Elias Heim Garnica

Cali, Valle

Escultores, Artistas Visuales

Objetos

Elías Heim

escultor, artista visual

 


Vea ensayo sobre Arte Joven por Ana María Escallón

 


CRITICA

Proyecto Asonada (1998-2003)

Desde 1998 Elías Heim viene trabajando en el proyecto Asonada, que culmina finalmente en esta exhibición, localizando así el lugar y el argumento. El artista reitera el espacio museal como escenario de acontecimientos y construcción de riesgo. Seńala su carácter de monumento y contenedor privilegiado pero frágil para albergar obras de arte. 

Pensando en su vulnerabilidad se diseńa este trabajo de ficción constructivista, aludiendo a la violencia, guerra y terrorismo que es el escenario natural de Colombia. Un obra que con sus estructuras busca generar interrogantes y es a la vez un ejercicio estricto, geométrico y alegorizante. La obra está expresada en distintas estancias: un módulo arquitectónico de 5.10 metros de largo por 1.67 metros de ancho y 30 cm de espesor, destinada a tapiar uno de los arcos del Museo La Tertulia de CaliĄ. Una especie de gran catafalco que se exhibe horizontal en uno de los espacios del interior del recinto a proteger. Otra de las vías de presentación de la obra es un video que enseńa el simulacro de cerrar con 50 módulos cada uno de los elementos. La acción se dramatiza con el sonido metálico de las unidades que se ajustan al edificio, el cual queda finalmente convertido en una caja hermética. Este ejercicio virtual seńala la arquitectura como un arquetipo de la seguridad contra lo vandálico, inesperado y fortuito. A partir de esa experiencia se ofrece un múltiple con la maqueta del recinto sellado y compacto. Asimismo, con tres módulos se han hecho 17 variaciones composicionales, aprovechando el diseńo preciso de cada uno de los elementos idénticos. Esta serie se titula Amontonamientos. 

Complementan la exhibición tres trabajos que tienen que ver con el recinto museal, citando distintos problemas. Uno titulado Condensador de melancolías internas ( 2001), que ilustra el conflicto con la humedad que se presenta en este tipo de edificios. Este proyecto fue motivado para una exhibición en el Museo de Arte Moderno de Cartagena que tiene problemas serios con su nivel freático. Ahora se alude directamente al Museo de Arte Moderno de Bogotá circundado por naturaleza en evolución a sus alrededores. Heim diseńa el aparato didáctico para mostrarnos el proceso que se produce con la humedad. La vitrina con el temporizador y la máquina de vapor, una mesa de secado y siete trabajos oxidados por el proceso acelerado. Registran el deterioro y el cambio, también son símbolos de la vulnerabilidad de la vida y su órbita frágil y para nada inmortal. 

La nostalgia del conocimiento y la memoria del tránsito son los temas de otras dos obras que completan esta exhibición. La primera titulada Like in Paris (2002-2003), está compuesta de una foto del Museo de Arte Moderno de la ciudad mencionada, exhibida en una caja de luz, Ąunto al mueble que se presenta para descanso reproducido a escala real y que cumplirá la misma función dentro de esta exposición. El otro trabajo que también considera al espectador como protagonista del Museo es una máquina registradora que como ente autónomo gira automáticamente, citando el flujo real o imaginario del público visitante. Es un objeto encontrado que ha sido usado y retiene la carga de su experiencia, incluyendo caricias sensuales, titulado Donde Rosa (2003). 

Elías Heim reitera en esta exhibición sus planteamientos al interior de los recintos del arte, acotando de una manera singular sus argumentos que apuntan hacia la política, el erotismo, la contemplación, la ficción y lo factible, con soterrado humor a imagina ción certera. 

MIGUEL GONZÁLEZ Curador
Tomado del plegable, exposición Museo de Arte Moderno de Bogotá, 2003

horizontal rule


   

Arte demencial de Elias Heim

En el Museo de Arte Moderno de Medellín se exhibe Gulgolet, una nueva obra del artista caleńo (2011).

En la parte de arriba de la nave central del Museo de Arte Moderno de Medellín (MAMM) hay una enorme calavera humana -es casi del tamańo de un salón de clase y creada con una luz de neón roja - que se ríe a carcajadas, se muestra descarada y con una expresión frenética.

Debajo de ella, como si hubieran sido devorados y estuvieran en su interior haciéndole cosquillas, hay personas que comparten un trago y hablan tranquilamente.

Se trata de Gulgolet -vocablo hebreo que significa cráneo-, la obra con la que se da inicio a la exposición del artista caleńo, de origen judío, Elias Heim, y que a los ojos desprevenidos de la gente es solo una luz que alumbra el interior de un mobiliario similar al que habría en un bar.

"Allí está el resumen de lo que es este país: somos las personas más alegres del mundo y vivimos de fiesta, pero al mismo tiempo, somos las más crueles: tenemos las peores masacres y el récord de maldad", explica Heim.

Si se observa con cuidado, el ojo de Gulgolet fue creado con la forma de los números 2 y 5, un detalle que, según el artista, hace referencia a la frase "después de los 25 ańos, vivir es inmoral", del también caleńo Andrés Caicedo. 

En la entrada del museo se camufla, como si fuera una pared decorativa, la pieza Flores negras. A primera vista son flores de ese color, pero en realidad el artista invirtió la forma del Escudo de Elias (Maguen Eliahu), el dispositivo con el que los judíos realizan el rito de circuncisión, y el resultado es una especie de galería fúnebre. "Intento exponer el secreto de una información que busca mimetizarse", cuenta Heim.

