los cuerpos".

Así, la obra de Rafael Dussán logra un doble propósito. Por un lado, retratando a personajes históricos, condenados, herejes y algunos sacerdotes, reivindica a víctimas de un tiempo en el que la justicia se convirtió en un instrumento político de represión y la religión en su principal verdugo. Un tiempo para no olvidar, para no repetir. Por otra parte, lo atemporal de su obra traslada al presente las motivaciones y alerta sobre lo que sucede hoy en la corrupción y perversión del poder; registra desde la estética y la abstracción del arte, la naturaleza humana, con lo más bajo y lo más puro que ésta pueda tener.

Después de la Inquisición

Así es esta muestra del artista, quien estuvo a finales de ańo en el país y mantiene una estrecha relación con Colombia. Sin embargo, estas referencias religiosas no son aisladas. Para su próxima muestra, que se realizará en Bogotá, Dussán trabajó sobre un texto, la obra de teatro El concilio de amor (1894), que le costó al escritor austríaco Oskar Panizza la excomunión y un ańo de cárcel por blasfemo.

A partir de esta historia, en la que se retrata a un Dios cansado y agobiado por el comportamiento del hombre y en particular del papa César Borgia, quien convive con su propia hija, Dussán ilustra algunas de las escenas más emblemáticas, como el momento del concilio en el que Satanás presenta a la bella Salomé, quien traerá la sífilis al mundo.

Esta serie, que se presentó el ańo pasado en la galería Nuit dEncre 64 de París, llegará próximamente a Bogotá. Al respecto, Dussán contó a Radio Francia Internacional que colgó los hábitos por varios motivos, entre ellos "un elemento de piel latente, la mujer, que rebosó la copa, pero también había un sentido crítico de la institución desde mi propia experiencia que no me permitía seguir". Luego explica cómo llegó el texto de Panizza a sus manos y le tocó fibras muy sensibles y experiencias personales: "Empecé a leer el texto y sentí sorpresa y miedo porque tocaba mi historia personal y mis propias fibras". Así empezó este trabajo en el que una vez más mira a la institución eclesiástica como un ejemplo de las debilidades humanas.

Tomado del periódico El Espectador, 14 de enero de 2010

horizontal rule

 


2013 - Exposición Presencias, en la Iglesia Museo Santa Clara

La intervención ?Presencias? resalta la profunda relación entre la experiencia humana del erotismo, lo místico y la muerte. Aunque el cristianismo no articuló el erotismo y el cuerpo en la experiencia religiosa, esa presencia ha estado latente de manera sublimada y disfrazada. La relación de las religiosas de clausura con su cuerpo y su sensualidad está presente y pasa necesariamente por la experiencia de lo sagrado y lo trascendental.

Las obras de Dussan giran en torno a lo femenino, a las mujeres, a las religiosas que otrora ocuparon estos espacios, a su intimidad, sus cuerpos, sus pasiones calladas y sus ideales espirituales más altos. Es un tributo y homenaje a lo femenino que también habita en lo masculino. Para este fin, el leguaje del dibujo, realizado en  formatos y soportes diversos, es el medio ?contemporáneo? de materializar plásticamente el sentir del artista

Texto gentilmente suministrado por el Museo Colonia, 2013 

horizontal rule

  Una Cartagena de Indias
 
por Sara Malagon Llano
saramalagonllano@gmail.com
 


Rafael Dussán Mejía es un pintor e ilustrador bogotano nacido en 1957. Durante su juventud estudió filosofía, teología, y sicología en el Seminario Mayor y en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Su formación en artes plásticas se dio al margen de la academia, en distintos talleres como Cooperartes, cursos libres de la Universidad Nacional, en los que su interés por el dibujo lo llevó a estudiar junto a maestros como Manuel Hernández, Nelly Rojas, Gloria Caicedo, María Cristina Cortez, Justinianó Durán, entre otros. Su trabajo de exploración y aprendizaje lo ha llevado a Europa en dos oportunidades y allí, durante unos ańos, tomó cursos de grabado y dibujo, alternando el estudio con el trabajo docente en el campo del dibujo en París y Milán. Actualmente vive en Cartagena de Indias.

Rafel Dussan:  Puerta del rEloj y sus presencias



No sólo por eso, por ser su ciudad actual de residencia, Cartagena es el espacio que acoge la última muestra de Dussán. Esta ciudad es el lugar ideal, porque es Cartagena misma la que se retrata en los dibujos y pinturas de la exposición ?Textum: Cartagena de Indias tejido de imágenes. Mito, leyenda y realidad?.

Textum es una palabra latina de la que derivan tanto ?"tejido? como ?texto?. No es gratuito que ese sea el nombre de la exposición: la muestra es un tejido de imágenes que pueden ser leídas como un texto sobre Cartagena y su historia.

Las representaciones presentan un relato particular y muy propio de la historia de Cartagena. O mejor: son un subtexto de la historia oficial de la ciudad, que muestra una lectura íntima y singular, una percepción precisa, una perspectiva que resulta de alguien que ha observado la ciudad, y observándola se ha apropiado de ella y la ha hecho suya.

La muestra está inspirada en Cartagena, en lugares que hoy son atractivos para los turistas, pero que en el pasado fueron instrumentos de represión y dominación. Es posible percibir una atmósfera opresiva y sobre ella se extiende el erotismo de unos cuerpos voluptuosos desnudos.

En las construcciones arquitectónicas que todavía se mantienen en pie, confluyen el pasado y el presente de la ciudad, su trágica listoria y lo que aún existe, representado, precisamente, a partir de sus edificios y monumentos: el presente, en las pinturas y dibujos de Dussán, es la arquitectura.

La firmeza de las construcciones, su presencia, su imponencia, se mezclan con figuras fantasmales, con líneas que forman rostros y cuerpos, insinuándolos, marcándolos apenas. Los rostros se asoman por entre los muros y ventanas de las construcciones, los cuerpos se explayan sobre la ciudad y se adhieren a su arquitectura emblemática. Todo eso junto constituye un paisaje urbano que se remonta a un tiempo perdido.

Algunos dibujos y pinturas están cargados de erotismo, otros se acercan a una atmósfera onírica y etérea; otros se aproximan a la representación abstracta y en ellos los cuerpos son pequeńos, como múltiples sombras o múltiples figuras negras, a contraluz, que se desplazan en un fondo donde las formas no son claras y el artista ha procurado experimentar con el color.

En Angeles y demonios y Los de adentro y los de afuera el blanco se toma gran parte de la superficie de los cuadros, haciendo más imprecisas las formas y más misteriosas las representaciones.

Dussán también experimenta con la extensión, la forma y el tamańo de sus obras (algunas son particularmente largas) y con las superficies en donde pinta o dibuja: una de sus pinturas está hecha sobre una puerta vieja y otra sobre unas vigas circulares.

En los escenarios que proclaman la memoria, los mitos y las leyendas de la ciudad, el artista captura el rastro del pasado, sin dejar de lado el presente de la ciudad, de los seres que hoy en día habitan en ella. Es la ciudad de ahora, y los rastros, las huellas, las ruinas del pasado que allí sobreviven, la que inspiró el lenguaje cargado de signos que invade sus representaciones de Cartagena.

Desde el 19 de diciembre del ańo pasado la muestra ha estado abierta al público en el Museo Histórico de Cartagena de Indias y el Palacio de la Inquisición, y lo estará hasta el próximo 3 de febrero de 2014.

Tomado del periódico El Espectador, 3 de enero de 2014 

horizontal rule