En Gabinete secreto, una serie de fotografías que documentan la presencia nazi en Colombia -se puede ver una reunión de personas del tercer Reich en el Club Barranquilla- crea un juego intermitente con la luz y unos dibujos y mensajes que realizó con una tinta especial, que solo deja ver su contenido a través de una luz negra.

"Con pintura invisible, escribían detrás de cartas; la luz negra revelaba lo que se quería comunicar", agrega el artista.

También hay obras anteriores, como Híbrida flora intermuseal, que realiza con una serie de filtros de aire acondicionado del Museo de Arte de Dusseldorf. Es una enorme flor que se infla y desinfla.

Tomado del periódico El Tiempo, 4 de abril de 2011

horizontal rule

   

Gulgolet

En  Marzo  de 2011,  en el museo de Arte Moderno de Medellín,  el artista caleńo Elías Heim  inauguró una muestra individual, que incluía  cinco  instalaciones de gran formato, una de las cuales  llevaba por titulo Gulgolet, y que le dio el nombre a la exposición Gulgolet  significa  cráneo en hebreo.   Por tener esta forma se denominaba así al  monte donde se ajusticiaba a los condenados en Jerusalén durante el periodo de expansión del Imperio Romano. En espańol conocido como Gólgota, este lugar se hizo célebre por ser allí  donde,  según la fe católica,  se crucificó a Cristo.  Una  coordenada que   también  a partir de los textos sagrados de la misma creencia, coincide con el lugar  en  donde  se encuentran los restos de Adán,  el primer hombre.   Esta línea conectiva se conoce  ancestralmente  como  el  Axix Mundi,  un  eje  que relaciona dos puntos extremos y fundantes en la historia de la cultura occidental.

El  Gulgolet  de  Medellín  conecta  la  enorme  calavera sonriente de mandíbula batiente  con la fiesta mundana y despreocupada. De  los  que  evaden  su  permanente  drama  contextual.   El mobiliario emplazado en la parte baja de la escultura luminosa es en realidad  la  réplica  fragmentada  del dibujo flotante de las alturas.  Así,  el conjunto propuesto se presentaba  como un espectral despliegue de formas asociativas que acentuaban  su riqueza interpretativa.

En  la  GALERÍA  ARTES CONTEMPORÁNEAS JENNY VILÁ de Cali se  presenta  en esta ocasión variaciones de Gulgolet,  una  serie de  esculturas  e  instalaciones  fruto  de  una  constante   reflexión  sobre  la  trascendencia, que  propone al espectador  nuevas percepciones y sorpresivos hallazgos plásticos, propios de los interrogantes que este tema sugiere y desarrolla en diálogo con el espacio expositivo.

Texto gentilmente suministrado por la Galería Artes Contemporáneas Jenny Vila, 2012

horizontal rule

 

La vida según Elias Heim 

por DominiqueRodriguezDalvard

 

La estremecedora obra Fototropismos, del artista colombiano Elías Heim, estará hasta el 29 de marzo en la galería NC-Arte de Bogotá.

Hacía mucho no veía su obra.  Seis años. Y aquella vez fue sorprendente, en el segundo piso de La Sagrada Familia, un escenario increíble que albergó el 41 Salón Nacional de Artistas. La obra de Elías Heim estaba en un rinconcito, y, si se estaba en el momento indicado, estremecía.

Helias HeimPor supuesto, todos esperábamos el instante del estallido. Una copa caía de una estantería metálica y explotaba en el piso. Luego otra. Y otra. Los cristales colmaron el espacio luego de las horas, los días. Su delicadeza era dolorosamente trágica, sin embargo había un elemento que transformaba el aura del lugar. Un video; unas manos reconstruían con infinita paciencia una copa destruida en decenas de fragmentos. Y uno podía quedarse hipnotizado mirando a esa testaruda de la vida. Algo similar pasó hace un par de sábados en NC-Arte. Nos recibían un grupo de frutales que con los días se irán cargando de naranjas al estar bañados por el sol en la terraza de la galería.

Atrás, unos catres de madera que Heim bautizó como Premonitorias… sabiendo bien que una cama, de cuando en cuando, se mueve. Vive. Y es difícil no pensar en las Histéricas de Feliza Bursztyn, si bien sus camas eran, definitivamente, histéricas. Las de Heim son más pausadas, y pacientes. Y le dan buen paso al resto de las piezas, al Juego cruzado, un juego que producía el extraño efecto de sentirse en medio de una balacera, con los rayos rojos que señalan la presencia del francotirador sobre los cuerpos de unos espectadores que les huían sigilosamente.

Pero era eso, un juego en medio de esas camas juguetonas y de una de esas máquinas que tanto le vimos a Heim hace años, máquinas imposibles, poéticas, “extractoras de atmósferas acumuladas” (que curiosamente puso en el Museo de Arte Moderno de Bogotá) , y que, en esta ocasión, mostraba la radiografía del muro de la galería, sus entrañas, su interior, lo que está detrás del pañete. Y allí, se completa su pequeño mundo propuesto, una vida iluminada, placentera, interior. Linda curaduría de Miguel González, como proyecto colaborativo con Jenny Vilá.

Tomado de la Revista Diners No. 527, febrero de 2014 

horizontal rule